De revolucionarios nicaragüenses a informantes de la Embajada de Estados Unidos: cómo Washington reclutó a ex sandinistas como Dora María Téllez y su partido MRS

Por Ben Norton, publicado en The Grayzone News (en inglés).

Una de las opositoras más destacadas al gobierno sandinista de Nicaragua apunta a su juventud revolucionaria para justificar su posición. Y mientras los medios internacionales la alaban constantemente, lo que no mencionan es que ella abandonó la política revolucionaria hace mucho tiempo y se ha convertido en una militante clave en la campaña de guerra no convencional del gobierno de Estados Unidos contra Nicaragua.

Cuando tenía solo 22 años, Dora María Téllez luchó como guerrillera en la Revolución Sandinista de Nicaragua, junto al actual presidente Daniel Ortega. Pero rompió con el sandinismo hace más de dos décadas y se ha ido desviando constantemente hacia el ala derecha respaldada por Estados Unidos.

Téllez es una figura clave en un grupo de exrevolucionarios, muchos de élite, de clase alta, que se unieron como una escisión de derecha del Frente Socialista Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en la década de 1990. Juntos, formaron un partido político centrista llamado Movimiento de Renovación Sandinista (Movimiento Renovador Sandinista, o MRS), negociando sus historias revolucionarias para promover una contrarrevolución neoliberal.

Bajo el liderazgo de Téllez y sus colegas, el MRS desarrolló una estrecha relación con la oligarquía derechista de Nicaragua. También colaboró ​​extensamente con el gobierno de los Estados Unidos, trabajando con miembros neoconservadores del Congreso y el lobby del cambio de régimen de Miami, todo mientras recaudaba fondos de organizaciones intervencionistas estadounidenses.

Cables clasificados del Departamento de Estado publicados por WikiLeaks y analizados por The Grayzone muestran que Téllez y otros líderes de su partido MRS se han reunido con frecuencia con la embajada de Estados Unidos y han servido como informantes durante años.

En reuniones periódicas con funcionarios estadounidenses, Téllez, Sergio Ramírez, Hugo Torres Jiménez, Víctor Hugo Tinoco y otras altas figuras del MRS proporcionaron inteligencia a Estados Unidos sobre el FSLN y la política interna de Nicaragua, en un intento por evitar que los sandinistas regresaran al poder. Luego ayudaron a Washington a intentar desestabilizar el gobierno del presidente Daniel Ortega después de que ganó las elecciones de 2006.

La embajada declaró claramente que “la posición del USG [gobierno de los Estados Unidos] [es] que el MRS es una opción viable y constructiva, con quien Estados Unidos mantendría buenas relaciones”.

La embajada agregó con aprobación, “si el MRS puede cambiar los votos del FSLN y obtener algunos de los votos indecisos, todavía es una opción viable y podría ser la clave para evitar que Ortega gane”.

Hoy, Téllez y su MRS están abiertamente aliados con la derecha, incluso cuando ella y sus seguidores explotan cínicamente su ex revolucionaria buena fe para dividir el apoyo de izquierda a los sandinistas y confundir a los observadores progresistas fuera del país.

El MRS jugó un papel clave en un violento intento de golpe de Estado en Nicaragua en 2018 , en el que fuerzas extremistas respaldadas por Estados Unidos paralizaron la nación levantando barricadas, llamadas tranques, mientras perseguían, torturaban y asesinaban a activistas sandinistas.

Con fondos provenientes de los recursos de la CIA dedicados a promover el cambio de régimen, los líderes del MRS ayudaron a organizar y liderar el fallido golpe de Estado. Y utilizaron sus posiciones influyentes en los medios de comunicación, el sector de las ONG y la academia, para diseñar cómo se difundió la operación violenta en el resto del mundo.

 

 

En términos de política panlatinoamericana, Dora María Téllez y el MRS también se convirtieron en un aliado confiable de la derecha de la región.

Cuando Washington y los oligarcas fundamentalistas cristianos patrocinaron un golpe militar de extrema derecha en Bolivia en 2019, el gobierno sandinista de Ortega se opuso y condenó firmemente el complot, apoyándose firmemente en el presidente electo de Bolivia, Evo Morales. Téllez, por otro lado, aplaudió el golpe, calificando a Morales como un aspirante a dictador y alegando que Bolivia era “mejor” con él derrocado.

Téllez declaró con júbilo que el golpe de Estado en Bolivia había “aterrorizado” al gobierno sandinista y expresó su esperanza de que los militares nicaragüenses se sintieran inspirados para lanzar su propio golpe. El líder del MRS elogió a la Organización de Estados Americanos (OEA) dominada por Estados Unidos y a su líder hiperintervencionista Luis Almagro, pidiéndole que expulse a Nicaragua .

Téllez dijo a AFP que el golpe de Bolivia dio un ejemplo positivo que podría asustar al gobierno sandinista. Luego realizó una entrevista con el medio de oposición Confidencial, financiado por el gobierno de Estados Unidos, titulada Dora María Téllez: ‘La [familia] Ortega-Murillo está desmoralizada por la salida de Evo Morales’.

“Después de la renuncia de Evo hay una enorme desesperación” en Nicaragua, se regocijó. “Están en una situación muy importante de nerviosismo y desesperación”.

Téllez expresó su esperanza de que el golpe de Estado en Bolivia envíe un mensaje a los líderes de las Fuerzas Armadas nicaragüenses para que lancen un golpe de Estado propio, afirmando que “hay una parte muy importante del cuerpo de oficiales que no es tan leal al sandinismo».

Téllez y su MRS han adoptado una posición aún más dura hacia Venezuela. Si bien la administración del presidente Ortega ha apoyado firmemente al gobierno chavista de izquierda de Venezuela contra numerosos intentos de golpe de Estado en Estados Unidos, Téllez ha demonizado implacablemente al gobierno electo del presidente Nicolás Maduro como una “dictadura”, pidiendo que también sea derrocado.

Téllez incluso expresó su apoyo al títere venezolano de Washington, Juan Guaidó, y al oligarca opositor de extrema derecha Leopoldo López , proclamando: “Caminamos juntos”.

Para 2020, Téllez y su partido MRS se habían movido tanto a la derecha que decidieron abandonar cualquier pretensión de fidelidad al sandinismo, quitando de su plataforma todas las referencias al movimiento sandinista y cambiando el nombre del Movimiento Renovador Sandinista a Unión Democrática. Renovadora (Unión de Renovación Democrática), o UNAMOS.

Mientras tanto, Téllez y sus colegas de UNAMOS han presionado públicamente al gobierno de Estados Unidos y a la Unión Europea para que se impongan sanciones más agresivas a su propio país, que ya han dañado la economía de la nación.

 

La ex presidenta de MRS, Ana Margarita Vigil, compañera de vida de Dora María Téllez (centro derecha, con gafas y suéter), se reúne con la congresista neoconservadora de Florida Ileana Ros-Lehtinen como parte de una campaña de cabildeo por el «cambio de régimen» en 2016.

 

En 2021, el gobierno de Nicaragua arrestó a una serie de líderes del MRS, incluidos Téllez, Hugo Torres Jiménez y Victor Hugo Tinoco. Una investigación de The Grayzone muestra que cada una de estas figuras ha sido informante de la embajada de Estados Unidos durante al menos 15 años, según cables del Departamento de Estado.

Nicaragua también ordenó el arresto del presidente fundador del MRS, Sergio Ramírez, quien durante décadas se ha desempeñado como informante del gobierno de Estados Unidos, hecho confirmado por los documentos clasificados (Ramírez vive en Costa Rica, por lo que no fue detenido).

Los detenidos fueron acusados ​​de “incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, solicitar intervenciones militares, conspirar con el financiamiento de potencias extranjeras para llevar a cabo actos de terrorismo y desestabilización” y “exigir, elogiar y aplaudir la imposición de sanciones al Estado de Nicaragua y sus ciudadanos”.

Estas figuras de la oposición fueron arrestadas en virtud de la ley nicaragüense 1055, que fue aprobada por la Asamblea Nacional democráticamente electa del país en diciembre de 2020. Bajo el título “Defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y la autodeterminación para la paz”, muchos países tienen una legislación similar a esta ley nicaragüense, que prohíbe a los ciudadanos conspirar golpistas, traicionar y conspirar con naciones extranjeras para atacar a su nación.

La detención de Téllez y los líderes del MRS provocó una ola de denuncias de gobiernos occidentales, medios corporativos e incluso de algunos activistas e intelectuales de izquierda que habían apoyado la Revolución Sandinista en la década de 1980 pero luego se volvieron contra ella.

Los críticos explotaron los arrestos para elaborar una narrativa distorsionada, acusando al gobierno sandinista del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo de haber abandonado sus raíces izquierdistas al arrestar a revolucionarios históricos.

Pero la realidad es todo lo contrario: participantes en el fallido intento de golpe como Téllez y su partido MRS rompieron con el sandinismo hace décadas y se convirtieron en leales aliados de la derecha y de Estados Unidos desde entonces.

Washington respondió al arresto de Nicaragua de dos docenas de líderes de la oposición golpistas patrocinados por el gobierno estadounidense imponiendo una nueva ronda de sanciones a la nación centroamericana y atacando la legitimidad de sus elecciones del 7 de noviembre . La administración del presidente Joseph Biden dejó en claro que se negaría a reconocer los resultados de la votación.

En una sesión extraordinaria de octubre de la Organización de los Estados Americanos (OEA) , convocada con el único propósito de condenar a Nicaragua, el gobierno sandinista se defendió de estas acusaciones al afirmar: “En nuestro país no hay un solo candidato detenido, ni uno; no se procesa a un solo inocente, ni a uno. Quienes están siendo sometidos a procesos legales son agentes extranjeros, claramente identificados dentro de las nóminas de gobiernos extranjeros, quienes, utilizando las estructuras de organizaciones privadas, recibieron millones de dólares para destruir, matar, quebrar la economía y subvertir el orden constitucional”.

Si bien los gobiernos occidentales y los medios de comunicación corporativos han condenado declaraciones como estas como propaganda, lo que dijo Nicaragua es de hecho correcto. Es un asunto de dominio público que los detenidos recibieron millones de dólares en fondos de Estados Unidos y estados europeos, y posteriormente utilizaron ese dinero para organizar un intento de golpe, violando numerosas leyes sobre agentes extranjeros, lavado de dinero y traición.

Además, las acusaciones realizadas por el sistema judicial nicaragüense, que sostiene que los líderes del MRS que arrestó habían conspirado con una potencia extranjera en un intento por derrocar a su gobierno, son confirmadas por numerosos cables clasificados del Departamento de Estado de Estados Unidos publicados por WikiLeaks.

 

 

Los cables del Departamento de Estado exponen a Dora María Téllez y a otros líderes del MRS como informantes del gobierno de Estados Unidos

El partido Movimiento Renovador Sandinista que Dora María Téllez ayudó a fundar ha contado con el apoyo del gobierno de Estados Unidos durante al menos 15 años.

En el período previo a las elecciones nacionales de Nicaragua de 2006, cuando Téllez se desempeñó como presidente del MRS, el partido eligió al ex alcalde de la capital, Managua, Herty Lewites, para que fuera su candidato presidencial. Lewites mostró poco compromiso con cualquier ideología política coherente, pero era carismático y tenía una base de apoyo.

Ese febrero, Lewites se reunió con el embajador de Estados Unidos para desayunar. El ex sandinista quería asegurarle a Washington que, si su partido ganaba las próximas elecciones de noviembre, mantendría estrechas relaciones con Estados Unidos, el mismo país que había apoyado a los escuadrones de la muerte de la extrema derecha Contra y librado una brutal guerra terrorista contra Nicaragua.

Lewites formó parte del movimiento sandinista, pero cuando el FSLN perdió el poder en 1990, inició una serie de alianzas con la derecha y se convirtió en empresario. Continuó creando un parque acuático y, nunca por modestia, lo nombró en su honor: Hertylandia.

Para cuando llegó el 2006, Lewites era un acérrimo rival del Frente Sandinista y explícitamente prefería que la derecha ganara sobre el regreso de Daniel Ortega al poder.

 

El candidato presidencial del MRS Herty Lewites (derecha) con el oligarca Carlos Fernando Chamorro (izquierda) en la propaganda mediática financiada por el gobierno de los Estados Unidos, programa «Esta Semana».

Un cable del Departamento de Estado titulado “Herty busca relaciones cordiales, constructivas y de cooperación con Estados Unidos” dejó en claro que el candidato presidencial del MRS estaba más que feliz de aliarse con Washington contra sus excompañeros en el FSLN.

“Lewites fue efusivo en su deseo de mantener relaciones cordiales, constructivas y cooperativas con Estados Unidos”, escribió contenta la embajada. Agregó que, “si es elegido, solicitará que una delegación estadounidense de alto nivel asista a su toma de posesión para demostrar que los dos gobiernos serán fuertes aliados”.

Lewites le dijo a Washington que aprobaba sus ataques contra Ortega e insistió en que “el embajador y otros funcionarios [deberían] continuar golpeando duro contra Ortega”.

El candidato del MRS no solo buscó estrechos vínculos con el país que en repetidas ocasiones había invadido y ocupado militarmente Nicaragua; también apoyó las políticas económicas neoliberales. El cable señaló felizmente que “Lewites fue inequívoco en su apoyo al CAFTA”, el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica impuesto a la región por la administración de George W. Bush.

Lewites aseguró al embajador que su visión ideal para un gobierno liderado por el MRS en Nicaragua sería neoliberal como un libro de texto, dirigido por “jóvenes tecnócratas”, con “recortes en la grasa del gobierno” y políticas pro-corporativas para atraer “inversión extranjera”. Prometió que su “gobierno de consenso” sería un “equilibrio” centrista entre la izquierda y la derecha.

El cable de la embajada reveló que casi todo el financiamiento para la campaña presidencial de Lewites provino de fuera de Nicaragua, principalmente de oligarcas adinerados y corporaciones en Panamá, Costa Rica, Guatemala y El Salvador.

También señaló que Lewites se había estado reuniendo con su colega candidato presidencial Eduardo Montealegre, un banquero multimillonario formado en Harvard, fanáticamente de derecha y notoriamente corrupto. Lewites y Montealegre esperaban unirse en una alianza antisandinista para evitar que Ortega volviera a ser presidente.

De hecho, Lewites había pedido públicamente esta cooperación con la derecha en una entrevista de 2005 en el programa de medios Esta Semana, financiado por el gobierno de Estados Unidos. El candidato del MRS admitió que le había pedido repetidamente a Montealegre que hiciera un “acuerdo público” con él para que pudieran impulsar reformas constitucionales que harían casi imposible que los sandinistas regresaran al poder.

 

El banquero multimillonario de derecha Eduardo Montealegre (derecha, en blanco) estrechando las manos con el candidato presidencial del MRS Edmundo Jarquín (centro, en rosa) y el político liberal Enrique Quiñónez (izquierda, en rojo), con materiales de campaña para Herty Lewites de fondo.

 

“Al comentar que no se enojará si Montealegre gana las elecciones porque sabe que Montealegre también conducirá a la nación hacia adelante, Lewites argumentó que los dos se necesitan el uno al otro”, escribió la embajada de Estados Unidos después de su reunión de febrero de 2006. “Él cree que entre los dos pueden ganar los 56 escaños de la Asamblea Nacional necesarios para las reformas constitucionales que tanto se necesitan. Lewites espera firmar algún tipo de compromiso preelectoral con Montealegre acordando trabajar juntos si alguno de ellos gana la presidencia ”.

El llamado de Lewites a un pacto con Montealegre fue muy hipócrita, porque el MRS había criticado sin cesar, y capitalizado, un acuerdo de corto plazo que el Frente Sandinista de Ortega había hecho con el expresidente liberal Arnoldo Aléman, conocido como el “pacto”, con el fin de Reescribir la ley electoral para permitir que los candidatos presidenciales ganen en la primera vuelta si tienen más del 35% de los votos.

Pero esta fue solo la primera instancia en un largo historial de que el partido MRS se alía abiertamente y apoya a Montealegre, uno de los oligarcas de derecha más infames de Nicaragua.

Lewites murió inesperadamente de un ataque al corazón en julio de 2006. Su vicepresidente, Edmundo Jarquín, se convirtió en el nuevo candidato presidencial del MRS en las elecciones de noviembre y finalmente obtuvo solo el 6% de los votos.

A partir de entonces, el MRS siguió dando bandazos más y más a la derecha. Y los líderes del partido colaboraron cada vez más estrechamente con el gobierno de Estados Unidos.

 

 

Un cable del Departamento de Estado de septiembre de 2006, titulado “ MRS: ‘Queremos derrocar a Ortega’ ”, es uno de los ejemplos más claros del apoyo del gobierno de Estados Unidos al partido Movimiento de Renovación Sandinista.

El documento revela que tras la muerte de Herty Lewites, su sobrino Israel Lewites, portavoz del partido MRS, se reunió con el polcouns (consejero político) de la embajada, y redobló su solicitud de apoyo a Washington.

“El MRS es la única opción viable para las elecciones de 2006”, insistió Israel Lewites. Desesperado por mantener el respaldo de Estados Unidos, “Lewites enfatizó que el MRS nunca volvería a un FSLN controlado por Ortega”.

A su vez, la embajada “Polcouns reiteró la posición del USG [gobierno de Estados Unidos] de que el MRS es una opción viable y constructiva, con quien Estados Unidos mantendría buenas relaciones”.

 

 

Israel Lewites “hizo un punto de mencionar a poloffs [el funcionario político] que había estudiado en los Estados Unidos (en la Universidad de Texas en Arlington) y cree en ‘el sueño americano’ y apoya el capitalismo responsable – ya que claramente lo benefició a él”, escribió feliz la embajada.

Sin embargo, el portavoz del MRS reconoció que el candidato presidencial del partido, Jarquín, estaba teniendo problemas para ganar terreno (El cable señaló, por ejemplo, que “Jarquin expresó su apoyo a la legalización de los abortos voluntarios, un procedimiento al que se opone una gran mayoría de nicaragüenses”).

Pero Washington todavía veía claramente al MRS como útil en su cruzada contra Ortega: “Aunque las encuestas actuales muestran a Jarquin en el tercer lugar, si el MRS puede cambiar los votos del FSLN y obtener algunos de los votos indecisos, sigue siendo una opción viable – y podría ser la clave para evitar que Ortega gane ”, esperaba la embajada.

 

 

El documento también reveló que el Instituto Republicano Internacional (IRI) del gobierno de los Estados Unidos, hermano de la Fundación Nacional para la Democracia (NED), había capacitado aproximadamente al 30% de los observadores electorales del partido MRS para las elecciones de 2006. (El IRI se ha utilizado para financiar golpes de estado y operaciones de cambio de régimen en América Latina y el mundo, dirigidas a líderes electos de izquierda como el presidente de Haití, Jean-Bertrand Aristide).

El Departamento de Estado evidentemente consideró muy valioso este cable sobre el MRS, porque lo remitió a la CIA, DIA, Consejo de Seguridad Nacional, secretario de Estado y embajada de Estados Unidos en Venezuela.

Pero este es solo uno de una docena de cables que muestran cómo Estados Unidos ha trabajado con los líderes del partido MRS de Nicaragua para desestabilizar al gobierno sandinista del presidente Ortega.

 

 

En noviembre de 2006, Dora María Téllez también se reunió con diplomáticos estadounidenses. Era la víspera de las elecciones y le preocupaba que el Frente Sandinista pudiera volver al poder.

Un cable clasificado del Departamento de Estado, titulado “Dora María Téllez preocupada por fraude, posible gobierno del FSLN”, revela que el exrevolucionario conspiraba con la embajada de Estados Unidos en Nicaragua para tratar de evitar que el Frente Sandinista regresara al poder en las elecciones de ese mes.

En ese momento, Téllez era presidente del Movimiento Renovador Sandinista y candidato a diputado en la Asamblea Nacional.

En su cita con los “Polcouns y Poloff” de la embajada de Estados Unidos, consejera política y oficial político, respectivamente, Téllez estuvo acompañada por Israel Lewites, el portavoz del MRS.

“Téllez a menudo ha sido crítico con las políticas de Estados Unidos, pero mostró una aparente apertura para discutir asuntos con las embajadas y buscar reuniones futuras”, escribió el Departamento de Estado después del compromiso, usando una abreviatura de “oficiales de la embajada”.

Agregó que Téllez “dijo a las emboffs que estaría interesada en fomentar el diálogo entre los miembros del MRS y Estados Unidos”.

“Téllez, quien dice que tiene un primo en Estados Unidos y un sobrino peleando en Irak, dijo que no tiene ningún problema con Estados Unidos, pero cree que los nicaragüenses a menudo manipulan a los estadounidenses para que hagan ‘el trabajo sucio’”, dijo el periódico. cable anotado.

En el encuentro, Téllez entregó inteligencia a la embajada de Estados Unidos sobre el funcionamiento interno de los partidos políticos nicaragüenses y acusó al Frente Sandinista de planear ganar las elecciones mediante un supuesto “fraude”.

 

 

Este cable del Departamento de Estado fue clasificado por el embajador de la administración de George W. Bush en Nicaragua, Paul A. Trivelli, quien ayudó a liderar una operación de intromisión a gran escala en un intento fallido de inclinar las elecciones de 2006 contra Daniel Ortega.

Trivelli amenazó con que Washington desestabilizaría a Nicaragua si ganaba Ortega. La embajada de Estados Unidos utilizó cientos de millones de dólares de USAID como palanca para sobornar a la gente para que votara en contra del FSLN, mientras presionaba fuertemente a los partidos antisandinistas para que se unieran contra Ortega.

A pesar de la campaña de intervención estadounidense, Ortega y el Frente Sandinista ganaron las elecciones de 2006, mientras que el candidato presidencial del MRS de Téllez, Edmundo Jarquín, apenas logró el 6 por ciento de los votos. (En las elecciones posteriores, la base de apoyo del MRS se redujo aún más).

Tras la victoria de Ortega, archivos publicados por WikiLeaks muestran cómo Téllez continuó su rol de informante de Washington, brindándole información sensible en un intento de desestabilizar al nuevo gobierno sandinista.

Otro cable del Departamento de Estado clasificado por el embajador Trivelli en enero de 2007 muestra que los líderes de Téllez y MRS se reunieron con la embajada para un “cóctel” que fue “relajado y cordial”.

 

 

Titulado ”MRS pierde el estatus de caucus pero continúa como el grupo de oposición más vocal“, el documento revela que Téllez se unió a la reunión con las embajadas estadounidenses (funcionarios de la embajada) por el fallido candidato presidencial del MRS Jarquín, el miembro de la Asamblea Nacional Enrique Saenz y los copartidarios. fundador Luis Carrion.

Es de destacar que la embajada de los Estados Unidos eligió reunirse con estos líderes de MRS en un evento de cóctel, destacando sus antecedentes de élite compartidos.

Carrión es hijo de un banquero adinerado de una familia poderosa, y Sáenz lleva mucho tiempo en el sector de las ONG extranjeras, trabajando para la Unión Europea y las Naciones Unidas.

Jarquín está casado con la oligarca ultra rica Claudia Chamorro Barrios (una hija de la presidenta de derecha apoyada por Estados Unidos Violeta Barrios de Chamorro ). Trabajó durante más de una década en el neoliberal Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington, DC después de que los sandinistas perdieran el poder en 1990.

El trasfondo de élite de estos líderes del MRS reflejaba claramente la base del partido, que en ese entonces y todavía hoy ha estado con nicaragüenses de clase media alta y alta, altamente educados, con fluidez en inglés, con oportunidades de viajar y trabajos lucrativos (remunerados). en dólares) en el complejo industrial sin fines de lucro, la academia y los medios de comunicación.

El Frente Sandinista, por su parte, siempre ha permanecido firmemente asociado con los nicaragüenses pobres y de clase trabajadora, con su base en barrios empobrecidos donde los residentes ni siquiera tenían caminos pavimentados en la era neoliberal 1990-2007, y en áreas rurales donde la gente no tenía luz ni agua potable.

De hecho, la oposición antisandinista es conocida por burlarse de los partidarios del FSLN con tropos clasistas, alegando que los militantes de la Juventud Sandinista no tienen educación y los degrada por no poder pronunciar correctamente las palabras en inglés.

En su amistoso cóctel de 2007 con la embajada de Estados Unidos, los líderes del MRS proporcionaron a los diplomáticos extranjeros información sensible sobre el funcionamiento interno de la política nicaragüense.

El documento de WikiLeaks muestra que Téllez proporcionó información de inteligencia de Washington sobre el comisionado de policía y el jefe de policía del país.

Sin embargo, estas dos reuniones no fueron de ninguna manera las únicas veces que representantes del partido MRS de Nicaragua se reunieron y conspiraron con el gobierno de los Estados Unidos. La acogedora relación continuó mucho más allá.

 

 

Un cable del gobierno de Estados Unidos de abril de 2007, titulado “ MRS centrado en la agenda legislativa, elecciones municipales ”, revela que los diputados de la Asamblea Nacional del partido, Enrique Sáenz y Hugo Torres, junto con el suplente de Torres, Víctor Hugo Tinoco, se habían reunido ese marzo con los representantes políticos de la embajada. oficial, así como analistas de la Oficina de Inteligencia e Investigación (INR), la agencia de inteligencia del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Los líderes del MRS dieron a los diplomáticos extranjeros información sobre el gobierno sandinista recién electo y los planes del MRS para socavarlo, lo que consideraron un “proyecto autoritario”.

Torres alimentó a los funcionarios del gobierno de Estados Unidos con inteligencia sobre el ejército nicaragüense, que esperaba podría usarse para socavar al presidente electo.

“Torres comentó que tiene esperanzas para el futuro de los militares”, escribió la embajada. “Omar Halleslevens, Jefe del Ejército de Nicaragua, y Torres fueron compañeros de escuela y Torres lo respeta. Él cree que Halleslevens podrá plantar cara a Ortega”.

Sáenz, el otro legislador del MRS, aseguró a la embajada “que los nicaragüenses reconocen la importancia de la relación con Estados Unidos”.

La colaboración de Torres con el gobierno de Estados Unidos continuó durante años. Otro cable del Departamento de Estado de julio de 2008 muestra a Torres proporcionando a Washington un análisis detallado del funcionamiento interno del gobierno sandinista.

En junio de 2021, Torres y Tinoco fueron arrestados acusados de conspirar y tomar fondos de potencias extranjeras para desestabilizar al gobierno, en violación de la Ley de Soberanía 1055.

Si bien Washington afirmó que los cargos no tenían fundamento y tenían motivaciones políticas, sus propios cables clasificados del Departamento de Estado, publicados por WikiLeaks, cuentan una historia totalmente diferente.

 

 

El líder fundador de MRS, Sergio Ramírez, se ha desempeñado como informante de la embajada de Estados Unidos durante décadas

La colaboración de Washington con los líderes del MRS llega hasta el presidente fundador del partido, Sergio Ramírez Mercado, quien de hecho se ha desempeñado como informante del gobierno de Estados Unidos durante décadas.

Ramírez había sido un miembro de élite de la intelectualidad de Nicaragua bajo la dictadura de Anastasio Somoza, respaldada por Estados Unidos. Aunque no jugó ningún papel en la lucha armada, apoyó la Revolución Sandinista, y como símbolo conciliador fue seleccionado como vicepresidente de Ortega desde 1985 hasta que los sandinistas perdieron el poder en 1990.

Como muchos otros nicaragüenses ricos que se habían unido al Frente Sandinista por oportunismo, Ramírez dio un giro a la derecha en la década de 1990. Él y Dora María Téllez, entre otros, crearon el MRS como una facción de derecha escindida del FSLN en 1995.

Ramírez lideró el partido hasta que Téllez asumió el cargo de 1998 a 2007. Se postuló como el primer candidato presidencial del MRS, en las elecciones de 1996, obteniendo apenas alrededor del 1% de los votos.

Aunque se desempeñó como líder del MRS durante apenas tres años, el partido estaba tan estrechamente asociado con Ramírez, y su importancia personal era tan notoria, que los nicaragüenses bromean diciendo que le puso su nombre: MRS es la inversión de sus iniciales, SRM.

Casi ningún nicaragüense de clase trabajadora promedio apoyó a Ramírez y su MRS. Sin embargo, tenía el oído del gobierno de EE. UU., Y los documentos internos publicados por WikiLeaks muestran que se ha desempeñado como informante del gobierno de Estados Unidos desde al menos 1978.

 

 

En enero de 2007, pocos días después de que el presidente Ortega regresara al poder, Ramírez se reunió con el embajador de Estados Unidos, Trivelli, para un tete-a-tete amistoso.

Un cable clasificado del Departamento de Estado titulado ”Exvicepresidente Sandinista Sergio Ramírez: Las recientes acciones de Ortega no auguran nada bueno para Nicaragua” muestra que Ramírez le proporcionó al embajador de Estados Unidos información valiosa sobre las elecciones de Ortega en el gabinete y la relación del presidente recién electo con el ejército y la policía.

“Ramírez elogió el enfoque del gobierno de los Estados Unidos [el gobierno de los Estados Unidos] hacia el presidente Ortega”, dice el documento con satisfacción.

El encuentro del líder del MRS con el embajador también aparentemente tenía como objetivo generar más presión financiera sobre Managua desde Washington. El informe relata que “Ramírez destacó el importante papel de los donantes internacionales, quienes deben responsabilizar a Ortega”. Hizo hincapié en la influencia que la ayuda económica de la Unión Europea a Nicaragua había ganado durante el período neoliberal y dijo que “la UE y varios países miembros deben vincular su asistencia a demandas políticas».

En la reunión, Ramírez hizo alarde de sus posturas de derecha, atacando al gobierno democráticamente electo del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y alegando que era un titiritero secreto que “manda” en Nicaragua.

En la misma línea, Ramírez demonizó a China, Irán y Cuba, dejando en claro sin lugar a dudas que estaba firmemente del lado de Estados Unidos.

El cable de la embajada agregaba encantado que, antes de las elecciones de 2006, Ramírez había pedido públicamente a los nicaragüenses que votaran por el candidato neoliberal Eduardo Montealegre, el corrupto banquero multimillonario de derecha. Fue solo un episodio en la larga relación entre la MRS y Montealegre.

 

 

En mayo de 2007, el embajador de Estados Unidos en Nicaragua organizó una cena destinada a unificar a la oposición, buscando derrotar al Frente Sandinista en las elecciones municipales de 2008. Trivelli invitó al banquero Montealegre, al ex candidato presidencial del MRS Edmundo Jarquín y a Sergio Ramírez, entre otros.

Un cable anteriormente clasificado revela los planes de Washington para elaborar ”La receta del éxito de la oposición: una alianza Montealegre-Jarquin-Rizo». El documento muestra que, en la “cena ofrecida por el Embajador, Montealegre y Jarquin deliberaron sobre la unidad opositora con cinco destacados analistas políticos y funcionarios de la Embajada nicaragüenses”.

Ramírez fue uno de esos cinco expertos influyentes. Cenó junto a PolCouns (consejero político) de la embajada de Estados Unidos y el subjefe de misión (DCM), así como figuras de los movimientos conservadores y liberales de Nicaragua.

Juntos, los líderes de la oposición antisandinista conspiraron descaradamente con el gobierno de Estados Unidos, tramando formas de debilitar y, en última instancia, derrocar a la administración democráticamente elegida del presidente Ortega.

En la cena, el veterano de MRS Jarquin se quejó a los diplomáticos estadounidenses de que Ortega tiene un “odio visceral por las economías de libre mercado y una aversión arraigada por Estados Unidos”.

Otro documento de WikiLeaks de 2008 recuerda un viaje que el director de asuntos centroamericanos del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Feeley, realizó a Nicaragua en marzo de ese año. Feeley se reunió con Ramírez , quien dijo que “apoyaba la política de participación general del gobierno de los Estados Unidos en Nicaragua”. (El cable también lamenta que “los socios democráticos de USAID advirtieron que una sociedad civil dividida y debilitada es incapaz de montar una oposición organizada a Ortega”).

 

 

Estas reuniones de 2007 y 2008 estuvieron lejos de ser la primera vez que Sergio Ramírez actuó como informante del gobierno de Estados Unidos. En octubre de 1978, en vísperas de la Revolución Sandinista, ya estaba alimentando información privilegiada a Washington.

Un cable del Departamento de Estado de ese año muestra que Ramírez se había reunido con la embajada de Estados Unidos y le había proporcionado inteligencia sobre la oposición anti-Somoza.

Ramírez fue “abierto y amistoso”, recordó la embajada. Enfatizó que estaba más que dispuesto a comprometerse con “elementos más moderados”.

“Planeamos continuar nuestro contacto directo con Ramírez”, decía el cable.

De hecho, el papel de Ramírez como informante del gobierno de Estados Unidos continuó desde allí. En agosto de 1979, apenas un mes después del triunfo de la Revolución Sandinista, Ramírez se reunió con el embajador de Estados Unidos, Lawrence Pezzullo, y le proporcionó inteligencia sobre el nuevo gobierno revolucionario de Nicaragua, con énfasis en sus debates internos de política exterior y estrategia educativa.

Ese noviembre, el supuesto revolucionario se reunió con el personal de la embajada y con el congresista de Florida Dante Fascell. Ramírez aseguró a Washington que el gobierno sandinista no amenazaría al sector privado y pidió impulsar las exportaciones a Estados Unidos.

Ramírez también se mostró más que feliz de tirar el movimiento de Fidel Castro debajo del autobús, insistiendo en que “Nicaragua no tiene intención de convertirse en una nueva Cuba y, de hecho, está un poco irradiada por esta falsa acusación”, recordó la embajada.

Estos documentos muestran claramente que Ramírez, el presidente fundador del partido MRS, nunca estuvo verdaderamente comprometido con la ideología socialista y antiimperialista del Frente Sandinista. En cambio, se unió de manera oportunista al movimiento sandinista cuando estaba en ascenso; y cuando perdió el poder, rápidamente lo abandonó.

En septiembre de 2021, Nicaragua ordenó el arresto de Ramírez , acusándolo de conspirar con gobiernos extranjeros para desestabilizar el país. El gobierno de Estados Unidos, agradecido por la inteligencia que le había proporcionado durante tanto tiempo, inmediatamente mostró su apoyo a Ramírez, al igual que España , el ex colonizador de Nicaragua.

Ramírez no enfrentó consecuencias por sus décadas de colaboración con la embajada de Estados Unidos, dado que vive en Costa Rica, un importante militante de Estados Unidos en la guerra híbrida contra Nicaragua. Pero el rico autor nicaragüense aprovechó los cargos en su contra para convertirse en un elemento habitual de los medios corporativos occidentales, apareciendo con frecuencia en los medios de comunicación de la CNN a la BBC para demonizar al gobierno sandinista de Nicaragua.

 

Los líderes del MRS presionan a los neoconservadores en Washington por más intromisión de Estados Unidos en Nicaragua

Si bien el Movimiento Renovador Sandinista nunca ha podido obtener más que un pequeño porcentaje de los votos en las elecciones nacionales, tiene una influencia significativa en el sector sin fines de lucro, la academia y los medios de comunicación, tanto dentro como fuera de Nicaragua.

Esto se debe en gran parte a que los líderes del MRS provienen en su gran mayoría de entornos ricos y privilegiados, y aunque no pueden conectarse con nicaragüenses pobres y de clase trabajadora, se sienten más cómodos codeándose con políticos, responsables de políticas de grupos de expertos y expertos en medios en el Norte Global.

Muchos líderes del MRS dirigen ONG y medios de comunicación financiados por el gobierno de los Estados Unidos, a través de la National Endowment for Democracy (NED) -«Fundación Nacional para la Democracia»- y/o la USAID -Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional-.

Un caso de estudio de estos líderes del MRS que son cultivados por instituciones de élite occidentales y convertidos en leales soldados de infantería neoliberales es Ana Margarita Vijil Gurdian, quien se desempeñó como presidenta del MRS desde 2012 a 2017.

Vijil, quien es la pareja sentimental desde hace mucho tiempo de Dora María Téllez, ha disfrutado de una vida de lujo en el jet set, mientras que la gran mayoría de los nicaragüenses ganan muy poco dinero y nunca pudieron permitirse el lujo de volar fuera del país.

Después de graduarse de la universidad privada más elitista de Nicaragua, la Universidad Centroamericana (UCA), Vijil se mudó a los Países Bajos, donde trabajó en La Haya y en la notoriamente corrupta Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que ha sido expuesta por múltiples denunciantes por srt esencialmente una herramienta utilizada por los gobiernos occidentales para atacar a naciones independientes como Siria.

Luego, Vijil recibió una Beca Fulbright del Departamento de Estado de los Estados Unidos, que utilizó para obtener una maestría en ciencias políticas en Arizona.

Después de completar sus estudios financiados por el gobierno de Estados Unidos en los Estados Unidos, Vijil regresó a Nicaragua para intentar ingresar a la política como una activista antisandinista incondicional. Pronto ascendió de rango para convertirse en presidenta de la MRS, el cargo que alguna vez ocupó su mentora y compañera de vida, Téllez.

En su calidad de presidenta de MRS, en 2016, Vigil regresó a los Estados Unidos para presionar por el apoyo de Washington al cambio de régimen en Nicaragua. Allí, Vigil se reunió con la congresista neoconservadora de Florida Ileana Ros-Lehtinen, exrepresentante de los elementos de la extrema derecha anticubana y antivenezuela en Miami.

 

La ex presidenta de MRS, Ana Margarita Vigil, compañera de vida de Dora María Téllez (centro derecha, con gafas y suéter), se reúne con la congresista neoconservadora de Florida Ileana Ros-Lehtinen como parte de una campaña de cabildeo por el «cambio de régimen» en 2016.

 

Junto a Vigil en la reunión con Ros-Lehtinen (de pie a su derecha en la foto) estaba la activista nicaragüense de derecha Violeta Granera, una conservadora empedernida y ex funcionaria del Banco Mundial que proviene de una familia poderosa que apoyó firmemente la dictadura de Anastasio Somoza.

Granera es una firme defensora del líder golpista de extrema derecha de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien supervisó el golpe militar contra el gobierno socialista democráticamente elegido de Bolivia en 2019, dirigido por extremistas fascistas.

En junio de 2021, el gobierno de Nicaragua detuvo a Téllez, Vigil y Granera, todos acusados ​​de conspirar con gobiernos extranjeros para desestabilizar el país.

Si bien los arrestos de líderes del MRS y otros prominentes golpistas fueron condenados enérgicamente por los gobiernos occidentales y los medios corporativos extranjeros, muchos nicaragüenses que sobrevivieron al sangriento intento de golpe de estado de 2018 que estos líderes de la oposición orquestaron, se sintieron aliviados.

Los familiares y amigos de las víctimas del golpe, cuyos seres queridos fueron atacados, torturados o incluso asesinados por los tranquistas respaldados por Estados Unidos, responsabilizaron a los detenidos.

Un guardia de seguridad de la oficina del alcalde en la ciudad de Masaya, llamado Reynaldo Urbina Cuadra, fue secuestrado y torturado brutalmente por extremistas antisandinistas durante el intento de golpe de Estado de 2018 patrocinado por Estados Unidos. Estaba tan malherido que estuvo a punto de morir y perdió el brazo izquierdo.

Urbina presentó una denuncia formal ante el estado acusando al fanático experto en medios de derecha Miguel Mora, del medio 100% Noticias , financiado por el gobierno de Estados Unidos, de ser responsable de incitar a la violencia contra él y sus colegas en la oficina del alcalde.

Mora fue detenido por el gobierno de Nicaragua en junio de 2021, en una medida ampliamente denunciada por las capitales occidentales.

 

Reynaldo Urbina Cuadra, un guardia de seguridad de la oficina del alcalde de Masaya que fue torturado por extremistas durante el intento de golpe de Estado de 2018 respaldado por Estados Unidos, lo que le hizo perder el brazo izquierdo.

 

En una entrevista con The Grayzone, Urbina elogió al gobierno de Nicaragua por arrestar a Mora. “Este es el comienzo de la justicia”, dijo. “Pero nada puede devolverme lo que esos terroristas me quitaron”.

Los comentarios de Urbina sobre el arresto por parte del gobierno sandinista de aproximadamente dos docenas de líderes de la oposición en 2021, todos los cuales estuvieron profundamente involucrados en el violento intento de golpe, a menudo se escuchan repetidos en las comunidades de clase trabajadora en Nicaragua.

Mientras que los gobiernos del Norte Global y los medios tradicionales explotaron los arrestos para retratar al presidente Ortega como autoritario, las detenciones fueron bastante populares en los barrios pobres y humildes, donde los nicaragüenses que sobrevivieron al terror de los tranques consideran que los líderes de la oposición son criminales golpistas que deberían haberlo hecho. estado tras las rejas mucho antes de 2021.

 

Los orígenes de MRS en las contradicciones de clase de la Revolución Sandinista

El papel clave del MRS en el sangriento intento de golpe de 2018 en Nicaragua hizo que la alianza flagrante del partido con la derecha nicaragüense fuera completamente innegable.

Pero aunque el MRS se había presentado anteriormente como un partido socialdemócrata de centro izquierda, sus raíces históricas siempre estuvieron en la derecha política.

Los críticos autoproclamados de “izquierda” del Frente Sandinista y del presidente Ortega, muchos de los cuales viven fuera de Nicaragua y no han seguido de cerca su política interna desde que comenzó la era neoliberal en 1990, a menudo señalan el pasado revolucionario de algunos líderes mayores del MRS para intentar representar al partido como el verdadero portador de la antorcha del sandinismo.

Pero este pasado revolucionario ha sido contradicho directamente por décadas de actividades manifiestas de derecha.

En la superficie, la historia de Dora María Téllez en particular parece convincente. En agosto de 1978, cuando apenas tenía 22 años, Téllez se desempeñó como tercera al mando de una importante operación en la que el Frente Sandinista tomó el Palacio Nacional en la capital Managua, lo que le valió el nombre de guerra “Comandante Dos” (Comandante Dos).

Pero cómo Téllez pasó de ser un joven revolucionario a convertirse en un informante de la embajada de Estados Unidos aliado con la derecha golpista es un proceso que refleja las contradicciones políticas presentes en la Revolución Sandinista desde sus inicios.

En julio de 1979, después de años de lucha, los revolucionarios sandinistas derrocaron la dictadura respaldada por Estados Unidos del general Anastasio Somoza, cuya dinastía familiar había gobernado el país durante décadas.

Pero de alguna manera, derrocar a Somoza fue más fácil que gobernar. Cuando gobernaba el país con mano de hierro, era fácil unir fuerzas de oposición contra Somoza, de una amplia gama de intereses de clase.

La Revolución Sandinista contó con un amplio apoyo de varias clases, no solo de los nicaragüenses pobres y de clase trabajadora. Secciones importantes de la clase media e incluso parte de la clase alta habían perdido la fe en la dictadura de Somoza.

Somoza había seguido políticas económicas retrógradas que servían a los intereses de clase de las élites ricas, pero su régimen se volvió cada vez más decadente, corrupto e incompetente, y pensó que la solución a todos los problemas era más violencia y represión. Era solo cuestión de tiempo hasta que hubiera una explosión social.

La mayoría de los fundadores y líderes del MRS pertenecían a la cómoda clase media-alta de nicaragüenses que se oponían a Somoza e inicialmente apoyaron la revolución.

Muchos también eran bastante jóvenes. Téllez era estudiante de medicina cuando se unió al Frente Sandinista como activista, y en el momento del triunfo de la revolución tenía apenas 23 años.

Téllez trabajó con el Frente Sandinista durante solo 15 años, antes de convertirse luego en uno de sus oponentes más acérrimos, pasando los últimos 27 años organizándose en su contra. De modo que su tiempo como militante sandinista es superado en gran medida por su tiempo como informante de la embajada de Estados Unidos y aliada de la derecha nicaragüense.

 

 

Dora María Téllez (con boina negra) en León, Nicaragua en 1979.

 

Derrocar a un dictador impopular no es tan difícil como gobernar un país atacado por la hegemonía mundial. Y las contradicciones políticas internas surgieron rápidamente en la década de 1980.

La oligarca de derecha Violeta Barrios de Chamorro, que representaba a los elementos de la clase alta que se habían opuesto a Somoza, se volvió rápidamente contra la Revolución Sandinista a principios de 1980.

Luego, el gobierno de Estados Unidos lanzó una guerra terrorista contra Nicaragua, con la CIA invirtiendo millones de dólares en armar y entrenar escuadrones de la muerte de extrema derecha, conocidos como los Contras, que masacraban a civiles; asesinó a dirigentes, jueces, policías y funcionarios del Estado sandinistas; e incendió hospitales, escuelas y edificios gubernamentales.

Washington también impuso un bloqueo devastador, e internacionalmente ilegal, que paralizó la economía de la empobrecida nación centroamericana. El objetivo de Estados Unidos era aterrorizar a la población nicaragüense para que se sometiera, derrocar a los sandinistas e instalar un régimen neoliberal dócil.

Frente a un ataque tan implacable librado por el imperio más poderoso de la Tierra, el gobierno sandinista de Nicaragua perdió el apoyo de la clase media que una vez había apoyado el levantamiento contra Somoza.

Washington reclutó a las élites ricas de Nicaragua y a la clase media desencantada, y finalmente logró quebrar a los sandinistas. El FSLN ganó las elecciones de 1984 de manera aplastante, pero al final de la década, muchos nicaragüenses habían sido mordidos por la guerra y la depresión económica lideradas por Estados Unidos.

En 1990, los sandinistas perdieron el voto frente a Violeta Chamorro, la oligarca de derecha de una de las familias más poderosas de Nicaragua, cuya campaña presidencial había sido creada, asesorada y financiada con millones de dólares por el gobierno de Estados Unidos.

Esto significó que el Frente Sandinista pasó de ser el partido de gobierno a la oposición política. Y pronto empezaron a surgir grietas.

 

Los fundadores del MRS lideran la escisión de la derecha del Frente Sandinista

En la década de 1990, los revolucionarios vieron cómo los movimientos de izquierda de todo el mundo eran derrocados, con golpes de estado en la ex Unión Soviética y las posteriores “revoluciones de color” neoliberales respaldadas por Estados Unidos en sus antiguas repúblicas.

Dado el contexto nacional e internacional de la contrarrevolución, el Frente Sandinista se vio afectado por una serie de serios debates internos.

Surgieron dos facciones principales en el FSLN: por un lado estaba la facción de izquierda leal a la revolución, llamados principistas , que consistía más en activistas de la clase trabajadora que estaban cerca de los sindicatos, buscaban un enfoque de confrontación contra el neoliberal estadounidense. -apoyó al gobierno del presidente Chamorro, y mantuvo su compromiso con el socialismo y el antiimperialismo, a pesar del fin de la Guerra Fría. Los principistas estaban encabezados por Daniel Ortega.

Del otro lado estaba la facción de derecha, los renovadores . Buscaban el diálogo con los demás partidos políticos neoliberales y una estrategia más conciliadora con Chamorro, y querían convertir al Frente Sandinista en un partido socialdemócrata moderado, inspirado en el centro-izquierda europeo.

Los renovadores estaban encabezados por Sergio Ramírez, con otros miembros destacados como Dora María Téllez y Luis Carrión Cruz. Demonizaron a los principistas revolucionarios dirigidos por Ortega como “arcaicos”, “obsoletos”, marxista-leninistas .

En una reunión del “Congreso Extraordinario” en 1994, el FSLN realizó una votación interna y los renovadores fueron derrotados. Así que algunos de sus principales seguidores abandonaron el partido en protesta, entre ellos el poeta Ernesto Cardenal y la escritora Gioconda Belli.

Estos miembros de la facción de la derecha de la parte delantera posteriormente publicaron una carta abierta titulada “Por un sandinismo que vuelve a las mayorías” ( “ Por un Sandinismo Que Vuelva a las Mayorías “).

Esta carta se convertiría esencialmente en el documento fundacional del MRS, y fue firmada por todas las grandes figuras de lo que pronto sería el nuevo partido, representando un Quién es Quién de los líderes de la oposición antisandinista:

– Dora María Téllez

– Sergio Ramírez Mercado, un autor adinerado

– Luis Carrión Cruz, un rico activista de una familia de banqueros oligárquicos

– Carlos Fernando Chamorro, un magnate de los medios de la dinastía más poderosa de Nicaragua, que dirige importantes medios de comunicación antisandinistas con fondos del gobierno de Estados Unidos.

– Xavier Chamorro Cardenal, otro oligarca mediático que dirigía el periódico antisandinista El Nuevo Diario.

– Claudia Chamorro Barrios, un miembro más de la dinastía Chamorro.

– Carlos Mejía Godoy, destacado músico.

– Ernesto Cardenal, sacerdote católico y poeta reconocido.

– Gioconda Belli, novelista de una rica familia nicaragüense que anteriormente trabajó como ejecutiva de Pepsi-Cola.

– Oscar René Vargas, académico que pidió una invasión militar estadounidense y un sangriento golpe en Nicaragua.

– Sofía Montenegro, una feminista liberal que dirige ONGs financiadas por el gobierno de Estados Unidos.

 

Cabe señalar que casi todas estas figuras provenían de familias adineradas, y muchas se educaron en los Estados Unidos y hablaban inglés.

Representaban a las facciones de la clase alta, media-alta y burguesa que habían apoyado al sandinismo en la década de 1980, muchas de las cuales habían disfrutado de cómodas posiciones gubernamentales como ministros o asesores, pero que se volvieron contra el movimiento cuando perdió el poder en la década de 1990.

Estas élites nicaragüenses habían trabajado felizmente en el gobierno cuando tuvieron la oportunidad de saborear el poder, pero cuando el FSLN ingresó a la oposición y tuvieron que hacer el arduo trabajo de organizarse con la gente de la clase trabajadora, la mayoría se fue del país hacia el Norte Global, y rápidamente se desviaron hacia la derecha.

En 1995, más figuras de la facción renovada dimitieron del FSLN y formaron oficialmente un partido aparte: el Movimiento Renovador Sandinista (Movimiento Renovador Sandinista, o MRS).

En ese momento, era obvio que el MRS era una división de derecha del frente. Esto se refleja claramente en el documento fundacional del partido, “Por un sandinismo que vuelve a las mayorías”.

En la carta abierta, los líderes del MRS omitieron intencionalmente cualquier referencia al socialismo o al antiimperialismo. No se menciona ninguna palabra. En cambio, el documento solo expresa oposición al “neoliberalismo”.

Además, la carta fundacional del MRS dejó en claro que los líderes del nuevo partido querían reconciliarse con el imperialismo estadounidense, declarando explícitamente: “Nuestras relaciones con Estados Unidos deben ser de respeto mutuo”.

Para comprender las divisiones ideológicas y la historia que finalmente llevaron a la división, The Grayzone entrevistó al destacado líder del FSLN Carlos Fonseca Terán, hijo del fundador del frente y miembro destacado de la izquierda revolucionaria del partido.

Fonseca Terán explicó que los numerosos debates que se desarrollaban dentro del Frente Sandinista cuando ingresó a la oposición en la década de 1990 se reducían a cuatro cuestiones fundamentales:

1. Socialismo

– los renovadores, que se convirtieron en la MRS, querían sacar al socialismo de la misión del FSLN,

– los principistas, liderados por Ortega, estaban comprometidos con el socialismo,

2. Lucha popular

– los renovadores estaban en contra de todas y cada una de las formas de violencia de la clase trabajadora, incluidos los campesinos que intentaban defender sus tierras de las tomas violentas de los terratenientes y empresas o los trabajadores que participaban en la lucha militante contra las corporaciones,

– los principistas no quisieron volver a la lucha armada, pero sí apoyaron el derecho de los trabajadores nicaragüenses a defenderse,

3. Antiimperialismo

– Los renovadores querían abandonar el antiimperialismo y buscar buenas relaciones con Estados Unidos,

– los principistas estaban firmemente comprometidos con el antiimperialismo sobre todo.

4. Carácter de vanguardia

– Los renovadores consideraban anticuado el modelo de vanguardia y querían emular a los partidos socialdemócratas europeos.

– Los principistas siguieron viendo al FSLN como el partido de vanguardia que lideraría a la clase obrera en su lucha contra el capitalismo y el imperialismo.

“Con el paso del tiempo, el carácter derechista de la MRS se hizo más evidente. No se puede negar ”, reflexiona Fonseca Terán. “Pero desde el principio fueron de derecha”.

“Siempre fueron reformistas”, agregó. “Y a ellos nunca les importó el antiimperialismo”.

Fonseca Terán dijo que las críticas del MRS a las políticas económicas del gobierno sandinista son especialmente hipócritas, dado que el partido ha mostrado repetidamente su apoyo a las reformas neoliberales durante muchos años.

“La única forma de que nuestro programa económico sea más de izquierda sería comenzar a expropiar propiedades”, argumentó Fonseca, refiriéndose al actual gobierno liderado por el FSLN.

 

La presidenta del partido MRS Dora María Téllez (izquierda, en naranja) con el banquero multimillonario de derecha Eduardo Montealegre (centro, en blanco) y el candidato presidencial del MRS Edmundo Jarquín (derecha, en rosa).

 

MRS forma alianzas con las élites de derecha de Nicaragua

La creación del MRS como una ruptura socialdemócrata de derecha con el Frente Sandinista reflejó divisiones similares que ocurrieron dentro de los partidos socialistas revolucionarios en todo el mundo en ese momento.

Dadas sus posiciones de clase elitista y su conocimiento del inglés, los líderes del MRS rápidamente se infiltraron en los medios de comunicación, las ONG y la academia, tomando el control de estos sectores y convirtiéndolos en puestos de avanzada antisandinistas. También utilizaron a sus amigos en el extranjero para intentar volver a la izquierda internacional contra el FSLN.

Después de que se separó del FSLN, el MRS luchó por encontrar apoyo popular en casa. En las elecciones presidenciales de 1996, el candidato del partido, Sergio Ramírez, obtuvo solo el 1% de los votos (frente al 38% de Ortega del FSLN).

Habiendo sido completamente derrotado y avergonzado, el MRS hizo su primera y única segunda conjetura, decidiendo formar una breve alianza con el Frente Sandinista para las elecciones de 2001. Pero cuando perdieron ese voto, el MRS se volvió de una vez por todas contra el FSLN y emprendió su largo camino hacia la derecha.

En 2006, el candidato presidencial del MRS, Edmundo Jarquín, ganó apenas un 6%, frente a Ortega, que ganó las elecciones con un 38%.

Este año vio el inicio de la alianza del MRS con el notorio oligarca nicaragüense Eduardo Montealegre, del derechista Partido Liberal Independiente (PLI).

Un banquero multimillonario, Montealegre es famoso en Nicaragua por su corrupción, estrechamente vinculada a un escándalo masivo de bonos de deuda.

“El término conservador ya no funciona en Nicaragua. Cualquiera que use la palabra pierde apoyo. Así que todos los de derecha se llaman a sí mismos liberales ”, explicó Fonseca Terán en su entrevista con The Grayzone. “Pero Montealegre ni siquiera es liberal; es un conservador, un aliado del gran capital”.

 

Dora María Téllez y líderes del MRS apoyan al político de derecha y multimillonario Eduardo Montealegre.

 

El cable del Departamento de Estado de 2006 que relata la reunión de la embajada de Estados Unidos con Dora María Téllez señaló que el entonces candidato presidencial del MRS, Edmundo Jarquin, se había estado reuniendo en secreto con Montealegre tras bambalinas y “renovó su acuerdo previo de no atacarse unos a otros”. La embajada de Estados Unidos señaló que “los anuncios de MRS que criticaban a Montealegre han desaparecido”.

Por su parte, Montealegre también fue informante de la embajada de Estados Unidos. Un cable del Departamento de Estado de 2007 publicado por WikiLeaks revela que se reunió con el embajador de Washington Trivelli en enero de ese año para proporcionar información confidencial.

Cuando el MRS y el PLI de Montealegre perdieron las elecciones de 2006 y los sandinistas regresaron al poder, el MRS comenzó a colaborar abiertamente con el banquero plutocrático.

En 2008, Montealegre se postuló para la alcaldía de la capital, Managua, y el MRS apoyó públicamente su campaña de derecha contra el candidato del FSLN Alexis Argüello, un legendario boxeador nicaragüense, quien finalmente ganó las elecciones.

La propia Téllez respaldó a Montealegre, mientras que de manera característica se inclinaba hacia un pretzel ideológico alegando que ella y su partido no lo apoyaban.

“El MRS está llamando a votar por Eduardo Montealegre, no lo estamos apoyando debajo de la mesa”, insistió Téllez.

Para justificar su innegable alianza con la derecha, el también líder del MRS Edmundo Jarquín argumentó: “Este no es un conflicto entre derecha e izquierda; está entre la dictadura y la democracia ”.

 

Dora María Téllez y líderes del MRS apoyan al político de derecha y multimillonario Eduardo Montealegre.

 

La deriva hacia la derecha se convirtió en una sacudida desde allí, y para la década de 2010, el MRS había abandonado por completo su supuesto compromiso con la izquierda y se había convertido en un partido de derecha.

En 2015, el MRS firmó una vez más un convenio con el derechista Partido Liberal Independiente (PLI), con la esperanza de derrotar al FSLN en las elecciones de 2016 como parte de una efímera Coalición Nacional para la Democracia (Coalición Nacional por la Democracia).

Cuando el gobierno de Nicaragua aprobó los planes para que una empresa china construyera un canal interoceánico que pudiera desafiar el monopolio del Canal de Panamá dominado por Estados Unidos, el MRS ayudó a organizar la oposición contra el proyecto. Téllez y otros líderes del MRS explotaron los puntos de conversación ambientalistas liberales para impulsar la agenda geopolítica de Washington, que desesperadamente, pero con éxito, buscó detener la construcción.

Un ejemplo flagrante del carácter derechista del MRS llegó en 2016, cuando el partido publicó un meme en su página de Facebook (donde apenas tiene seguidores) animando la reciente muerte del líder revolucionario cubano Fidel Castro, así como la de 2013. desaparición del presidente socialista de Venezuela, Hugo Chávez.

“Llega la hora de todos los cerdos, el siguiente es Daniel Ortega”, escribió la MRS. “En el infierno pagará todo lo que le debe a la gente”.

 

 

La presidenta del MRS, Ana Margarita Vijil, socia de Téllez, escribió un artículo de opinión en 2017, titulado “El MRS y la empresa privada”, que demostró el completo descenso del partido al neoliberalismo.

Publicado en el periódico de derecha La Prensa, financiado por el gobierno de Estados Unidos, que es propiedad de la dinastía oligárquica Chamorro, la retórica de Vigil en el artículo sonaba totalmente indistinguible de la de un funcionario del Banco Mundial.

“Creemos en el diálogo permanente y la alianza entre el sector público y privado”, escribió Vijil.

Dando la bienvenida a las “grandes empresas” en Nicaragua, al tiempo que apoyaba de boquilla a las “pequeñas empresas”, Vigil declaró: “Damos la bienvenida a la inversión extranjera”, con el fin de “inyectar flujo de capital al país”.

Cuando comenzó el violento intento de golpe respaldado por Estados Unidos en 2018, el MRS desempeñó un papel crucial. El MRS tomó la delantera en la gestión de la Unidad Nacional Azul y Blanco, una alianza de oposición neoliberal que apoyó firmemente el golpe de estado, con el respaldo de Washington.

Pero cuando el golpe falló, el MRS enfrentó una crisis y decidió cambiar de marca.

 

MRS cambia de marca y elimina cualquier referencia al sandinismo

El MRS una vez afirmó absurdamente ser el verdadero representante del sandinismo, pero abandonó esa cínica estrategia de marketing en 2020.

Ese año, el MRS realizó una votación interna y decidió rebautizarse como Unión Democrática Renovadora, o UNAMOS para abreviar.

Al cambiar de marca, el MRS se despojó de su máscara de sandinismo de una vez por todas. En una entrevista con Nicaragua Investiga , un medio de comunicación de derecha financiado por el gobierno de Estados Unidos, Dora María Téllez admitió que MRS / UNAMOS, el partido que ella ayudó a fundar, era un partido de gran carpa sin una ideología coherente real.

“Tenemos gente que viene del liberalismo, del sandinismo, del conservadurismo, gente que no ha estado en ningún partido político”, dijo Téllez.

Si bien los partidarios del MRS fuera de Nicaragua habían pasado décadas describiendo al grupo como una supuesta alternativa “izquierdista” al Frente Sandinista, Téllez y sus aliados admitieron que no tenían una lealtad real al sandinismo y que ya ni siquiera pretendían ser un partido de izquierda. .

El MRS había utilizado durante mucho tiempo temas socialmente liberales como los derechos LGBT y el apoyo al aborto para atraer a los izquierdistas fuera de Nicaragua, pero el partido no tiene nada de socialista.

De hecho, para los patrocinadores extranjeros del MRS, la desviación hacia la derecha del grupo durante décadas era completamente predecible. Los reformistas renovadores centristas que se separaron del FSLN en 1995 y formaron el MRS nunca fueron muy dedicados ideológicamente en primer lugar.

Un cable del gobierno estadounidense de 1978 publicado por WikiLeaks muestra cómo el ex militante sandinista Hugo Torres Jiménez, quien se convirtió en vicepresidente del MRS, nunca abrazó una ideología izquierdista coherente.

El documento también revela que el periodista estadounidense Tad Szulc, quien era reportero del New York Times y del Washington Post, había sido un informante del Departamento de Estado.

En vísperas de la revolución, Szulc se reunió con los máximos dirigentes del Frente Sandinista – cofundador Tómas Borge, Edén Pastora (Comandante Cero), Hugo Torres (Comandante Uno) y Dora Maria Téllez (Comandante Dos) – para una larga entrevista . Szulc luego relató su reunión en detalle al gobierno de Estados Unidos, para que pudiera usar la inteligencia para socavar al FSLN.

Szulc dijo a la embajada de Estados Unidos que Borge era “un marxista ideológico militante” y era el más comprometido ideológicamente de todos los líderes. Señaló que “Borge parecía tener una idea más clara de hacia dónde se dirigía y cómo llegar allí que [Comandantes] Zero [Pastora] o Uno [Torres]”.

“Hubo una clara división entre los rescatadores (liderados por Zero [Pastora] y Uno [Torres] y los rescatados (liderados por Borge)”, explicó Szulc a la embajada de Estados Unidos. “El grupo Borge es supuestamente intransigente en su determinación de incautar poder en Nicaragua sin ayuda burguesa, mientras que Zero y Uno están más inclinados a la flexibilidad en las tácticas ”.

Es decir, Torres formó parte de la facción derechista menos ideológicamente socialista y más oportunista incluso antes del triunfo de la revolución, y siempre estuvo dispuesto a hacer un trato con los oligarcas capitalistas de Nicaragua.

Por otro lado, Borge, uno de los líderes originales del FSLN, que se mantuvo fiel al partido y al presidente Ortega hasta su muerte en 2012, siempre había sido el más comprometido ideológicamente.

Cuando Torres fue arrestado en junio de 2021, su detención fue citada por supuestos críticos de “izquierda” como una señal de que Ortega supuestamente había traicionado la revolución. Pero la realidad es que Torres y sus aliados del MRS siempre habían estado dispuestos a comprometerse con Estados Unidos y formar alianzas con las élites oligárquicas conservadoras de Nicaragua.

La realidad es que hay una larga historia de autodenominados “izquierdistas” en Nicaragua que se alían con la derecha y el imperialismo estadounidense contra el Frente Sandinista revolucionario.

En las elecciones de 1990 que ganó la oligarca dinástica Violeta Chamorro gracias a una campaña organizada y financiada por el gobierno de los Estados Unidos, la CIA la ayudó a establecer una Unión Nacional de Oposición (Unión Nacional Opositora, o UNO) que estaba formada por más de una docena de pequeños partidos políticos.

Dos de los miembros de esta alianza antisandinista de la ONU creada por Estados Unidos, que trabajaba junto a partidos de derecha de línea dura, eran el Partido Comunista de Nicaragua y el Partido Socialista Nicaragüense.

Ambos grupos eran pequeños y básicamente irrelevantes, dirigidos por académicos oscuros e intelectuales poco conocidos. Pero fue un ejemplo temprano de la llamada “oposición de izquierda” a que los sandinistas formen alianzas con Washington y las fuerzas más rabiosamente conservadoras y neoliberales del país.

La historia de Nicaragua está repleta de ejemplos de autodenominados “izquierdistas” que socavan a los sandinistas y se unen al gobierno de Estados Unidos y la oligarquía de derecha. La MRS / UNAMOS y líderes como Dora María Téllez, Sergio Ramírez Mercado, Hugo Torres Jiménez y Víctor Hugo Tinoco son quizás los casos de estudio más destacados, pero están lejos de ser los únicos.

 

Por: Ben Norton. Fuente: The Grayzone News (en inglés).

 


 

Relacionado: El apoyo del Movimiento Renovador Sandinista (rebautizado como «Unamos»), al Golpe de Estado en Bolivia:

 

«La OEA tiene obligación de actuar respecto al fraude electoral de Bolivia y las amenazas a la democracia en la región. Víctor Hugo Tinoco, dirigente del MRS, a canal 10.»

 


 

Relacionado:

El apoyo de la oposición nicaragüense al Golpe de Estado en Bolivia: Las alianzas del MRS – UNAMOS con el Gobierno de EEUU y las derechas latinoamericanas

«Del terrorismo considerado como el arte de manifestar». Reportaje de Alex Anfruns en «Investig’Action» sobre la violencia opositora al gobierno Sandinista en Nicaragua

«Cómo USAID, fachada de la CIA, creó el aparato mediático anti-sandinista en Nicaragua». Reportaje de Benjamin Norton de Grayzone sobre el injerencismo de Estados Unidos

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario