En Canadá Encuentran 215 Niños Indígenas Enterrados. HECHO SIMILAR: CRIMEN DE GENOCIDIO EN PUEL MAPU Y NAGMAPU (Chile y Argentina)

Aucan Huilcaman: Experto en Derecho Internacional.

Comúnmente Canadá se presenta en Chile de parte de la clase política como modelo político de entendimiento con los Pueblos Indígenas. Sin embargo, muy pocos se esperaban que se encontrarían alrededor de 215 niños indígenas enterrados en un centro de educación. Establecimiento creado para el adiestramiento de los niños indígenas, la evangelización y para sustituir su identidad colectiva, por la identidad nacional canadiense del colonizador. Este hecho, por sus características, constituye un crimen de lesa humanidad tipificado en varias normas del derecho internacional. Pero los que presentan como ejemplo a seguir a Canadá, omiten la valiosa decisión política de haber conformado una “Comisión de la Verdad y la Reconciliación. Situación que se podría homologar en la Araucanía para superar las crecientes tensiones y controversias y que tienen raíces similares en los hechos que se siguen descubriendo en Canadá.

Esta información pareciera que proviene de un lejano territorio. Sin embargo, si examinamos la historia en la relación del Estado Chileno y Argentino con los Mapuche, especialmente en los actos coercitivos militares de la denominada “Pacificación de la Araucanía” y la “Conquista del Desierto en Neuquen, Río Negro y Chubut” sucedió situaciones muy similares de extrema gravedad y que constituyen crímenes de lesa humanidad y que permanecen  en la más completa impunidad y que con mucha liviana y ligereza se le denomina “conflicto Mapuche” y para su criminalización se le denomina “conflicto indígena”.

En el exterminio de los 215 niños en Canadá, está comprometido el Estado Canadiense propiamente y la Iglesia Católica, es decir, el Vaticano. Ambas instituciones siguen teniendo una responsabilidad institucional desde la conquista hasta el día de hoy. Por ello, con legitima razón, se ha planteado internacionalmente revisar las consecuencias de la “Doctrina del Descubrimiento” en donde el Vaticano como Estado tiene directa responsabilidad en la situación histórica y actual de los Pueblos Indígenas, entre ellos con los Pueblos Indígenas de Canadá y de los Mapuche en el sur.

Con motivo a la visita que efectúo el Papa Francisco en enero 2018 en el territorio Mapuche, escribí un libro que le denominé “A Mi Vecino el Papa Francisco”. Allí, aborde varios hechos que conforman crímenes de lesa humanidad, como es el genocidio, el secuestro y tortura con niños Mapuche de la Araucanía, Neuquén, Río Negro y Chubut. A modo de ejemplo “Después de la campaña del general Villegas al Nahuelhuapi en 1881, fueron llevados a patagones unos 300 indios en el más lastimoso estado. Los pusieron entre las paredes dela iglesia, que llegaba a una altura de metro y medio. Ahí estuvieron más de un mes bajo el azote de los vientos y temperaturas invernales, el padre Fragano que los había acompañado en su largo viaje, pasaba con ellos todos los momentos que sus ocupaciones les dejaba libre: le enseñaba el castellano, reglas elementales de higiene y los instruía en la religión. Después de 1 mes de adoctrinamiento, bautizó a 30, pero esa misma tarde ocurrió un episodio trágico, se dio orden de separar a todos los niños para entregarlos a familias de los pueblos ribereños. Fue una escena desgarradora…(..) hubo una madre en la desesperación de su dolor arrojó su criatura sobre los ladrillos, ahí quedaron con sangre inocente salpicados de sangre inocente los ladrillos del templo como una triste imagen de la profanación de los derechos humanos” (Curruhuinca-Roux, 1986, p.97)

En el contexto de la Pacificación de la Araucanía el general José Manuel Pinto, utilizó a su favor la buena fe de los Mapuche y celebró un acuerdo aparente de paz, y en alianza directa con la iglesia católica en la persona de Fray Estanislao María Leonetti celebró un acuerdo con Faustino Quilahueque que tenía por objeto, comprometer a Quilapan para el cese de la resistencia y sustrajeron a los niños Mapuche y de ésta manera efectuar un acto de secuestros masivos. El supuesto acuerdo, tuvo 2 puntos:

1.-Entregar todos los cautivos españoles que los indios tienen en su poder y todos los bandidos y ladrones que asilan en su territorio,

2.-Entregar igualmente cada Cacique, 2 hijos varones, en garantía de fidelidad. (Leandro Navarro, 2013, p.264)

Los hechos confirman la participación directa del Vaticano, en la aplicación de la doctrina del descubrimiento, la participación en los secuestros masivos de niños indígenas de diversas nacionalidades, la tortura y el genocidio cometido en la era colonial y en la formación y expansión de los Estados nacionales desde Canadá hasta la Patagonia y de manera ejemplar el secuestro de Ceferino Namuncura. En este sentido, se ha planteado la necesidad de constituir una Comisión de Esclarecimiento Histórico a nivel continental para determinar la responsabilidad institucional del Vaticano desde la aplicación ilegitima de la “doctrina del descubrimiento” y en la actualidad en que perviven los Pueblos indígenas. Especialmente en este momento que el Vaticano está liderado por un “Vecino del Pueblo Mapuche”, el Papa Francisco, quién tiene pleno conocimiento de los que ha sucedido en la relación colonial y en la relación estatal en el Continente con los Pueblos Indígenas y con sus vecinos Mapuche.

El ejemplo que pudiéramos seguir de Canadá consiste en la formación de una Comisión de la Verdad y Reconciliación. Esta situación es completa y absolutamente aplicable con los Pueblos Indígenas del Continente y en especial con el Pueblo Mapuche que ha sido objeto del crimen de genocidio y que permanece en absoluta impunidad y que en la actualidad constituye una de las causas que se manifiesta en las regiones del sur y que no es más que un asunto pendiente. El establecimiento de la verdad, la reparación al daño causado, es la condición para construir una paz firme y duradera en el Wallmapuche/Araucanía.

Estos hechos tienen correspondencia con la carta enviada por los Mapuche al Comandante en jefe del ejército de Chile Ricardo Martinez con fecha 03 de marzo 2021. En donde se le pide que, no incursionen en el territorio Mapuche por su responsabilidad en el crimen de genocidio y que tal hecho representa una herida abierta con el Pueblo Mapuche.

Wallmapuche, Rimuguen Kuyen, 01 de junio de 2021.

Comparte tu opinión o comentario