Movimientos por la Verdad y Justicia sobre los hechos del 11 de Septiembre de 2001 ponen presión a Gobierno de Biden por desclasificación de archivos

Cerca de cumplirse los 20 años de este hito de la historia reciente mundial, casi 1.800 estadounidenses directamente víctimas de los oscuros y no esclarecidos hechos del 11 de septiembre de 2001 se oponen a que el presidente Joe Biden participe en los actos conmemorativos de este año, a menos que cumpla con su promesa de desclasificar las pruebas del gobierno estadounidense que, según ellos, podrían demostrar entre otros asuntos, la relación entre la clase dirigente de Arabia Saudí y los atentados, lo cual desbarata varias ideas surgidas desde la versión oficial del gobierno estadounidense, entre otras cosas, por la estrecha cercanía y alianza de la elite saudí, con la clase gobernante de Estados Unidos.

Los familiares de las víctimas, organizadas en varias organizaciones por la Verdad acerca de los sucesos del 11-S, los primeros intervinientes en los sitios de los sucesos, y los sobrevivientes, emitieron la semana antepasada una declaración en la que pidieron a Joe Biden que no asista a los actos del 20º aniversario en Nueva York y Shanksville (Pensilvania), ni al Pentágono, a menos que haga públicos los documentos, que creen, dadas sus propias investigaciones particulares, que implican a funcionarios saudíes en el apoyo a los actos terroristas. El grupo hace la interpelación a que, como candidato, Biden se comprometió a ser más transparente y a hacer pública toda la información posible, pero que desde que asumió su cargo, su administración ha ignorado sus cartas y peticiones.

«No podemos de buena fe, y con veneración a las personas muertas, enfermas y heridas, dar la bienvenida al presidente a nuestro recinto sagrado, hasta que cumpla su compromiso», escribieron en un comunicado.

«Desde la conclusión de la Comisión del 11-S en 2004 se han descubierto muchas pruebas de investigación que implican a funcionarios del gobierno saudí en el apoyo a los ataques», dice la declaración. «A través de múltiples administraciones, el Departamento de Justicia y el FBI han tratado activamente de mantener esta información en secreto y evitar que el pueblo estadounidense conozca toda la verdad sobre los ataques del 11-S«.

Entre los documentos que el grupo busca están las pruebas de apoyo encontradas durante una amplia investigación del FBI sobre los ataques que examinó los supuestos vínculos saudíes y que se completó en 2016.

Brett Eagleson, cuyo padre, Bruce, murió en el World Trade Center, dijo que él y sus cofirmantes «colectivamente están al límite con nuestro propio gobierno».

«Estamos frustrados, cansados y entristecidos con el hecho de que el gobierno de Estados Unidos durante 20 años haya optado por mantener la información sobre la muerte de nuestros seres queridos bajo llave«, dijo Eagleson, que forma parte de un grupo de familiares de víctimas que presentaron una demanda federal acusando a Arabia Saudí de ser cómplice de los ataques.

Aunque el informe de la Comisión del 11-S concluyó que Arabia Saudí había sido un «aliado problemático», especialmente en lo que se refiere a compartir información de inteligencia, la investigación no encontró pruebas que implicaran a los dirigentes saudíes en el atentado.

«El personal de la Comisión no encontró pruebas de que el gobierno saudí, como institución o como altos funcionarios individuales, apoyara o respaldara a sabiendas a Al Qaeda; sin embargo, la falta de conciencia sobre el problema y la incapacidad de llevar a cabo una supervisión de las instituciones crearon un entorno en el que dicha actividad ha florecido», decía el informe oficial de la gubernamental Comisión sobre el 11-S.

No obstante, identificó a ciudadanos saudíes como una de las principales fuentes de financiación de Al Qaeda. El gobierno saudí, estrecho aliado de la clase dominante estadounidense, ha negado cualquier relación con los atentados.

Eagleson dijo que está convencido de que altos dirigentes del gobierno saudí sabían del atentado planeado y no hicieron nada para impedirlo.

Entre las pruebas que cita está el testimonio jurado de 2017 del ex agente especial del FBI Stephen Moore, que estuvo a cargo del equipo de trabajo de Los Ángeles para el PENTTBOM, la investigación del FBI sobre los atentados del 11-S.

«Sobre la base de las pruebas que reunimos en el curso de nuestra investigación, llegué a la conclusión de que el personal diplomático y de inteligencia del Reino de Arabia Saudí proporcionó a sabiendas apoyo material a los dos secuestradores del 11-S y facilitó el complot del 11-S. Mis colegas en nuestra investigación compartieron esa conclusión», dijo Moore en su declaración jurada.

Las administraciones de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump también se negaron a desclasificar documentos de apoyo, citando preocupaciones de seguridad nacional. La administración de Trump invocó el privilegio de los secretos de Estado en 2019 para justificar la continuidad del secreto de los documentos clasificados.

«Veinte años más tarde, simplemente no hay ninguna razón -reclamaciones inmerecidas de ‘seguridad nacional’ o de otro tipo- para mantener esta información en secreto», escribió el grupo. «Pero si el presidente Biden reniega de su compromiso y se pone del lado del gobierno saudí, nos veríamos obligados a oponernos públicamente a cualquier participación de su administración en cualquier ceremonia conmemorativa del 11-S».

Eagleson dijo en una entrevista: «La responsabilidad recae en el presidente».

Tras la publicación de esta historia, una fuente de la administración Biden familiarizada con el asunto dijo que se espera que el Departamento de Justicia comience una revisión de los documentos para determinar si alguno puede ser liberado. La revisión incluirá los documentos en los que se han citado los secretos de Estado o el privilegio de la aplicación de la ley como motivos para mantener la información clasificada.

