«Donald Rumsfeld, que se pudra en el infierno». Por Ben Burgis, sobre la muerte del Secretario de Defensa de Ford y George W. Bush

El Secretario de Defensa de la administración Bush, Donald Rumsfeld, ha muerto a la edad de ochenta y ocho años. Será para siempre una tragedia que Rumsfeld haya muerto antes de ser juzgado por crímenes contra la humanidad.

Por: Ben Burgis. Fuente: Jacobin Magazine. Traducido por DeFrente.

Donald Rumsfeld acaba de morir a la edad de ochenta y ocho años. Los obituarios de medios como el New York Times y la CNN mencionan sistemáticamente los mismos datos memorables pero inútiles. Fue el Secretario de Defensa más joven de Estados Unidos (en la administración Ford) y el más viejo (en la administración de George W. Bush). Escribió tantos memorandos sobre tantos temas que llegaron a conocerse como «copos de nieve». Al llegar al Pentágono en los años 70, cuenta el Times, se hizo famoso por «sus flexiones con una sola mano y su destreza en una pista de squash».

Para ver todo lo absurdo de esto, imaginen una obituario de Slobodan Milosevic que se detuviera en detalles inocuos de su estilo de gestión de la oficina y su afición al fútbol, o un obituario de Saddam Hussein que se centrara en lo joven que era cuando se convirtió formalmente en presidente de Irak en 1979 y en su postre favorito en el palacio de Bagdad.

Rumsfeld ocupó diversos cargos en la administración Nixon durante el primer mandato de «Tricky Dick» (apodo de Nixon). Dejó la Casa Blanca en 1973 para convertirse en embajador de EE.UU. ante la OTAN, para regresar tras la dimisión de Nixon y convertirse en presidente de transición y luego Jefe de Gabinete de la Casa Blanca del presidente Ford. Fue Jefe de Gabinete hasta 1975, el año en que el último helicóptero estadounidense abandonó Vietnam. En octubre de ese año, se convirtió en Secretario de Defensa.

Para poner estos hechos aislados en perspectiva, recordemos que Richard Nixon se presentó con la absurda afirmación de que tenía un «plan secreto» para acabar con la guerra de Vietnam. De hecho, como explica detalladamente Christopher Hitchens en «The Trial of Henry Kissinger», Nixon y sus aliados conspiraron para sabotear las conversaciones de paz entre Estados Unidos y Vietnam del Norte y del Sur para garantizar que Nixon ganara las elecciones.

El «plan» de Nixon era, al menos en la práctica, perder poco a poco la guerra, pero sólo después de ampliarla bombardeando e invadiendo la neutral Camboya. Durante los años de Rumsfeld en las Casas Blancas de Nixon y Ford, y luego en la OTAN, el Imperio Americano estaba disparando, desmembrando y literalmente quemando vivos a un gran número de campesinos vietnamitas con el fin de preservar un régimen corrupto y salvajemente impopular alineado con Estados Unidos.

Durante esta época, se puede escuchar a Nixon en sus grabaciones de la Casa Blanca refiriéndose a Donald Rumsfeld como un «pequeño bastardo despiadado». Merece la pena tomarse un tiempo para pensar qué tipo de persona se ganaría ese tipo de admiración por parte de Nixon, un hombre que conspiró ilegalmente contra sus enemigos políticos internos y dirigió cifras genocidas de muertes en Vietnam, Laos y Camboya.

Para ser justos, Rumsfeld pasó el primer año, más o menos, de su período en la administración de Nixon ayudando a cerrar los programas de ayuda a los pobres de este país como jefe de la Oficina de Oportunidades Económicas. Sin embargo, en varios otros puestos, estuvo directamente involucrado con la maquinaria bélica imperial. Eso, por sí solo, podría haber sido suficiente para ganarse un duro castigo si las normas que Estados Unidos aplicó a los criminales de guerra capturados después de la Segunda Guerra Mundial se aplicaran alguna vez a los funcionarios estadounidenses.

 

El Secretario de Defensa Donald Rumsfeld responde a preguntas durante una entrevista en un panel el 6 de octubre de 1976. Robert D. Ward / Wikimedia Commons.

 

Pero la participación personal más importante de Rumsfeld en crímenes contra la humanidad ocurrió más tarde, durante su segunda actuación como Secretario de Defensa. Supervisó la invasión de Afganistán, dando inicio a la guerra más larga de la historia de Estados Unidos.

La justificación oficial fue que el gobierno talibán se negó a entregar a Osama Bin Laden a Estados Unidos tras los atentados terroristas del 11-S. Aplicado de forma coherente, el principio de que albergar terroristas es motivo suficiente para la guerra autorizaría a Cuba a bombardear Miami. También justificaría la escalada de un gran número de tensos enfrentamientos entre varias naciones de todo el mundo hasta llegar a una guerra total y al caos. Pero el propósito de ser un imperio implica jugar con reglas diferentes a las del resto del mundo.

Durante el segundo año de Rumsfeld como Secretario de Defensa de George W. Bush, cuando Bush, Rumsfeld, Cheney y el resto de la cúpula impulsaban la invasión de Irak, la justificación era aún más débil. Nos dijeron que Saddam Hussein podría hacer uso de «armas de destrucción masiva», o compartirlas con Al Qaeda en algún momento en el futuro. Así que era importante bombardear, invadir y ocupar todo el país para asegurarse de que eso no ocurriera nunca. Ya sabes, por si acaso. Imagina que el resto del mundo pudiera actuar según esa máxima.

 

El Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, se dirige al personal militar en la prisión de Abu Ghraib el 13 de mayo de 2004 en las afueras de Bagdad, Irak. Jim MacMillan-Pool / Getty Images.

 

En una infame columna de ese año en el National Review, Jonah Goldberg expuso la versión más descarnada de los argumentos a favor de invadir Irak, citando con aprobación un viejo discurso de su amigo Michael Ledeen: «Cada diez años más o menos, Estados Unidos tiene que coger algún pequeño país de mierda y lanzarlo contra la pared, sólo para mostrar al mundo que vamos en serio». En la misma época, en el New York Times, Thomas Friedman dijo que «estos países» y sus amigos «terroristas» estaban recibiendo un importante mensaje por la propia imprevisibilidad del belicismo de la Administración Bush: Sabemos lo que estáis cocinando en vuestras bañeras. «No sabemos exactamente lo que vamos a hacer al respecto, pero si creen que vamos a quedarnos sentados y recibir otra dosis de ustedes, se equivocan. Conozcan a Don Rumsfeld: está aún más loco que ustedes».

He aquí lo que la locura de Donald Rumsfeld supuso en la práctica para los ciudadanos de los «pequeños países de mierda» que Estados Unidos escogió y lanzó contra la pared durante los años en que Rumsfeld fue Secretario de Defensa de Bush: un estudio revisado por expertos y publicado en The Lancet, una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo, en 2006 -el año en que Rumsfeld dejó el cargo- estimó en 654.965 el «exceso de muertes» en Iraq desde la invasión en 2003. Eso es el 2,5% de la población total del país muerta como consecuencia de la violencia.

Esta cifra no tiene en cuenta, por supuesto, las crecientes espirales de caos y derramamiento de sangre que han seguido sacudiendo la región a lo largo de los dieciocho años transcurridos desde que la invasión de 2003 la desestabilizó. Una historia similar se ha desarrollado a menor escala en Afganistán, donde las tropas estadounidenses siguen estando presentes y las fiestas de matrimonio siguen siendo bombardeadas casi dos décadas después de que Rumsfeld y sus amigos consiguieran la invasión.

Y este recuento de cadáveres deja de lado la angustia de las familias de estos países que han perdido a sus seres queridos. Deja fuera a los millones de refugiados desplazados de sus hogares. Deja de lado el sufrimiento de las personas a las que se les volaron miembros o que tuvieron que cuidar a personas que lo hicieron.

Y deja de lado uno de los aspectos más desgarradores de la etapa de Rumsfeld en el cargo: su aceptación abierta, junto con la del presidente Bush, de lo que llamaron «técnicas de interrogatorio mejoradas», o lo que cualquier ser humano con una pizca de conciencia llamaría simplemente «tortura». Los sospechosos detenidos ilegalmente bajo la sospecha de estar implicados en el terrorismo (o incluso de participar en la resistencia contra las invasiones de sus países) fueron torturados bajo la mirada de Rumsfeld en Irak y Afganistán, en las notoriamente ilegales «instalaciones» de la Bahía de Guantánamo, y en otros lugares del mundo. Algunas de ellas se realizaron bajo los auspicios de la CIA. Pero gran parte cayó bajo el ámbito del departamento de defensa de Rumsfeld.

 

Spc. Charles Graner and Spc. Sabrina Harman with naked and hooded prisoners at Abu Ghraib prison in Iraq in 2003. The prisoners were forced to form a human pyramid. Wikimedia Commons.

 

En 2006, el abogado berlinés Wolfgang Kaleck presentó una denuncia penal formal contra Rumsfeld y varios otros funcionarios estadounidenses por su participación en la tortura. No hace falta decir que Rumsfeld nunca tuvo que ver el interior de una corte en Alemania ni en ningún otro lugar.

En ese sentido, y sólo en ese sentido, Donald Rumsfeld murió demasiado pronto.

 

Fuente: Jacobin Magazine. Traducido por DeFrente.

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario