Las violaciones a derechos humanos y crímenes socioambientales de Nestlé, la transnacional alimentaria más grande del mundo

Polémica y diversas reacciones ha suscitado el comunicacional cambio de nombre de la popular «Negrita», producto de la compañía suiza Nestlé, la mayor empresa transnacional en el mercado de los alimentos a nivel planetario. La idea, se ha señalado, dice relación con atender a la eventual connotación racista que tendría el nombre, razón por la que se ha cambiado el nombre de dicho producto por el de «Chokita».

Una acción comunicacional que se encuadra en un frecuente intento de las grandes compañías transnacionales por «lavar su imagen», en el caso de Nestlé, ya suficientemente polémica y controvertida hace décadas, por estar implicada en numerosas acciones sobre las que aquí haremos un breve recuento y resumen.

 


 

 

Nestlé, el Mata Bebés, el escándalo de «The Baby Killer» en los años 1970s

A finales de los años ’70s, la opinión pública internacional se escandalizó con la agresiva publicidad de Nestlé para convencer a las madres de que su leche preparada era mejor que la natural procedente del pecho de la madre. Primero fue un artí­culo en la revista New Internationalist en 1973 que detallaba las consecuencias del uso de la leche artificial en los paííes del Tercer Mundo, con miles de muertes de bebés por el uso de agua no potable o la mala manipulación de los biberones. Un año después el informe The Baby Killer, de la ONG War On Want, denunciaba las prácticas de la multinacional, y la sensibilización llevó a un boicot mundial a partir de 1977. No era, sin embargo, una publicidad nueva y ya había sido utilizada desde finales del siglo XIX, incitando a las madres bien a dejar de amamantar a sus hijos o a completar con su leche artificial su flujo supuestamente insuficiente. Una de las primeras denuncias fue expuesta por la doctora Cecily Williams en 1939, quien relacionó la leche artificial con la muerte de bebés.

Tras el boicot, Nestlé se comprometió a cumplir el código de buenas prácticas aprobado por la Organización Mundial del Comercio y por UNICEF, por el que se prohibíía la publicidad sobre la leche preparada y el marketing a través de muestras gratuitas a las madres, entre otras medidas.

Sin embargo, ni Nestlé, ni muchas otras marcas productoras de leche infantil, respetan los términos de este acuerdo y siguen haciendo publicidad de estos productos y sobornando al personal hospitalario de paí­ses en desarrollo para que convenzan a las madres de que la leche preparada es mejor que la natural. El último caso ha saltado esta misma semana, con la sanción a 13 médicos y enfermeras en China por recibir dinero de Danone para recomendar su leche en polvo.

De hecho, tras décadas de críticas a Nestlé, es Danone quien está ahora en el punto de mira por su malas prácticas. Así­, el periódico inglés The Independent daba cuenta de la agresiva campaña de Danone en Turquí­a que intentaba convencer a las madres de que a partir de los seis meses no producen suficiente leche para alimentar al bebé y que ésta debe ser completada con leche artificial. Save the Children hacía un buen resumen del nuevo papel de Danone y titulaba en un informe reciente el apartado sobre la multinacional francesa: «¿Un nuevo infractor en el vecindario?»

Laos ha sido uno de los paííes más afectados últimamente por la «moda» de la leche infantil preparada. Así­, a pesar de ser un paí­s en el que tradicionalmente se ha amamantado a los bebés durante los primeros años, en 2006, solo el 25 por ciento de las madres los alimentaba exclusivamente con leche materna (algo recomendado por la OMS durante los primeros seis meses). En Laos, son frecuentes las denuncias por la presencia de agentes de ventas, a veces disfrazados de enfermeros o médicos, en los hospitales o el soborno al personal sanitario para que ofrezca la leche a las madres. Las ONG han acusado además a Nestlé por utilizar la imagen de un oso amamantando a su crí­a en los envases de una de sus marcas de leche en polvo (normal, no infantil) o en la leche condensada. Las madres de Laos, como en tantos otros países del mundo, acaban gastándose un dinero innecesario en una leche que es menos nutritiva solo por estas prácticas de marketing que las mismas compañí­as aseguran que no usan.

