TOP

Francisco Martínez – El arte no es un delíto

Dicen que era un buen artesano, que entre andares y viajes tejió varias veces con colores. Caminó y caminó, entre tanto paso seguido, en los semáforos, se detenía y se inventaba una rutina. Se paró, se pintó de arcoíris y se tiñó la nariz.

Francisco Martínez por allá por 2015, llegó de un largo caminar a Panguipulli, ciudad nutrida de verde y de agua, colmada de lago y de montaña.  Vivió su niñez en Puente Alto, era tío, hijo y hermano, en prontos 18 años emigró para recorrer más que una comuna capitalina periférica.

La esquina concurrida, el semáforo era más largo, había algunos jardines, agua se podía conseguir. Hacía algo de calor, el sol ya había aflorado y los pétalos se pintaron al abrir, había transeúntes, era verano. Los perros que lo acompañaban se refugiaron del sol.

El negro que traía puesto acarreaba calor, los machetes viejos y gastados, son más seguros en caso de fallar, se giró y levantó la mano izquierda, con la habilidad y la experiencia soltó en preciso momento el otro machete, ambos volaron por su cabeza des tiempos, al caer, temporalmente se alojaban en sus manos antes de volver a depositarse entre giros por los aires.

Una moneda por allá…

Wena Tibet, ¿cómo te baila? Le gritaron.

Sonreía y bajaba la vista.

Algo caía, ganarse la vida en la calle no es fácil. Peso a peso, por ay, dicen que se junta.

Hey. Acércate. Control de identidad.

 ¿por qué?

Acércate

¿Acaso estos viejos machetes, mis herramientas y mi arte son un peligro?

 

 

Francisco cayó producto de balazos en plena vía pública, propinados por el Sargento Juan Guillermo González, disparó varias veces, a quemarropa, según la policía en defensa propia, El Alcalde de la cuidad, aseguró conocerlo. “era un cabro tranquilo, no era irrespetuoso, se ganaba la vida en las calles”. Poco más allá quedaba la Municipalidad, que terminó quemada luego de una intensa noche de protestas.

Francisco. Para tu funeral fuiste adornado con flores, hubo tristeza, pero también alegría. Arte, gente y mucha música, Roberto Márquez llegó para cantarte en frente de ti, en tu foto te miramos maravillados y las luces que brillaban en las lágrimas, delataban a nuestros ojos.

 

Catbriel. Feb-2022 – Revista De Frente.
Nota: El diálogo es ficticio. Es una interpretación del suceso.

Comentarios (1)

  • Adolfo

    Un país tan fraudulento y asesino es lo que a echo estos políticos corrupto junto a fuerzas armadas jueces vendidos a la corruptividad la Patria ensangrentada por sus pares militares que juraron ante una bandera y que hoy sirven de cicarios al presidente de Chile Sebastián Piñera y sus ecuaces 🤮🤮🤮

    reply

Comparte tu opinión o comentario