BBC

Pablo Iglesias tras la derrota en Madrid; “Dejo la política como política de partidos”

Fundador y líder de Podemos, lo que alguna vez fue visto como la esperanza más brillante de un cambio radical en Europa, renunció a la política. Su decisión se produjo tras la inminente derrota que sufrió su partido  en las elecciones de Madrid.

Considerando que Iglesias había dimitido como viceprimer ministro de gobierno para encabezar la campaña de Podemos en la ciudad, pero con muy poco éxito porque tanto la derecha del Partido Popular (PP), como Vox extrema derecha, ganaron más votos en Madrid.

Pablo afirmó el pasado martes “Dejo todos mis cargos. Dejo la política entendida como política de partidos, política institucional”. Su salida pone fin a siete años de su participación como figura central en un proyecto político que surgió de la lucha social. Mientras los gobiernos intentaban imponer austeridad a raíz de la crisis financiera de 2008, enormes movimientos de resistencia barrieron España. Y  no solamente a nivel nacional, porque el rechazo de tantos años de austeridad ha cambiado el mapa político del mundo.

En Madrid, son cientos los “Indignados” del  movimiento 15-M. Ocuparon las plazas de la ciudad en una discusión y debate, mientras la ciudadanía enfrentó los ataques a su estándar de vida, y ya comenzó a discutir cómo crear una nueva forma de política más democrática, exigiendo fuertemente una alternativa a los gobiernos neoliberales tanto del PP como del Partido Laborista del PSOE.

Podemos surgió de ese movimiento e integró a decenas de miles de militantes en los primeros días de su fundación en 2014. Solo cuatro meses después de su lanzamiento, obtuvo el ocho por ciento de los votos en España y ganó cinco escaños en el parlamento europeo. Fue parte de una marea creciente de movimientos políticos que desafiaron a los viejos partidos de la socialdemocracia que habían implementado la austeridad  o que habían ofrecido solo un austerity-lite como alternativa.

El ánimo de rebeldía sustentó a Syriza en Grecia, a la campaña de Bernie Sanders en Estados Unidos e impulsó la campaña de Jeremy Corbyn como dirigente del Partido Laborista en Inglaterra. En Chile también repercutió Podemos y se alineó con los líderes de los partidos que integraban los nuevos movimientos de América del Sur y Central, como de Evo Morales en Bolivia.

¿Las elecciones eran simplemente una parte subordinada del crecimiento y desarrollo del movimiento, o más bien el núcleo central de la política de Podemos?

La respuesta quedó clara en las actividades del partido. Iglesias no quería «quedarse atrapado en el marco tradicional de la extrema izquierda»… En cambio, dijo que movilizaba a todos aquellos que se sentían oprimidos y explotados por la élite de la sociedad.

A pesar de los cambios efectuados, la fuerza de las protestas y el entusiasmo por la idea del partido significaba para muchos que aún podía obtener una cantidad de botos importante y ganar las elecciones, o acercarse como en diciembre de 2015 donde el partido logró el 21 por ciento de los votos y salió tercero.

Por otro lado El Gobierno de coalición realizó algunas reformas, pero en general no fueron relevantes en materia ni social, ni sanitaria; Por ejemplo, priorizó las necesidades de las grandes empresas sobre la salud de la población en pandemia y España ha sido testigo de 3,55 millones de infecciones y casi 80.000 muertes del Covid en un país de 42 millones de personas.

Desde Podemos se enfatizó lo importante que es, que las elecciones se tomen junto con las traiciones de Syriza y la burocratización de los movimientos en América. “Aunque la obra parlamentaria es a veces, importante, el movimiento en las calles y las luchas en los lugares de trabajo son claves en la construcción de los movimientos”.

Iglesias en una entrevista con La Vanguardia “Parece una tragedia que la resistencia y la esperanza se pierdan en la trampa de la política parlamentaria  que se parece cada  vez más a  una versión 2.0 de los partidos socialdemócratas que se había comprometido a abolir”.

 Solo queda esperar a que Podemos celebre su Asamblea Ciudadana para elegir a la nueva dirección entre mayo y junio y está previsto que los resultados se conozcan el día 13 de junio del presente año.

Comparte tu opinión o comentario