Entrevista con el ex candidato a alcalde por Puente Alto, Matías Toledo,

El ex candidato a alcalde por Puente Alto, militante del Partido Igualdad y fundador de la Coordinadora Social Shishigang y el Centro Abierto Rayito de Luz, Matías Toledo, será uno de los participantes que se encontrará en la papeleta disputando el distrito 12 en las próximas elecciones parlamentarias.

Desde la idea de una “Alcaldía Colectiva”, espacio que agrupó a más de 40 organizaciones sociales, Matías obtuvo la segunda mayoría compitiendo como candidato a alcalde por Puente Alto en las elecciones pasadas, conquistando el voto más difícil de la población: los jóvenes. Hoy, busca conseguir una representación que le cambie la cara al Parlamento, para asegurar una bajada popular y colectiva en la Nueva Constitución.

Las comunas del distrito 12 compuestas por La Florida, La Pintana, Puente Alto, San José de Maipo y Pirque tendrán la oportunidad de elegir entre los candidatos a siete diputados que representarán al territorio en el congreso, en medio de la construcción de un nuevo marco legal y político que regirá el país los próximos años.

 

Revista: Estas elecciones parlamentarias serán una de las más importantes de los últimos 30 años, ¿Cuál es el pronóstico ante el escenario electoral y cuál es la apuesta de tu candidatura para la diputación del Distrito 12?

Matías: Como bien dices, la participación desde el parlamento en este contexto será histórica. Vamos a tener que darle la bajada al nuevo marco legal que fijará la nueva Constitución, ya que todo lo que se ha hecho en la actual Constitución ha sido institucionalizar la desigualdad y como consecuencia de eso, acarrear años de injusticias sociales.

Por esta razón, en este nuevo escenario, es importante que se irrumpa con actores que tengan sentido de pertenencia y arraigo con los territorios, con las necesidades directas que viven la mayoría de chilenos y chilenas. Tiene que haber gente que viva, sienta y sueñe con una mayor justicia social. La mayoría de los proyectos políticos que van a disputar las elecciones no tienen incidencia ni trabajo en los territorios, por lo tanto no son democráticos ni vinculantes y eso provoca una lejanía con las necesidades y el sentido de urgencia que existe.

Revista: La movilización social ha sido gestora de un nuevo Chile y una nueva política… ¿Cómo se deberá vincular el territorio con los nuevos actores que puedan componer el Parlamento?

Matías: Por medio de la movilización social se lograron instalar los cambios que debe portar esta nueva Constitución, pero posterior a esto, va a existir un proceso parlamentario en el cual nosotros y nosotras también vamos a tener que discutir y poner en agenda el proyecto que requiere más urgencia que otro. En ese sentido, es necesaria la participación de la gente, no solamente en lo que es la movilización propiamente tal sino también en la organización y articulación de redes, en la elaboración de propuestas y proyectos políticos para el país.

Creemos que ese movimiento, esa movilización, es parte de la ambivalencia necesaria entre el caos y el orden para ir creando nuevos sistemas políticos que son necesarios en este nuevo contexto, ya que los actuales no han dado abasto ni han respondido a todas las demandas y necesidades que van surgiendo. Siempre, en la sociedad civil, son las organizaciones aquellas que cubren los espacios de la vida cotidiana de las y los pobladores, y son los cuadros políticos, los vecinos y vecinas más organizados quienes van a ser capaces de instalar esta agenda y levantarse en los espacios en los cuales el Estado no llega. Por tanto son a quienes hay que salir a apoyar y fortalecer.

Revista: ¿Cuál es el perfil político que debe tener para ti un candidato a diputado?

Matías: Un candidato o candidata debe tener identidad, pertenencia y arraigo con el territorio que va a representar, y también, que represente su sector político, con esto no me refiero a un partido, sino que, a figurar como trabajadora, educadora, pobladora, de un movimiento social, etc. La mayoría de los políticos y las políticas no viven en los territorios que dicen representar y eso los aleja de los problemas reales que tiene la calle, entonces pierden el sentido de realidad, la sensibilidad o la empatía, que son elementos fundamentales para hacer política.

Además, tiene que tener trabajo territorial. Hoy en día, uno ve que a la mayoría de los candidatos y las candidatas les gusta la farándula, les gusta comentar mucho y hacer poco, o peor aún, interpretar lo que piensan los vecinos y las vecinas. Creo que es importantísimo que los proyectos políticos nazcan desde los territorios y no desde estas cúpulas o de equipos técnicos que están muy alejados de los problemas que habitan cotidianamente en los territorios.

Revista: La Coordinadora Social Shishigang tiene un sello social comunitario importante y el cantante Pablo Chill-e es parte de ella. Últimamente los medios tradicionales han vinculado el género urbano chileno con conductas delictivas, las cuales muchas veces generan fuertes prejuicios. ¿Por qué crees que se da este fenómeno y cómo se puede trabajar para eliminar estos prejuicios?

Matías: Existe un sector de la sociedad chilena que siempre ha descalificado y marginado históricamente a otro sector, utilizando un discurso discriminador y segregador hacia “los flaites”, “los cumas”, “los indios”. Uno lo ve, por ejemplo, en TV que hacen una caricatura del sujeto popular, de sus tradiciones, sus modismos, sus costumbres. Entonces cuando un movimiento musical, que puede ser el trap, el hiphop o el canto musical de la UP, logra representar el sentir de lo que viven los chilenos y las chilenas, los descoloca. Para ellos no es concebible que esta música ordinaria pueda organizar y convocar, entonces, es donde nos atacan aún más.

Esto, desde la coordinadora, lo hemos ido trabajando otorgándole relevancia al trabajo territorial, mostrando todo lo que hay detrás y lo que se puede llegar a lograr. Nos pasa mucho que escuchamos decir “este loco canta puras hueas pero es bacán el trabajo que hace” o “me carga esta música culia pero está bien lo que hacen por su comunidad”. Es super importante eso, porque esta contradicción tiene mucho que ver con nuestra identidad, con el ser flaite. Y hoy, con todo el trabajo que hemos hecho, podemos decir sin miedo que somos flaites, que nos sentimos orgullosos de ser así. Y no es ser delincuente o drogadicto. El ser flaite tiene que ver con algo más profundo, con tu componente de clase, con tu historia de vida, con tus errores y defectos, que se expresan de una manera particular en las poblaciones. Entonces para eso estamos, para trabajar esas contradicciones, desde lo que somos, desde lo que representamos, desde lo que simbolizamos y creemos que ha sido uno de los aportes más importantes de la coordinadora al escenario político.

Revista: La vinculación con la infancia y la adolescencia en el trabajo territorial pareciera ser un sello tanto de la Coordinadora Social Shishigang como del Centro Abierto Rayito de Luz, ¿De dónde nace este interés y cuáles son las recompensas que has podido rescatar?

Matías: Yo creo que el interés surge desde las biografías personales y ahí nace la finalidad. A mi también me influyó y por eso es algo que me importa. Siempre doy el ejemplo, de que tengo un amigo preso en el pasaje de atrás y también un amigo en la esquina que nunca salió de la casa, yo crecí con ambos, cada uno con su mundo y entendí que nuestra vida se compone de eso, de lo diverso que pueden ser las realidades en cada uno de los espacios. Por eso, es importante el trabajo político, porque permite entender la totalidad, para mi existen derechos para ambos, independiente del camino que hayan tenido que vivir, todos merecen la oportunidad de encontrarse con un entorno digno y justo.

Entonces, el Centro Abierto se posiciona desde estos valores, como un espacio de seguridad para el desarrollo de la infancia, que nace como un proyecto popular, levantado con vecinos y vecinas, y que reconoce la realidad particular de cada familia con el fin de brindarles a los más jóvenes un espacio donde construyan comunidad.

Comparte tu opinión o comentario