UNICEF asegura que un millón y medio de niños no morirán si fueran alimentados exclusivamente con leche materna durante los primeros meses de vida (algunas ONG o asociaciones que han apoyado el boicot a Nestlé dicen directamente que UNICEF afirma que la leche en polvo mata cada año a millón y medio de ninos. Yo no he encontrado esa afirmación en ningún sitio, aunque­ se han relacionado miles de muertes con la mala preparación, por falta de información o medios, no con la fórmula). La leche preparada no desarrolla además las defensas de los bebés de la misma manera que la leche materna y los niños así alimentados son más propensos a contraer enfermedades. Sin duda, un asunto demasiado serio como para ponerlo en riesgo solo por engrosar aún más las abultadas cuentas de resultados de estas multinacionales.

 

Fuente: Las multinacionales y la tragedia de la leche infantil. Web «Carro de Combate».

 

 


 

Nestlé y el trabajo infantil y la esclavitud

 

Nestlé ¿A gusto con la vida? pregúntenle a un niño africano…

 

El primer mundo preocupado por el precio de la gasolina consume a diario cacao que recolectan miles de niños esclavos en Costa de Marfil.

¿Les suena el escándalo de hace unos años que destapó la explotación de niños de la empresa suiza Nestlé? La compañía alimentaria más grande del mundo fue acusada de comprar cacao a fábricas en las que habrían registrado explotación infantil y de no llevar a cabo controles mínimos en su cadena de suministro.

Gracias al valiente reportaje danés titulado The Dark side of chocolate (2010) ” por Miki Mistrati. El reportaje mostró cómo la industria del chocolate y marcas como Nestlé  toleran el tráfico de niños y la esclavitud de éstos en las plantaciones de Costa de Marfil, de donde proviene un 40% de la producción mundial del cacao.

La explotación, sin embargo, no fue lo único que se criticó a esta multinacional, pues ésta es autora de la deforestación masiva de varios bosques africanos para cultivar aceite de palma, del deterioro casi irreparable de ecosistemas, de la monopolización del mercado del cacao y la promoción (a pesar de las sanciones recibidas, y de compromisos incumplidos) en el Tercer Mundo de las llamadas leches maternizadas, en detrimento de la lactancia materna,  sin advertirles  de los posibles efectos negativos. Hecho que ha causado miles de muertes y una gran malnutrición. La escasez y las malas condiciones del agua con que se mezcla el producto suponen un peligro para los niños; Nestlé lo sabe, los organismos internacionales lo han señalado; pero la compañía suiza sigue promocionándolos.

¿Qué es lo que hizo Nestlé ante las acusaciones?

29 de Junio 2012, ¡Nestlé se compromete!(o eso dice) y en su página web podemos encontrar la siguiente explicación:

Nestlé y sus socios involucrarán a comunidades de Costa de Marfil en un nuevo esfuerzo por prevenir la práctica del trabajo infantil en zonas de producción de cacao, concienciando y formando a profesionales que identifiquen a niños en situación de riesgo e interviniendo siempre que haya un problema.

La iniciativa forma parte de un plan de acción trazado por Nestlé, como respuesta al informe de Fair Labor Association (FLA) sobre la cadena de aprovisionamiento de cacao en el país africano. Se fundamenta en el esfuerzo ya existente por desarrollar un sistema de aprovisionamiento más sostenible, a través de Nestlé Cocoa Plan.

Es fundamental el papel del Gobierno y otras partes interesadas.

Por esta razón Nestlé es totalmente partidaria del plan de acción nacional del Gobierno de Costa de Marfil dirigido a erradicar la trata de niños, la explotación y el trabajo infantil.

“Celebramos esta iniciativa del Gobierno de Costa de Marfil; nuestro enfoque está alineado completamente con el suyo y estamos deseosos de cooperar con ellos para lograr nuestros objetivos comunes”, afirma José Lopez, Vicepresidente Ejecutivo de Operaciones de Nestlé.

Sin embargo, desde entonces no se han mostrado resultados de este “plan de acción”, solo algunas noticias que se pueden leer aquí: http://www.fairlabor.org/affiliate/nestle

¿Te parece suficente ….?

A su vez, parece ser que a Nestlé le molestaba la publicidad negativa y tomó medidas. Nestlé, por ejemplo, condenó la campaña Baby Milk Action, por su agresiva promoción de leches maternizadas. A su vez, el gigante agroalimentario fue condenado junto con Securitas, empresa de seguridad reclutadora de espías para Nestlé, por prácticas de espionaje contra activistas y Reuters demostró que la multinacional había creado un centro especial para supervisar las comunicaciones en Internet y controlar las referencias negativas a la empresa. http://uk.reuters.com/article/2012/10/26/uk-nestle-online-water-idUKBRE89P07Q20121026

Desconzco si realmente Nestlé está mejorando sus prácticas, la verdad es que no parece haber novedades sobre ello…quizás sigue preocupada por si un post como éste sigue en la red…

Por: Maria Gobern. Fuente: 20 Minutos (España).

 


 

 

Aceite de palma de Nestlé: más de 1.000 casos de deforestación por día

En 2010, Nestlé prometió que en diez años sólo usaría aceite de palma libre de deforestación. Hoy, la empresa no puede descartar que se tale selva tropical para casi un tercio de su aceite de palma. En 2019, Nestlé registró más de 1.000 casos de deforestación por día. Proveedores de aceite de palma de Nestlé han sido señalados por conflictos de tierras, explotación y trabajo infantil.

Hace diez años, Nestlé prometió en público que para 2020 sólo utilizaría materias primas libres de deforestación (1). Salva la Selva ha revisado la información que Nestlé proporciona sobre su aceite de palma, diez años después.

El aceite de palma es una materia prima valiosa y está en armonía con la naturaleza, escribe Nestlé en su sitio web. Según sus propias informaciones, la empresa utilizó 455.000 toneladas del aceite de palma en 2019. El 30% del mismo sigue siendo de fuentes no trazables o aún no libres de deforestación (2).

Un servicio de monitoreo satelital (3) de la selva tropical contratado por Nestlé identificó 388.047 casos de deforestación el año pasado, dijo la compañía (4). Significó la destrucción de 473.000 hectáreas de selva tropical las cuales se registraron en radios de 50 kilómetros a la redonda de los molinos de aceite de palma.

Nestlé no revela quién se esconde tras las talas. Los proveedores (5) declarados por Nestlé se encuentran en una lista extremadamente larga, de 1.735 molinos en 24 países de la franja ecuatorial. Tan sólo ocho firmas fueron suspendidas por Nestlé el año pasado.

En síntesis: la propia empresa Nestlé se dio un margen de diez años para convertir su innsumo de aceite de palma en amigable con el medio ambiente y socialmente responsable. Hasta hoy, no parece haberlo logrado, a pesar del amplio margen que se otorgó. Mientras realizan promesas publicitarias para retener a la clientela, la empresa suiza continúa haciendo negocios al uso con el aceite tropical barato. Los auténticos costos los pagan las personas y la naturaleza en los países tropicales.

Salva la Selva recomienda no comprar productos con aceite de palma.

En la siguiente verificación de los hechos, Salva la Selva analiza en mayor profundidad las informaciones proporcionadas por Nestlé sobre el aceite de palma que utiliza.

Verificación en mayor detalle: aceite de palma de Nestlé

Fuente: Salva la Selva.

 


 

Prácticas antisindicales, complicidad con el paramilitarismo, y el asesinato de Luciano Romero en Colombia 

 

El 5 de marzo de 2012, el European Center for Constitutional and Human Rights (ECCHR) y el sindicato colombiano Sinaltrainal presentaron una demanda penal contra Nestlé y sus altos ejecutivos ante la fiscalía de Zug, en Suiza. Se denunció que Nestlé fue cómplice en el asesinato del sindicalista Luciano Romero, un antiguo empleado de Cicolac (subsidiaria de Nestlé en Colombia), debido a que la empresa supuestamente omitió tomar medidas para prevenir el asesinato. Romero fue asesinado en Colombia por paramilitares en el año 2005. En la denuncia se asegura que Romero había empezado a recibir amenazas de muerte después de que Cicolac lo calificó falsamente como guerrillero. Nestlé negó las acusaciones.

El fiscal evaluó la denuncia para determinar si las alegaciones eran accionables bajo el derecho penal suizo. En mayo del 2013 la fiscalía desestimó la denuncia porque fue presentada después del término legal previsto. Los demandantes apelaron esta decisión. El 21 de Julio de 2014, el Tribunal Federal Suizo rechazó la apelación y confirmó que la acción se encuentra prescripta.

En diciembre de 2014, la ONG ECCHR presentó una demanda contra Suiza ante la Corte Europea de Derechos Humanos, en nombre de la viuda de Luciano Romero.

En mayo de 2015 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos desestimó esta demanda, y con ello se agotaban todos los recursos legales en Europa. Sin embargo, el caso de Luciano Romero también es parte de una querella criminal ante la Corte Penal Internacional sobre la persecución sistemática de sindicalistas en Colombia. Este procedimiento todavía está en curso.

 

Fuente: Centro de Información de Empresas y Derechos Humanos.

 


 

Nestlé reconoce que la mayoría de sus productos no son saludables

La mayor compañía alimentaria del mundo, ha reconocido que más del 60% de sus productos no son saludables y no lo serán «por mucho que se renueven».

La información circuló entre los directivos de la empresa con sede en Suiza a principios de año y fue publicada el lunes por el diario Financial Times. Se trata de una presentación en la que la propia empresa reconoce que sólo el 37% de sus productos (excluyendo productos como los alimentos para mascotas y la nutrición médica especializada) logran una calificación superior a 3,5 según el sistema de calificación de estrellas de salud de Australia, un etiquetado nutricional que otorga 5 estrellas a los alimentos más saludables y se utiliza para investigaciones de grupos internacionales.

El fabricante de DiGiorno Pizza, la línea Lean Cuisine, Stouffer o aguas San Pellegrino describe el umbral de 3,5 estrellas como una «definición reconocida de salud». Cerca del 70% de sus productos no alcanzan ese umbral, según la presentación, junto con el 96% de las bebidas y el 99% de la cartera de productos de confitería y helados.

«Hemos realizado importantes mejoras en nuestros productos pero nuestra cartera sigue siendo inferior a las definiciones externas de salud en un panorama en el que la presión reguladora y las demandas de los consumidores están escalando», señala.

Mark Schneider, director general, reconoció que los consumidores quieren una dieta más sana, pero rechazó las afirmaciones de que los alimentos «procesados», incluidos los fabricados por Nestlé y otras multinacionales, tienden a ser poco saludables.

Sin embargo algunos resultados desmienten lo dicho Schneider como por ejemplo que Nesquik con sabor a fresa de Nestlé contiene 14g de azúcar junto con pequeñas cantidades de colorante y aromatizante se describe como perfecto en el desayuno para preparar a los niños en el día a día. Otros casos son La pizza DiGiorno de tres carnes con corteza de croissant que incluye alrededor del 40% de la cantidad diaria recomendada de sodio para una persona, y una pizza Hot Pockets de pepperoni contiene el 48%.

Nestlé dijo que está trabajando en un proyecto de toda la empresa para actualizar su estrategia pionera de nutrición y salud. «Estamos analizando toda nuestra cartera en las diferentes fases de la vida de las personas para asegurarnos de que nuestros productos ayudan a satisfacer sus necesidades nutricionales y apoyan una dieta equilibrada».

 

 

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario