Fabiola Campillai, la candidatura independiente y popular al Senado por la Región Metropolitana que parece estar cerca de histórica hazaña

Ir a contracorriente, competir con todo en contra, y ganar y poner un hito histórico en las Elecciones del próximo domingo. Es lo que está cerca de lograr Fabiola Campillai, la mujer pobladora que Carabineros dejó sin visión en sus dos ojos, en el marco de las protestas de la Revuelta Popular iniciada en Octubre de 2019.

Dado que no hubo reformas que permitiesen la competencia en condiciones de igualdad para las candidaturas independientes, y las varias insuficiencias de las organizaciones políticas partidarias existentes también en el campo de las izquierdas y el movimiento popular, Campillai compite con todo en contra para su eventual elección: Mientras los votos de sus competidores se suman con los votos de las otras candidaturas de sus respectivos pactos, en el caso de Campillai no se suma con nadie. Como en la Región Metropolitana, por lejos la más populosa del país, se eligen 5 senadores y senadoras, cada una de las listas puede llevar a 6 candidaturas (según la fórmula del «X + 1» que rige tanto para senadores/as como para diputadas/os).

Es decir, Fabiola Campillai sola, debe ganarle a 6 candidaturas juntas de las listas con las que compite. Aún así, todo indica que estaría cerca de conseguirlo. Según algunas encuestas, el resultado probable arrojaría 2 escaños para la derecha de «Chile Podemos Más» (ex «Chile Vamos»), 2 escaños para «Apruebo Dignidad» (Frente Amplio + Partido Comunista), y un quinto escaño en competencia entre «Nuevo Pacto Social» (la ex Concertación), la extrema derecha con Rojo Edwards a la cabeza, y la independiente e ícono del estallido y el «Octubrismo», Fabiola Campillai.

Lo señalado se aprecia en las conversaciones sobre las elecciones venideras y también en las redes sociales, donde las publicaciones de Campillai vienen compartiéndose con una alta viralización, recibiendo además significativos apoyos, como el de Gustavo Gatica, el actor Daniel Muñoz, o el grupo musical Illapu.

Una candidatura que, de triunfar, será una muestra de la continuidad de los anhelos de la revuelta y del desplazamiento de la vieja casta política por parte de una pobladora y víctima de la criminal represión estatal y el gobierno de Piñera, precisamente en la circunscripción más populosa del país, y entrando a un Senado que, todo indica, será el último en ser elegido, dada la probablemente mayoritaria posición de transitar hacia un Congreso unicameral.

¿Podrá ser el triunfo de Fabiola Campillai entrando al Senado, el ícono histórico del término de esta institución de tan marcado rasgo oligárquico, conservador y antipopular?

 

Equipo editorial Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario