El Informe de Observación Electoral de la Unión Europea en las Elecciones en Venezuela confirma fiabilidad y competencia de sistema electoral venezolano

LO POSITIVO DE LA DECLARACIÓN PRELIMINAR DE LA MOEUE. Por «Misión Verdad»

Para este 21 de noviembre hubo un despliegue de variadas organizaciones nacionales e internacionales con el objetivo de observar el desarrollo de las megaelecciones, que se dieron de manera regular y que dio una victoria contundente al chavismo, relegitimándonse como la principal fuerza política del país.

Los representantes del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (CEELA), el Observatorio de Asuntos Latinoamericanos de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina (COPPPAL), la Asociación Nacional de abogados de los Estado Unidos (National Lawyers Guild) y la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad coincidieron en que el sistema automatizado de votación venezolano es confiable y robusto.

De igual manera, pero con mayores detalles, así lo afirma la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOEUE). Teniendo en cuenta que en Venezuela se mira de reojo su presencia, pues aún existe una campaña de presión desde vocerías políticas y mediáticas para que declare contra las instituciones oficiales venezolanas, poniéndola en posición de extralimitación de sus funciones, podemos afirmar que existen rasgos positivos en su informe preliminar y que a continuación pasamos a comentar.

 

Observador electoral de la Unión Europea mira una de las tantas concentraciones Chavistas en la campaña para las Elecciones Regionales y Municipales 2021.

 

ASPECTOS POLÍTICOS Y TÉCNICOS

Previamente, debemos enfatizar que, en su presentación, la declaración preliminar de la MOEUE «se entrega antes de la finalización del proceso electoral». El informe final integraría lo que ellos llaman las «etapas críticas, como la resolución de recursos y la proclamación de los cargos electos» así como «un análisis completo y recomendaciones de reformas electorales», y comenta que la Misión «solo está en condiciones de comentar en este momento la observación realizada hasta la fecha».

En su declaración, el primer punto asienta que «mejoraron las condiciones electorales en comparación con las tres elecciones nacionales anteriores», referidas a las elecciones legislativas de 2020, las elecciones presidenciales de 2018 y las elecciones regionales de 2017, todas ellas rechazadas por la UE.

En el documento se menciona que hoy existe una «administración electoral más equilibrada, con representación de los partidos de la oposición y de la sociedad civil en la supervisión de las elecciones, la realización de numerosas auditorías en las distintas fases del proceso electoral, y una actualización más amplia del registro electoral mostraron una mejora de las condiciones».

Para luego afirmar que «el marco jurídico electoral venezolano cumple con la mayoría de estándares electorales internacionales básicos», una sentencia que va en contra de la corriente antichavista que rechaza la vía política y electoral porque supuestamente en Venezuela hay una dictadura aun cuando se celebren elecciones constitucionales y sean avaladas por múltiples fuentes internacionales.

Profundiza en el hecho de que «el actual Consejo Nacional Electoral (CNE) se considera el más equilibrado de los últimos 20 años y la mayoría de sus decisiones se han tomado por consenso», reconociendo que «los cinco rectores lograron mejoras en componentes técnicos de las elecciones mediante el diálogo interno».

Posteriormente cita a auditores académicos, quienes «consideraron que el sistema automatizado de votación ofreció suficientes garantías de integridad y secreto del voto» y destaca que «la instrucción del CNE sobre la paridad de las candidaturas garantizó la proporción requerida de entre el 40 y el 50 por ciento de mujeres para los consejos legislativos estadales y municipales».

También emite juicios amables sobre los preparativos y detalles técnicos en torno a las elecciones por parte del CNE, y emite un dato (por abstracto que sea) que se puede leer desde lo político: «La participación en las jornadas de actualización del registro electoral fue alta en comparación con elecciones anteriores». Ello quizá debido al aumento de la oferta electoral, puesto que la mayoría de sectores opositores decidieron volver al ruedo político e institucional.

Lo anterior es confirmado por la misma declaración preliminar: «Fue la primera vez desde 2015 que la mayoría de las fuerzas de la oposición presentaron candidatos en unas elecciones», aspecto positivo desde el punto de vista de la religitimación de la democracia venezolana.

Además, le agrega contexto: «La apertura de negociaciones entre el gobierno y algunos representantes de la oposición a principios de 2021 precedió a la convocatoria de estas mega-elecciones regionales y municipales».

«Estas elecciones se consideran un posible primer paso hacia un acuerdo político amplio sobre las condiciones necesarias para realizar elecciones aceptadas por todas las partes en Venezuela», dice el documento, y se apoya en un detalle técnico que convoca a lo político: «Se implementaron recomendaciones importantes, como una auditoría exhaustiva del sistema automatizado de votación o la aprobación de un código electoral integral».

Luego, hace una serie de afirmaciones sobre la legalidad y el carácter vinculante de las elecciones:

– «El marco legal para las elecciones, que incluye la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, la Ley del Poder Electoral (LOPE) de 2002, la Ley de Procesos Electorales (LOPRE) de 2009 y el Reglamento General de la Ley de Procesos Electorales (RGLOPRE) de 2013, cumple con la mayoría de estándares básicos para elecciones democráticas».

– «Venezuela ha firmado y ratificado todos los tratados internacionales relevantes sobre derechos civiles y políticos».

Pero asimismo vuelve a mencionar el papel de los rectores: «El pleno del Consejo tomó a menudo decisiones unánimes», y añaden opiniones de terceros: «Interlocutores de la MOE UE describieron este Consejo como el más equilibrado de los últimos 20 años». A continuación da un resumen de cómo se seleccionaron a los miembros del CNE y la publicación de cronogramas a seguir.

Enumeran que hubo «16 auditorías de diferentes etapas del proceso electoral, desde el registro electoral y el sistema automatizado de votación hasta la configuración de las máquinas de votación antes de su despliegue a los estados» y que «en la mayoría de estas auditorías estuvieron presentes representantes de los partidos políticos, así como observadores nacionales, lo que constituyó una importante medida de transparencia».

 

SOBRE EL SISTEMA DE VOTACIÓN AUTOMATIZADO

La MOEUE declara que «muchas de las operaciones electorales en Venezuela están automatizadas, desde el registro electoral y la inscripción de candidatos hasta el escrutinio y la transmisión de resultados» y que «el alto nivel de automatización de casi todos los aspectos del proceso electoral simplifica algunos procedimientos y evita posibles obstrucciones partidistas a nivel regional y municipal». Un sistema blindado.

– «Expertos académicos de universidades venezolanas realizaron una auditoría exhaustiva del sistema automatizado de votación en junio y julio. La auditoría incluyó la configuración de las máquinas de votación, el sistema de totalización, el hardware y el dispositivo de identificación biométrica de los votantes, y la base de datos de huellas dactilares», relata.

– Y sigue: «La evaluación general de los expertos fue positiva y su informe final declaró que el sistema presentaba suficientes garantías para proteger la integridad del voto».

– «La mayoría de los interlocutores de los partidos políticos y de la sociedad civil expresaron su confianza en el sistema de votación».

También manifiesta que «el monitoreo de medios de la MOE UE identificó tres spots institucionales de educación electoral del CNE» y hace un breve relato de cómo se lograron instalar exitosamente los equipos de votación en el marco de las elecciones.

OTROS DETALLES

La declaración preliminar de la MOEUE también hace un breve recuento del cronograma electoral en cuanto a las fases de inscripción de candidatos, así como añade que «la campaña comenzó a pleno rendimiento, especialmente en las principales ciudades de todos los estados. Se respetó la libertad de reunión», y pasa a dar registro de su monitoreo propio:

– «La MOE UE asistió a 120 actos de campaña en 22 estados y el distrito capital. El ambiente fue tranquilo y pacífico, sin incidentes ni situaciones de gran tensión».

– «La campaña electoral fue vibrante en Facebook, Twitter e Instagram».

– «El CNE contrató y capacitó a 2 mil fiscales para vigilar y documentar las violaciones de las normas de campaña. El CNE anunció la apertura de procedimientos administrativos contra seis candidatos y tres partidos políticos por violaciones de las normas sobre propaganda política».

– «La Constitución garantiza la libertad de expresión, y la Ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión establece las protecciones y obligaciones de los medios de comunicación».

– «El seguimiento de los medios de comunicación de la MOE UE incluyó una muestra de cuatro emisoras de televisión y cuatro de radio que emiten en todo el país».

– «Responsables de prensa de partidos de la oposición contaron a la MOE UE que fueron invitados por la televisión del Estado a enviar materiales para su emisión o a participar en programas de televisión».

– «En cuanto a la publicidad pagada, el monitoreo de la MOE UE no identificó ninguna violación de los límites diarios establecidos por ley».

– «La MOE UE no identificó ninguna transmisión obligatoria de mensajes gubernamentales (cadenas)».

En cuanto a la partipación de las mujeres venezolanas en las elecciones, atestigua que «no existen barreras legales» y que «la instrucción del CNE sobre la paridad de las candidaturas para estas elecciones exigió entre un 40% y un 50% de candidaturas de cada sexo, y dio como resultado un porcentaje global de 49,44 candidaturas femeninas al final de la fase de inscripción inicial».

De la misma forma, «las personas con discapacidad tienen pleno acceso al derecho al voto y a ser elegidas» y cuenta cómo el Consejo Nacional de Personas con Discapacidad (CONAPDIS) elaboró y difundió material electoral para el libre desempeño de los derechos políticos de la población venezolana.

Al tiempo que la MOEUE menciona que «los 52 pueblos indígenas de Venezuela gozan del derecho a la plena representación política según la Constitución» y que «el derecho al voto de los indígenas está contemplado en el marco legal y en las instituciones gubernamentales», reconoce que «los indígenas pudieron participar en las elecciones generales regionales y municipales del 21 de noviembre. La población indígena que vive permanentemente en sus zonas ancestrales14 pudo participar en la elección de representantes indígenas a los consejos legislativos municipales y estadales» y pasa a explicar cómo se realizan los comicios para los pueblos originarios en Venezuela.

LAS MISIONES DE OBSERVACIÓN

Para finalizar, la MOEUE certifica que «los observadores nacionales no manifestaron ninguna limitación en cuanto a la libertad de movimiento o de expresión».

– «El CNE concedió inicialmente 600 acreditaciones a cada organización nacional de observadores».

– «El CNE declaró haber emitido acreditaciones a 300 observadores internacionales, entre ellos a observadores del Consejo de Expertos Electorales de América Latina (CEELA) y seis observadores del Centro Carter. La ONU destacó un panel de expertos electorales compuesto por tres personas. Angola, Benín, Indonesia, Rusia, Túnez y Turquía desplegaron misiones de acompañamiento».

Y refiere el calendario electoral que se usó para que los partidos y candidatos pudieran inscribir a sus testigos para las juntas regionales y municipales y las mesas electorales.

Para culminar, la MOEUE da los datos empíricos que observó durante los procesos que involucraron a testigos en mesas electorales:

– «Los procedimientos de apertura se cumplieron en su mayoría o siempre en 45 de las 61 mesas electorales observadas (74%)».

– «Los testigos de la MUD estuvieron presentes en la apertura de 50 mesas electorales (82%), los de la coalición Gran Polo Patriótico en 44 (72%) y los de Alianza Democrática en 33 (54%)».

– «En 42 de las mesas observadas (82%), la máquina de votación transmitió los resultados sin problemas. En las mesas en las que la máquina no pudo transmitir los resultados, los miembros de mesa actuaron según los procedimientos establecidos».

– «El recuento de los comprobantes de papel se consideró bueno o muy bueno en el 77% de los centros de votación observados».

​​​​​​​Con esto cierra el informe preliminar de la MOEUE que tiene muchos aspectos positivos de las recientes elecciones en Venezuela, como podemos leer, cuestiones que para la mayoría de la población venezolana son indudables pero que para muchos grupos en el extranjero no ocurren debido a la imposición de la narrativa totalitaria sobre la República Bolivariana. Así, parte de este informe puede servir para arrojar luz sobre cómo funcionan las elecciones venezolanas, aun con presiones antidemocráticas de por medio.

Fuente: Misión Verdad.

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario