TOP

«Lula, el genocidio de Israel y el racismo en los medios corporativos brasileños» Por Gabriel Rocha Gaspar

Por: Gabriel Rocha Gaspar

 

“La tradición diplomática brasileña se basa en la resolución de problemas. El ‘incidente’ con Israel va en la dirección opuesta y afecta no sólo a la imagen de nuestro país, sino también al curso de los temas que realmente importan a la población en un año electoral”. Con estas palabras, el presentador del talk show más conocido de Brasil, Roda Viva, cerró la edición del pasado lunes, que tuvo como invitado al ministro de Relaciones Institucionales Alexandre Padilha. Fue un cierre excepcionalmente “editorializado”. Normalmente los presentadores de Roda Viva se limitan a decir “Adiós” cuando se acaba el tiempo del programa.

El “incidente” al que se refiere el periodista es el discurso de Luiz Inácio Lula da Silva durante la Cumbre de la Unión Africana en la capital etíope Addis Abeba, en donde el presidente brasileño comparó el actual genocidio en Gaza con el exterminio masivo de judíos por Hitler durante la Segunda Guerra Mundial. Y, por supuesto, incluye el posterior intento de Israel de humillar a la diplomacia brasileña declarando a Lula persona non grata e invitando al embajador Frederico Meyer al Memorial oficial del Holocausto para reprenderlo públicamente.

Básicamente, el anfitrión (o sus jefes) estaba afirmando que Lula era un irresponsable que ponía en peligro tanto la tradición diplomática de Itamaraty como el potencial electoral del llamado campo democrático en las elecciones municipales que tendrán lugar a finales de año en todo el país. Su discurso resume lo que ha sido la reacción socialdemócrata más “progresista” de los medios corporativos brasileños a la contundente declaración de Lula. Los medios más reaccionarios simplemente abandonaron la retórica abiertamente genocida e inflaron a más de cien congresistas para que presentaran una solicitud de juicio político contra el presidente.

Detrás de una mundana preocupación por la normalidad electoral de Brasil, se esconde una pura y simple jerarquización de la vida humana. Pero, por ahora, quedémonos con sus argumentos: más que un error conceptual, el discurso de Lula fue supuestamente un error táctico, ya que se produjo al mismo tiempo que el expresidente Jair Bolsonaro se veía cada vez más acorralado por su flagrante participación en un complot para anular las elecciones de 2022 y permanecer en el poder mediante un golpe de Estado.

¿Por qué Lula debería revivir un “bolsonarismo” moribundo, cuando la agenda neoliberal del ministro de Hacienda Fernando Haddad consiguió enfriar los mercados y crecer por encima de las expectativas? ¿Por qué debería encender un Congreso atestado de todo tipo de fascistas? ¿Por qué iba a ofrecer un tema de conversación desviado a la oposición en vísperas de las elecciones, en un país donde el fanatismo evangélico está en alza? Y más aún, ¿por qué hacerlo justo antes de una inmensa protesta en São Paulo que Bolsonaro convocó en su propia defensa? Si más de 100.000 partidarios del ex presidente consiguieron llenar la Avenida Paulista, la culpa no será de la persistente inacción de nuestras clases política y mediática, inacción fundamentada en la amnistía general de 1985 que absolvió todos los crímenes cometidos por la dictadura que asoló el país desde 1964. No, la culpa será de Lula, a quien ven como un Bolsonaro vestido de rojo.

Detrás de la reacción hegemónica, hay una confianza fetichista en una normalidad imaginaria que debe alcanzarse y mantenerse utilizando una única herramienta: la moderación. Es lo que Tariq Ali llamaría el extremo centro, una postura política pseudo-responsable basada en la idea thatcheriana de que no hay alternativa al neoliberalismo, el curso “natural” de la “evolución humana”. Es una inversión brutal del consejo de Lenin, de que debemos ser flexibles en cuanto a la táctica e inflexibles en cuanto a los principios.

La declaración de Lula se basaba en principios: antirracista, anticolonialista, humanista. Lo que Israel está haciendo a Gaza es sin duda comparable a los niveles más bajos que ha alcanzado la humanidad, incluido el Holocausto. Es el exterminio masivo de toda una población cuya abrumadora mayoría está compuesta por mujeres y niños, específicamente porque ha sido sometida a asesinatos sistemáticos durante setenta años. El genocidio debe detenerse ahora, y el Primer Ministro de Israel no lo hará, no sólo porque siempre ha estado ideológicamente comprometido con él, sino también porque su supervivencia depende de la aniquilación del pueblo palestino. Está demasiado comprometido judicial, económica y políticamente como para cambiar de rumbo de repente.

Hay que tirar del freno desde fuera. Y esa debe ser una prioridad global, de lo contrario, todo el mundo tendrá que hacer frente a las consecuencias morales, políticas y humanitarias de haber asistido – sin hacer nada – al desarrollo de un genocidio en tiempo real. El mundo no tuvo ni idea de la magnitud del Holocausto hasta que el Ejército Rojo liberó los campos de exterminio de Europa del Este. Entonces se podía alegar ignorancia. Ahora no. Como no se podía durante la crisis de la inmigración de 2015, el exterminio en curso de los yanomami en Brasil, o la política de muerte aplicada por los Gobiernos fascistas, especialmente en los Estados Unidos y Brasil, durante los años más duros de la pandemia del COVID-19. Ahora todo el mundo está mirando.

Si el Gobierno israelí se sale con la suya y consigue llevar a cabo la Solución Final sionista, triunfará efectivamente donde Hitler fracasó. Lebensraum, espacio vital para el desarrollo de la “raza aria”, era lo que Hitler buscaba con la desaparición total de lo que él llamaba judeo-bolchevismo del este de Europa. Lebensraum es lo que el Estado de Israel intenta establecer con la limpieza étnica de la Franja de Gaza. La comparación de Lula es conceptualmente exacta.

Pero más que eso, es la única posición antirracista posible. Porque todo proyecto colonial, incluido el de Israel, es racista por definición. El holocausto, en el discurso sionista, es una herramienta ideológica, como dejó claro el politólogo judío Norman Finkelstein, otra persona non grata en Israel. Divorciado del holocausto real y convertido en una excepcionalidad histórica más allá de cualquier comparación, el Holocausto se convierte en una carta blanca para su propia recreación. Al hacer claramente la comparación, Lula se hace eco de Aimé Césaire y deconstruye en dos simples frases el excepcionalismo que justifica el empeño colonial de Israel.

Como diría el fallecido teórico de la Negritud, “valdría la pena estudiar clínicamente, en detalle, los pasos dados por Hitler y el hitlerismo y revelar al muy distinguido, muy humanista, muy cristiano burgués del siglo XX que, sin ser consciente de ello, tiene un Hitler dentro de él, que Hitler le habita, que Hitler es su demonio, que si despotrica contra él, está siendo incoherente y que, en el fondo, lo que no puede perdonar a Hitler no es el crimen en sí, el crimen contra el hombre, no es la humillación del hombre como tal, es el crimen contra el hombre blanco, la humillación del hombre blanco, y el hecho de que aplicara a Europa procedimientos colonialistas que hasta entonces habían estado reservados exclusivamente a los árabes de Argelia, a los coolies de la India y a los Negros de África”.

Los medios de comunicación corporativos y la clase política brasileña demuestran lo inalterable que permanece la burguesía del siglo pasado en el siglo XXI: incluso las elecciones municipales en el país tienen más peso moral que el exterminio completo y sistemático de una población no blanca.

Biografía del autor: Este artículo fue producido para Globetrotter. Gabriel Rocha Gaspar es un activista y periodista marxista brasileño, con un máster en Literatura por la Universidad Sorbonne Nouvelle – Paris 3. Durante cinco años fue reportero en la radio pública francesa RFI, al tiempo que trabajaba como corresponsal de asuntos exteriores para varios medios de comunicación brasileños. Actualmente es periodista independiente.

Fuente: Globetrotter

Comentarios (1)

  • Carlos Cabezas

    El asesino de Netanyahu, está justificando su asqueroso proceder, con el terrorismo de Hamas.
    Nada más falso, típico de los judíos que olvidan cuando fueron masacrados por Hitler.
    Este sujeto, es tanto o más terrorista que Hamas, asesinando niños y mujeres en lugares que, en toda guerra,
    son respetados por los combatientes.
    Atte.

    reply

Comparte tu opinión o comentario