Viernes 3 de Septiembre, caminata contra el Racismo convocada por la Red de Mujeres Mapuche

En el marco del Día de la mujer indígena (5 de septiembre), la red presentó una Carta a la Moneda dirigida al presidente  y otra en el Ministerio de la Mujer, para solicitar un pronunciamiento frente a la discriminación que han sufrido las delegadas de los escaños reservados Elisa Loncon y Francisca Linconao.
En La Moneda fue impedido su paso lo que retraso el encuentro con Elisa Loncon, quién estaba en La Convención Constitucional, lo cual fue denunciado como una muestra de racismo al impedir el paso a una organización de mujeres mapuche.
Se hicieron presentes vocerías de la Coordinadora 8 de Marzo, Asociación de Funcionarias del Ministerio de la Mujer y del Grupo de Iniciativa Libertad a los Presos Políticos.
La Red de Mujeres Mapuche luego dejó la carta en el Ministerio de la Mujer, para terminar su caminata frente a la Convención Constitucional.
A continuación la carta entregada al Ministerio y Moneda, además del comunicado leído frente a la Convención Constitucional:
——————————————————————————-

Red de Mujeres Mapuche

SANTIAGO, 03 de septiembre de 2021.

MAT. : Solicita que se pronuncie sobre actos de discriminación y odio racista, y que implemente los mecanismos necesarios para erradicarlos.

AL SEÑOR

SEBASTIAN PIÑERA ECHEÑIQUE

PRESIDENTE DE LA REPUBLICA

PRESENTE

Junto con saludarlo y estando ad portas de una fecha relevante para las mujeres de las primeras naciones[1], volvemos a escribirle para recordar y exigir al gobierno los puntos que se indican a continuación.

El Derecho a una vida libre de violencia y discriminación para TODAS las mujeres, está establecido en diversos tratados internacionales de derechos humanos que el Estado de Chile ha suscrito y que hoy forman parte de nuestra legislación.

Este derecho también se desprende del entramado jurídico nacional, partiendo por la Constitución Política y otras normativas de carácter más específico, tales como la Ley indígena que mandata[2] al Estado a “incentivar la participación y el desarrollo integral de la mujer indígena, en coordinación con el Servicio Nacional de la Mujer”, y la ley Zamudio[3] que prohíbe y sanciona la discriminación por raza, sexo, posición económica o social, nacionalidad y otras condiciones.

Con todo, hasta la fecha el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género[4] no considera a las mujeres indígenas, ni a las hermanas afrodescendientes en su estructura, lo que conlleva a que no existan programas ni protocolos que respeten nuestra cultura ni nuestro idioma, sentando así un importante precedente de incumplimiento a los mandatos internacionales.

Es más, este incumplimiento se vuelve absolutamente grosero, ya que es la propia ley la que obliga a dicho ministerio, a hacer propuestas al Presidente sobre políticas y medidas para la igualdad de derechos y eliminación de toda forma de discriminación y violencia hacia las mujeres, debiendo complementarse tal obligación con aquella que ordena resguardar la multiculturalidad y las identidades étnicas de las mujeres indígenas, respetando sus propias visiones, prácticas, necesidades y creencias, en armonía con los derechos humanos.

Visto lo anterior, solo podemos concluir que el gobierno no ha cumplido con los mandatos normativos sobre la materia. Confirma esto, el que existan solo 2 iniciativas que aborden la temática durante su período. Una de ellas, la “Feria de la Mujer Emprendedora Indígena”, durante el año 2020 no se realizó, clausurando así la oportunidad de tener ese ingreso a 100 hermanas.

La otra, un “Encuentro Nacional de Mujeres Indígenas” realizado el año 2019, convocado por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia junto con el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género. Respecto de esta instancia, aún no se saben sus resultados ni las medidas adoptadas para dar respuesta a las propuestas que se realizaron, tales como incluir a las mujeres indígenas en la estructura del Ministerio de la Mujer y la EG, donde todavía no existe un departamento que dé respuesta a una urgente necesidad.

En este mapa de discriminación y abandono de deberes por parte del Estado chileno, se ha provocado y permitido una represión permanente hacia el pueblo mapuche, las mujeres y las niñas, pasando por encima de sus derechos humanos. Es así que entre 2019 y 2020, nuestras hermanas que cultivan hortalizas en la Araucanía, fueron perseguidas y criminalizadas por las fuerzas policiales, por vender sus vegetales en la vía pública, acciones repudiadas por la mayoría del país, desconociendo el aporte cultural que hacen al país.

La violencia policial hacia las mujeres mapuche dejó una gran cicatriz en la historia de la convivencia ciudadana, con un hecho aberrante y emblemático. Hablamos de la cobarde agresión a Guacolda, la pequeña hija de Camilo Catrillanca, joven mapuche cuya muerte a manos de Carabineros conmocionó al país. Esta fue una más de las conductas vejatorias de las fuerzas policiales al allanar territorio mapuche, arrasando con la dignidad de mujeres, ancianas, niñas y niños.

El caso de la machi Francisca Linconao, quien fue liberada por falta de fundamentos legales en su detención, durante la cual fue despeinada y despojada de su vestimenta y joyas ceremoniales, además de otros tratos humillantes y degradantes, y que hoy día se reeditan con ataques racistas en su contra, a causa de su legítima presencia en la Convención Constituyente, y contra su presidenta, la lamgen Elisa Loncon, mediante agresiones verbales y físicas en la vía pública, por parte de fanáticos racistas que también han efectuado amenazas de muerte.

Estas acciones se ven alentadas por la conducta de constituyentes de ultraderecha, que intentan ofenderlas poniendo en duda sus capacidades y conocimientos, obstaculizando el trabajo de la Convención, desconociendo su derecho de utilizar el propio idioma, e incitando al odio, en contraposición al reconocimiento de importantes universidades por su aporte a la interculturalidad. Estas conductas expresan el racismo patriarcal y de clase amparado por las élites que estos constituyentes representan, viéndose superadas por los valores éticos y académicos que muestran nuestras hermanas.

Como mujeres mapuche, exigimos un pronunciamiento del gobierno que detenga esta peligrosa escalada de ataques racistas por parte de sectores que lo apoyan, y que no siga manteniendo un silencio cómplice que contraviene los tratados internacionales vigentes de derechos humanos.

Es por esto que:

Le exigimos como presidente de Chile, que condene enérgica y públicamente estos actos de discriminación y odio racista, y así contribuya a generar un clima de sana convivencia, además de poner en acción los mecanismos necesarios para la protección de la machi Francisca Linconao, constituyente y autoridad ancestral del pueblo mapuche. Ella y nuestras demás constituyentes permanecen en grave riesgo frente al potencial de violencia que han mostrado sectores con ideologías racistas de corte fundamentalista.

Exigimos también –y por su intermedio– a doña Mónica Zalaquett, a cargo del ministerio de la Mujer y la EG, cumplir con el mandato que le obliga a realizar acciones tendientes a abolir la discriminación racial y de género hacia las mujeres, con un claro pronunciamiento sobre esta situación, incorporando para ello una línea de trabajo con enfoque intercultural, hacia las mujeres de los pueblos originarios y afrodescendientes.

Quedamos atentas a la respuesta de esta misiva y su pronto accionar.

Nuestros datos de contacto se adjuntan en el pie de página.

Jessica Cayupi Llancaleo

Red de Mujeres Mapuche de Chile

RUT N° 65.101.962-1

 

[1] 5 de septiembre, Día Internacional de la Mujer Indígena,

[2]Ley 19.253, art. 39, letra c)

[3]Nº 23.592

[4]Ley Nº 20.820, de 2015

 


DECLARACIÓN PÚBLICA:

REPUDIO A LOS ACTOS DE DISCRIMINACIÓN Y RACISMO HACIA LA MACHI FRANCISCA LINCONAO, HACIA LA PRESIDENTA DE LA CONVENCIÓN ELISA LONCON Y HACIA TODAS LAS MUJERES DE LAS PRIMERAS NACIONES

KIÑE: En las últimas semanas, se ha evidenciado en la Convención Constitucional una constante violencia y hostigamiento de grupos de derecha hacia nuestras pu lamgen Machi Francisca Linconao y Elisa Loncon, presidenta del Órgano Constitucional. Este hostigamiento ha sido amparado por el silencio cómplice de las autoridades actuales y  ha dado paso a que estos grupos se sientan con la libertad de ejercer impunemente actos violentos y racistas contra las autoridades de nuestro pueblo.

EPU: Estos hechos, que son parte de la violencia racista institucional que existe hacia las mujeres de los pueblos originarios, y que ha sido generalizada por la elite que controla este país. Estos hechos corresponden a violencia política colonial y patriarcal que lucharemos para eliminar en el nuevo Chile que estamos refundando.

KVLA: No olvidamos que el Estado chileno surgió de la colonización patriarcal europea sobre territorios ancestrales indígenas, a través de la ocupación y usurpación de nuestras tierras y del genocidio de nuestras hermanas y hermanos. Que se desarrolló y consolidó negando a nuestros pueblos, estableciendo un imaginario de superioridad que buscaba destruir lo indígena o, en el mejor de los casos, asimilarlo a la cultura predominante. Así, con los años se ha buscado invisibilizar estas múltiples violencias, las cuales hoy son estructurales e institucionalizadas.

MELI: En razón de lo expuesto y estando próximas al Día Internacional de la Mujer Indígena, hoy nos autoconvocamos para realizar una caminata antirracista con el fin llegar e impugnar a las instituciones encargadas de garantizar el respeto a los compromisos internacionales de DDHH, en especial, de aquellos compromisos relacionados con la eliminación de todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres. Ni Sebastián Piñera ni el Ministerio de la Mujer, ni las otras funciones del Estado ha hecho referencia a las brutalidades ocurridas en Convención Constitucional.

KECHU: En este contexto, exigimos que las autoridades del país repudien estas acciones de odio y pongan en acción los necesarios mecanismos de protección de nuestras constituyentes. En concreto, demandamos:

  1. Que exista una condena categórica por parte del Presidente de la República, Sebastián Piñera y por parte de la Ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Mónica Zalaquett, respecto a los ataques que han sufrido nuestras autoridades Mapuche, la Machi Francisca Linconao y la lamgen Elisa Loncon, a quienes además, se le debe otorgar el resguardo necesario por instituciones policiales capacitadas y con enfoque de género y derechos humanos.
  2. Que se utilice, de manera efectiva, la normativa legal que prohíbe y sanciona los actos discriminatorios que indudablemente se están cometiendo en contra de las dos autoridades mapuche ya mencionadas.
  • Que el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género cumpla sus funciones. Para ello, debe implementar una perspectiva que proteja los derechos de las mujeres de pueblos originarios, que contribuya a erradicar la violencia, el racismo y la discriminación para todas las hermanas de las primeras naciones.
  • Que el estado nos garantice el Derecho a una vida libre de toda violencia.

Manifestamos nuestras condolencias y solidaridad con nuestros hermanos y hermanas migrantes, por el asesinato de Louis Gentil por las fuerzas represivas del estado.
Tenemos la convicción que nuestro andar de zomo weychafe, acompañadas por nuestras ancestras y llenas de newen, marcará el camino del nuevo chile que queremos refundar con todas, todas y todes,

¡¡AFPE WENTERVPAWVN  que se termine la falta de respeto¡¡

NO + RACISMO

ALTO AL RACISMO

En Santiago, a 3 de septiembre de 2021

Comparte tu opinión o comentario