Aunque el objetivo es una revisión rápida, no es probable que se complete antes del 20º aniversario de los atentados este año, dijo la fuente.

Eagleson dijo que las administraciones anteriores también habían prometido revisiones sólo para utilizarlas como «tácticas de retraso para proteger al gobierno saudí y mantener al pueblo estadounidense en la oscuridad.»

«La promesa de una revisión simplemente no es suficiente», dijo el viernes. «Nuestra expectativa es que empecemos a recibir la información que buscamos antes del 20 aniversario».

En la entrevista anterior, Eagleson dijo que él y sus compañeros de la comunidad del 11-S han sido «ignorados» por el fiscal general, el director del FBI y otros altos funcionarios de la administración.

Biden «tiene que ser realmente el que dé un paso adelante y actúe», dijo Eagleson, y añadió que las familias esperan que llegue el día en que el presidente «trabaje con nosotros y no contra nosotros».

Eagleson dijo que su grupo era optimista tras una carta del candidato Biden en octubre en la que prometía transparencia sobre el asunto.

«Tengo la intención de ser un presidente para todos los estadounidenses, y escucharé todas sus voces», escribió Biden. «Las Familias del 11-S tienen razón al buscar la verdad plena y la rendición de cuentas. … Dirigiré a mi Fiscal General para que examine personalmente el fondo de todos los casos en los que se recomiende la invocación del privilegio, y para que se equivoque en la divulgación en los casos en los que, como aquí, los hechos en cuestión ocurrieron hace dos décadas o más.»

Pero la mayoría de las cartas e intentos de contactar con la administración desde la toma de posesión de Biden han quedado sin respuesta, y ahora, según Eagleson, la paciencia se ha agotado.

«Teníamos grandes esperanzas de que el presidente Biden, que hizo campaña para devolver la verdad y la confianza al Despacho Oval, valorara las vidas y los sacrificios de los ciudadanos estadounidenses por encima de las relaciones diplomáticas con un país acusado de asesinato en masa», dijo Eagleson.

Un portavoz de la Casa Blanca dijo que su Oficina de Compromiso Público y el personal del Consejo de Seguridad Nacional se han reunido con los familiares de las víctimas del 11-S para discutir sus peticiones de documentos y «escuchar sus opiniones sobre las prioridades políticas.»

«Nuestros corazones están con las familias que perdieron a sus seres queridos el 11-S, especialmente en estos días que preceden al 20º aniversario de los atentados», dijo el portavoz en un comunicado del viernes por la mañana.

El portavoz señaló que Biden se ha comprometido a pedir al Departamento de Justicia que resuelva las cuestiones relacionadas con la invocación del privilegio de los secretos de Estado por parte de la anterior administración, en concreto, que sea «estrechamente adaptada» y que no se lleve a cabo para «evitar la vergüenza» de una persona u organización.

«Esperamos tener más que compartir en los próximos días sobre las acciones que estamos tomando para asegurar una mayor transparencia bajo la ley», añadió el portavoz.

Eagleson dijo que cree que el gobierno estadounidense no divulgará los documentos debido a los profundos lazos diplomáticos y militares entre Estados Unidos y Arabia Saudí.

«Veinte años es demasiado tiempo para que alguien, especialmente miles de familias estadounidenses, conozca la verdad sobre lo que les ocurrió a sus seres queridos«, dijo, y consideró «cruel e inusual que el gobierno nos haga esperar tanto tiempo».

Eagleson argumentó que la comunidad de familiares, supervivientes y primeros intervinientes del 11-S hizo todo lo que el gobierno le pidió después de los atentados. «Ahora, 20 años después, cuando los necesitamos, están echando sal en una herida abierta y no nos dan los documentos», dijo.

«No debería hacer falta tanta lucha», dijo. «El presidente de Estados Unidos debería estar junto a nosotros».

 

El senador Bob Menéndez y otros cinco senadores demócratas anunciaron la presentación de una ley para exigir la desclasificación de la información de las investigaciones federales sobre el 11-S que aún se mantiene en secreto [Evelyn Hockstein/Reuters].

La respuesta del Gobierno de Joe Biden

Estados Unidos afirmó que revisará sus archivos sobre los atentados del 11S para determinar si puede desclasificar alguno más, ante la presión de los familiares de las víctimas para que Washington desvele una presunta implicación de Arabia Saudí en los ataques.

El anuncio llega tres días después de que cientos de supervivientes y familiares de las víctimas de los atentados pidieran al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que no asista a los actos de conmemoración del vigésimo aniversario el mes que viene, a menos que se publiquen antes nuevos documentos sobre lo ocurrido.

“Mi Administración está comprometida a asegurar el máximo grado de transparencia posible bajo la ley”, dijo Biden en un comunicado.

El mandatario aseguró que el Departamento de Justicia estadounidense se comprometió a “llevar a cabo una revisión nueva de los documentos” que el Gobierno ha mantenido confidenciales hasta ahora, “y a hacerlo lo más rápido posible”.

Biden no aclaró si esa revisión concluirá antes de que se cumplan 20 años de los atentados del 11 de septiembre de 2001, y tampoco mencionó a Arabia Saudí en su comunicado.

 

Fuentes: NBC, Los Angeles Times.

 


 

Ver, notas anteriores sobre el tema:

 

¿Qué pasó el 11 de Septiembre de 2001? Bomberos, arquitectos e ingenieros, apuntan a presencia de explosivos

 

El colapso del World Trade Center 7 (WTC 7). Uno de lo puntos más débiles de la versión oficial sobre los sucesos del 11 de Septiembre de 2001

 

 

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario