Critica de Cine Social y Político. «La Dictadura Perfecta»

Por Paulo Campos Ellwanger

La Dictadura Perfecta
2014
México (143 min.)

“La mejor dictadura, es la que se disfraza de democracia”

Y ojo, que con dictadura no solo hablamos de los sistemas de gobierno, hablamos del ejercicio del poder y el poder puede ser ejercido desde distintas esferas.

“La dictadura perfecta” nos presenta una historia real, pero con bastantes licencias narrativas, de un México no muy lejano. De ese México del 2014 y que tuvo una administración bastante similar a varios procesos políticos latinoamericanos. A modo de sátira, se nos va develando la intrincada (y conveniente) relación entre el mundo de la política y los medios de comunicación con una historia que, en un inicio se vislumbraba como una hilarante comedia de enredos, sin embargo, cuando caemos en cuenta que detrás de ella se oculta una realidad no muy distinta a lo que podríamos estar viviendo en nuestros países, no podemos evitar sentir cierta congoja.

Se podría decir que “La dictadura perfecta” es la culminación de una serie de 4 películas con las cuales Luis Estrada, el director, nos ha ido presentando la forma en la que el PRI (Partido Revolucionario Institucional) ha administrado México. Primero fue “La Ley de Herodes” (1999), donde evidencia de manera muy crítica la corrupción al interior del PRI. Luego con “Un mundo maravillosos” del 2006 nos muestra de que manera el gobierno de México ha manipulado a la opinión pública. Con “El Infierno (2010), vemos la manera en que la Narco política se apodera de las estructuras de poder, para coronar todo con La Dictadura Perfecta

Quizá, para el resto de Latinoamérica, pueda parecer un escenario un tanto lejano, pero la verdad es que no por nada mencionaron a los 33 mineros por lo que no necesariamente estamos libres de practicas como estas.

El colorido lenguaje mexicano, es otro de los notables aditivos que tiene esta cinta. Su marcado localismo muestra que evidentemente la cinta no pretendía atravesar las fronteras, como realmente sucedió, si no que buscaba, al igual que los otros filmes del director, ser un factor de denuncia potente y que avivase a las masas lo cual, a pesar de su éxito, no logró.

La música, extra diegética, acompaña de muy buena manera el desarrollo de los actos, y pone en contexto desde el principio que estamos ante una sátira, mientras que la fotografía y puesta en escena, al estilo noticiero aporta un toque de brillo particular, que la hace muy digerible, a pesar de que el guion a veces pierde la consistencia.

Mi nota 5/10.

Ahora, quisiera invitarlos a que sean ustedes quienes elijan la próxima película a analizar. Así que les espero en los comentarios de esta entrada en la página web de Revista de Frente. No en Facebook, sino que en la publicación original en la web de la revista, para que dejen su recomendación.

Saludos y hasta la próxima semana.

Comparte tu opinión o comentario