TOP

Coordinadora por Palestina critica a Senado Universitario: «Una presunta imparcialidad que oculta lo que ocurre en Palestina»

Por: DeFrente

Con fecha 19 de Enero, el Senado Universitario, un órgano colegiado de la Universidad de Chile, publicó una declaración donde se refieren a lo que denominan el «conflicto Israel Palestina». La Coordinadora Por Palestina, respondió a lo que consideran una declaración que «se hace referencia de manera presuntamente imparcial al genocidio contra el pueblo palestino, y con esa «imparcialidad» se termina ocultando lo que realmente ocurre en Palestina.»

A continuación reproducimos de manera integra la declaración de la Coordinadora por Palestina en respuesta a la declaración del Senado Universitario de la Universidad de Chile.

Por medio de la presente Declaración la Coordinadora por Palestina manifiesta su preocupación por la Declaración del Senado Universitario de la Universidad de Chile publicada el día 19 de enero del año 2024. En esa declaración se hace referencia de manera presuntamente imparcial al genocidio contra el pueblo palestino, y con esa «imparcialidad» se termina ocultando lo que realmente ocurre en Palestina. No deja de ser sorprendente que la Universidad pública más importante del país ofrezca una lectura tan desinformada acerca del contexto que acontece en Palestina.

El Senado Universitario habla del «conflicto Israel y Palestina», borrando la verdad histórica y el momento actual: una ocupación con limpieza étnica contra Palestina por parte de Israel respaldada por Reino Unido, Estados Unidos y Europa, y el horroroso genocidio en curso. El Senado le habla a las «comunidades particularmente afectadas», pero no se nombra a las comunidades de países europeos ni estadounidenses, ni tampoco a las diferentes comunidades árabes no palestinas, directamente implicadas en la situación. Lo relevante no son los grupos particulares, sino la humanidad en su conjunto, que en Palestina se juega el destino de los Derechos Humanos y la paz.

Resulta inaceptable una Declaración que se contradice con los mismos Derechos Humanos que debe respetar una de las principales instituciones públicas, y con las innumerables resoluciones de Naciones Unidas que han condenado el despojo histórico de tierras palestinas, la flagrante violación de la legalidad internacional por parte de Israel y de su ocupación militar permanente llevada a cabo por el colonialismo israelí desde su fundación en 1948 hasta la actualidad.

La Declaración omite dos cuestiones que resultan clave para comprender el problema: 1) el carácter colonial israelí sobre las tierras palestinas y 2) la consecuente asimetría estructural que entre colono sionista y colonizado palestino.

La Declaración del Senado no dice nada sobre los más de 20 mil asesinados palestinos, ni que, de ellos, más de 7 mil han sido niños. Tampoco refiere a la situación de ocupación que se vive en Gaza, que ha sido convertida en un verdadero campo de concentración a tajo abierto y sobre cuya precaria población Israel ha emprendido una sistemática campaña de bombardeos que se han intensificado hasta la actualidad, al mismo tiempo que controla desde 2006 todos los movimientos del territorio y de su población. Con esto Israel viola los Derechos Humanos más elementales de la población palestina sin recibir sanción internacional alguna, así como también las propias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU (la 242 y 338 que definen a Israel como “potencia ocupante” y la conminan a devolver los Territorios Ocupados palestinos ilegalmente en 1967 y a velar a los palestinos).

Hay un conjunto de datos duros que deberían ser más importantes que la pretendida imparcialidad de una institución universitaria: En la Franja de Gaza, han sido asesinados 94 académicos y académicas. Todas las universidades han sido destruidas o dañadas. 4.327 estudiantes han sido asesinados y otros 7.819 heridos. Hay 231 profesores y administrativos asesinados. 281 escuelas de gestión pública y 65 escuelas gestionadas por UNRWA han sido completa o parcialmente destruidas.

Como Coordinadora por Palestina, rechazamos esta Declaración contraria a los objetivos democratizadores del propio Senado Universitario, y exhortamos a dicha institución a reconsiderar su Declaración, pues ésta no contribuye ni a la “paz” ni menos a la “justicia”, sino que produce división e injusticia, dado que borra la voz palestina intentando “empatar” algo que resulta imposible de “empatar”, invisibilizando la cuestión palestina en toda su profundidad.

COORDINADORA POR PALESTINA

22 de enero de 2024

Equipo editorial Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario