La operación de la derecha piñerista por recuperar la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía del Senado

En medio del convulso escenario político de estos días, y una arremetida general de las derechas en el país, a inicios de esta semana, la Presidenta del Senado, Ximena Rincón (DC), citó a la Comisión de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía para este martes 23 de noviembre, sin un tema legislativo en específico, sólo “con la finalidad de tratar asuntos propios de su competencia”. En esta sesión, el senador Felipe Kast presentó una moción de censura para destituir al senador Alejandro Navarro de la presidencia de la Comisión. Por su parte, el senador Guido Girardi, que no integrando esta comisión asistió a ella, adhirió al cuestionamiento de la continuidad de Navarro en la presidencia, argumentando el no cumplimiento del compromiso acordado a inicios del presente período parlamentario, a inicios del 2018, en el que se acordó que la presidencia de la comisión pasara nuevamente a la derecha gobernante.

Se trata de un nuevo episodio de la tensa situación que se vive en la Comisión de Derechos Humanos del Senado desde hace al menos el mes de marzo del presente año. Por entonces, la renuncia del senador de RD Juan Ignacio Latorre motivó la elección de quien pasaba a presidir la instancia. En ese entonces, fue electo el Senador Alejandro Navarro, apoyado por el senador Latorre y la senadora Adriana Muñoz (PPD).

Polémica por posible presidencia de Felipe Kast o Iván Moreira en la Comisión de Derechos Humanos del Senado

Al poco andar, Felipe Kast dejó de asistir a las sesiones, argumentando a modo de justificación las posturas en política internacional del senador Navarro, y en especial, sus posiciones en relación a la situación política en Venezuela y Nicaragua.

Pero además de la incomodidad que genera en las derechas tal posicionamiento del senador por la Región del Biobío, la causa de tal bloqueo resulta bastante evidente, conocidas las posiciones de Navarro, considerado como uno de los senadores «más a la izquierda» en la Cámara Alta del Congreso Nacional. Como muestra de ello, en estos más de 6 meses de trabajo de la Comisión de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía se realizaron una serie de audiencias sobre temas de alta relevancia pública y que provocan no menores problemas para el oficialismo, entre ellas, el abordaje de la presente crisis migratoria, la situación del programa de reparación de las víctimas de trauma ocular con ocasión de la represión policial, la situación carcelaria de las y los presos de la revuelta, o la situación de la libertad de prensa y de expresión en nuestro país. Anteriormente, en los meses de pleno estallido y revuelta popular en 2019 e inicios del 2020, y también bajo la presidencia de Navarro, en 22 sesiones en 3 meses, se abordaron varias de las aristas de la crisis institucional y de derechos humanos en el país.

El boicot al trabajo de la comisión continuó intensificándose, haciendo uso de un vacío en el Reglamento del Senado: Si un senador o senadora renuncia a una comisión, no hay forma para obligar a su partido o bancada a nombrar su reemplazante. Dado que las comisiones no pueden tramitar proyectos de ley o emitir oficios si es que no está debidamente constituida por los 5 senadores correspondientes, esta comisión ha debido sesionar sólo recibiendo audiencias públicas de organizaciones o personas víctimas o afectadas en distintas materias de derechos humanos en los últimos meses.

 

Tras ausencia de 80 días, Felipe Kast intenta paralizar Comisión de DDHH del Senado y renuncia con agresivo discurso contra gobiernos de Venezuela, Cuba y Nicaragua

Así, a mediados de julio, y tras 80 días de inasistencia a las sesiones, el senador Kast renunció a la Comisión, generando en bloqueo de su funcionamiento normal, viéndose impedida desde entonces a tramitar los importantes proyectos de ley que se encuentran tramitando en ella, en un momento en que, como es de conocimiento público, la situación de derechos humanos en el país es extremadamente preocupante y grave y contempla numerosos temas y urgencias políticas y legislativas.

Felipe Kast y Chile Vamos paralizan proyectos de ley de Derechos Humanos por su renuncia y bloqueo en la Comisión de DDHH del Senado

De este modo, se llega a la contingencia actual: Ximena Rincón, la Presidenta del Senado, haciendo uso de sus atribuciones pero en algo muy poco usual, convocó a sesión de la Comisión de DDHH, facultad que generalmente recae en las presidencias de cada comisión. Esto, para hacer efectiva lo que parece como un intento por sacar a Navarro de la presidencia, colocando a alguno de los parlamentarios oficialistas en la presidencia, que podría ser el senador Francisco Chahuán o el mismo Felipe Kast.

Como lo señaló en su intervención en la sesión del día de hoy, para el senador Girardi debe retomarse el cumplimiento del acuerdo firmado entre las bancadas de oposición y oficialismo a inicios del 2018, y ser elegido un integrante de la derecha gobernante en la instancia. Sin embargo, esta maniobra no tendría acuerdo entre los otros senadores de la comisión, pues tanto Latorre como Muñoz han manifestado su apoyo hacia la continuidad de Navarro.

De parte de Navarro, por su parte, se denunció la operación como un intento para blindar al Gobierno de Piñera en los últimos meses que le quedan, colocando a uno de sus senadores en una comisión central en uno de sus flancos abiertos más débiles, en especial en esta fase final y de retirada del actual Gobierno, conocidos los hechos relativos a violaciones graves, masivas y sistemáticas a los derechos humanos durante su mandato, y los juicios a que han dado lugar, tanto a nivel interno como internacional.

Así las cosas, quedó fijada para la próxima sesión, a realizarse el lunes venidero, la votación de la censura propuesta por Felipe Kast por las posiciones en materia internacional de Navarro, y eventualmente ahí volverá a abordarse la entrampada situación de la comisión.

Un representante de la derecha gobernante, además, significaría un nuevo triunfo para las derechas, envalentonadas por el resultado de la Primera Vuelta Presidencial.

 

 

José Antonio Kast (Partido Republicano) y Felipe Kast (Evópoli).


 

Relacionado:

 

Las derechas «liberales» y «democráticas» se cuadran tras José Kast: Evópoli, Renovación Nacional, Desbordes, el Centro de Estudios Públicos se integran a su comando

Equipo editorial Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario