TOP

Crisis energética, recesión, inflación y una Europa fría en néctar de dinosaurio. «Los ingredientes de la ensalada rusa de octubre»

Por Catbriel Cardozo

 

Úrsula von der Leyen, una alemana que pareciera padecer de rusofobia severa comanda los hilos de una Unión Europea que camina al abismo estrepitosamente, necios, porfiados pero conscientes.

Las sanciones, medidas unilaterales que se aplican a las naciones en la búsqueda de socavar las economías rivales o de no agrado con el desear del dueño del feudo, en donde reina la política del matonaje y del cabrón que tiene “amigos en el barrio y familiares” pero que igual hace lo que quiere porque tiene más plata, entonces, ¡la lleva igual! Avanza pregonando los valores de la democracia, junto a un puñado de obedientes vasallos buscando las opciones que les dejan la provocación para concretar sus planes económicos, pues no es democracia, es dinero, es economía del poder.

Un apestado Juan Guaidó se sigue empolvando en ese paso al olvido, deteriorado y dejado de lado :/, fue cambiado por otro payaso :), se llama Volodimir Zelensky, es más güero y tiene carisma, a los yankees les gusta eso del show, eso de ver la televisión comiendo hamburguesas.

Teutón que lidia con una carga de insolvencias de empresas que buscan la quiebra ante el encarecimiento energético corre para capear el frío. Volviendo a casa prende el carbón, el gas está muy caro, además, averiaron la cañería y hay una sequía que aún dificulta el tránsito en los ríos con las mercancías, todo está caro, en la tele le dicen inflación.

Está con gripe, se siente mal, los remedios le están saliendo demasiado caros, el negocio del cabrón del feudo que creía que era su amigo, le está pegando el palo por el gas. Le ha tocado difícil, se ha estado midiendo y aunque sabe que se le enfriarán las nalgas, se mantiene estoico, obediente. Es que esa señora Úrsula tiene cara de regañadora.

Los vasallos comentan en una esquina que la gripe está fuerte, que está que te cuento, la inflación no controlada los tiene por las cuerdas y el EURO que les anda en baja contra el dólar, la moneda del cabrón, les va re mal con el cambio, todo les sale más caro, además como tienen que hacerle caso por esos pactos de amigos, no le va quedando de otra y bueno, ahora que se le ocurrió eso del tope al petróleo ruso, en el barrio del lado, en la OPEP, se plantaron en que van a producir menos petróleo y el precio otra vez se fue a las nubes. Al cabrón no le gustó eso.

Por ahí saltó un viejo griego del sur y no estuvo de acuerdo, que le encarecía su economía, del norte un húngaro derechista se mostró en desacuerdo con las sanciones, hasta cuando gritó uno y se levantó polvo, de repente una italiana se las cantó claritas al francés que también es bien cabrón.

Al cajón de los ahorros le va quedando poca plata, hay que echarle mano engordando la deuda pública otra vez, además que vienen las elecciones aprovechan de echarle un poquito para surgir en la política, aspiran a tener un poco de estatus y que les entre tantito más al bolsillo, pero el Banco Central Europeo que les compra la deuda ha estado subiendo tipos en línea con lo que hace la FED, en la fábrica de billetes del cabrón dicen que hay que detener la inflación, que se debe frenar, pero los vasallos están al borde, la recesión les asusta y no pueden seguirle el ritmo, porque ese peligro de recesión ahuyenta a los que tienen plata y se van a compran dólares, la moneda del cabrón. Al EURO no lo están pescando, se deprecia y el viento ya se está poniendo heladito.

En la casa del cabrón, el gobierno imaginario de Guaidó tirita, en la última asamblea de la ONU se sostuvo apenas, cosechó abstenciones y escaso apoyo.

El cabrón le miró y le dijo; tranquilo y ahora vete a tu pieza, si quieres juega con Almagro que está castigado, a lo mejor puede estar un poquito triste.

 

 

Ensalada Rusa: Es una construcción literaria en donde los personajes buscan representar la situación política/económica de Europa, con una perspectiva geopolítica.

 

Te podría interesar;

 

Winter is coming con una Alemania engañada, un misil y el tope al petróleo con una pizca de una Turquía rebelde. Los ingredientes de la ensalada rusa de noviembre.

 

 

 

Comparte tu opinión o comentario