TOP

«Una tarde, tomando onces donde los Zalaquett», por Miguel Silva

Por: Miguel Silva 

 ¡Tantos comentarios y críticas por la llegada de varios ministros del gobierno a la casa de Pablo Zalaquett, operador de la UDI! 

Pero ninguno de los asistentes ha dicho que han hecho algo que no corresponde, lo que nos dice que están muy convencidos que su presencia fue necesaria por razones políticas, o que fue nada más importante que unas onces en la casa de otro conocido. 

Bueno, todo es posible, y quizás estos jóvenes tenían la costumbre en sus casas de recibir los días domingo a los papás de amigos del colegio o socios de sus papás. Entonces… ¿por qué no ir a tomar té dónde los Zalaquett? 

Bueno, quizás son tan ingenuos que no se les pasó por la mente que las onces les dieran las doce y la una (como canta el gran Joaquín Sabina), cosa que obviamente fue planificado por Zalaquett, que no es conocido por ingenuo. 

Pero ¿Por qué Nicolás Grau (ministro economía) y Maisa Rojas (ministro de medio ambiente) estaban en la casa a mediados de noviembre junto con ejecutivos de la industria salmonera (incluso con Rodrigo Sarquis Saíd, director de la pesquera Blumar y primo de Zalaquett), que quieren soltar unos de los reglamentos del medio ambiente relacionados con su negocio? 

¿Por qué en esa casa y no en una oficina en La Moneda? …. ¿Olvidaron reservar la oficina? 

Y podemos hacer esa pregunta a Juan Santana, presidente de la Comisión de Trabajo, quien llegó a la famosa casa para juntarse con representantes de las AFP. 

 ¿Por qué en esa casa y no en una oficina en el Congreso?… ¿estaban todas ocupadas las oficinas? 

¿Y por qué estaba en la casa Carolina Tohá, operadora de Gabriel Boríc?…¿Porque a Carolina le gusta el té que la familia Zalaquett  compra en el Jumbo de La Dehesa? 

Haciéndonos ese tipo de preguntas, queda claro que detrás de su presencia hay un plan político en construcción. Ese plan ha sido construido, creo, para enfrentar el posible florecimiento de otras organizaciones de la derecha radicalizada que podrían seguir en las huellas del partido republicano, que muestra síntomas de muerte súbita.  

Sospecho que el gobierno piensa que comparten los mismos intereses que tiene la UDI, y quieren sofocar la guagua fea antes que se fortalezca. 

Comenzó esta estrategia antes del fracaso de la Kastitución, cuando el gobierno era mucho más débil. Hoy día, quizás la UDI quiere presionar Boric y sus ministros para no olvidar los casi-compromisos de acuerdo en desarrollo en noviembre. 

Por su parte, parece que el gobierno quiere construir un Acuerdo por la Paz versión 3.0, es decir un plan que NO TENIAN para enfrentar el fracaso del proceso Constituyente sobre-radicalizado. Todavía sufren las consecuencias de ese fracaso, piensan. 

Esta vez, quieren garantizar que NO están en el lado equivocado y por ende… ¿por qué no investigar las posibilidades en el terreno del enemigo, pero no formalmente, como en la casa de Zalaquett? 

Este plan político va a traer sus consecuencias porque no hay nada gratis en este mundo sucio de la “política”. Cuando se juntan con el enemigo (pero nunca tanto tan enemigo), en la casita para discutir con las AFP o con los salmoneros, tienen que llevar algo a la mesa, porque así son las negociaciones. Hay que negociar sobre la base de una oferta. 

Por si caso, se discutieron los permisos que debe otorgar el estado que “atrasan las inversiones”. 

Todo esto nos debería dar más ganas y energía para la construcción de organizaciones sociales de base, porque no estamos de acuerdo con las negociaciones cerradas entre cuatro paredes, ni en el Congreso en Valparaíso ni en el living del departamento de los Zalaquett en Lo Barnechea. 

Comparte tu opinión o comentario