Cómo las instituciones de la élite de Estados Unidos crearon al presidente neoliberal de Afganistán, Ashraf Ghani, que robó 169 millones de dólares de su país. Por Ben Northon de Grayzone

Por: Ben Northon, para GrayZone. Traducción libre por Revista DeFrente. 

 

Antes de robar 169 millones de dólares y huir de su Estado fallido en desgracia, el presidente títere de Afganistán, Ashraf Ghani, se formó en universidades de élite estadounidenses, se le concedió la ciudadanía estadounidense, fue formado en economía neoliberal por el Banco Mundial, glorificado en los medios de comunicación como un tecnócrata «incorruptible», entrenado por poderosos think tanks de DC como el Atlantic Council, y premiado por su libro «Fixing Failed States».

Ningún individuo es más emblemático de la corrupción, la criminalidad y la podredumbre moral en el corazón de los 20 años de ocupación estadounidense de Afganistán que el presidente Ashraf Ghani.

Mientras los talibanes se apoderaban de su país este agosto, avanzando con el ímpetu de una bola de bolos rodando por una colina empinada, tomando muchas ciudades importantes sin disparar una sola bala, Ghani cayó en desgracia.

El líder títere, apoyado por Estados Unidos, habría escapado con 169 millones de dólares que robó de las arcas públicas. Al parecer, Ghani metió el dinero en cuatro coches y un helicóptero, antes de volar a los Emiratos Árabes Unidos, donde se le concedió asilo por supuestos motivos «humanitarios».

La corrupción del presidente ya había salido a la luz. Se sabía, por ejemplo, que Ghani había negociado acuerdos turbios con su hermano y con empresas privadas vinculadas al ejército estadounidense, permitiéndoles explotar las reservas minerales de Afganistán, estimadas en un billón de dólares. Pero su salida de última hora representó un nivel totalmente nuevo de alevosía.

Los principales ayudantes y funcionarios de Ghani se volvieron rápidamente contra él. Su ministro de Defensa, el general Bismillah Mohammadi, escribió en Twitter indignado: «Nos han atado las manos a la espalda y han vendido la patria. Maldito sea el rico y su banda».

Aunque la dramática deserción de Ghani destaca como una cruda metáfora de la perversidad de la guerra de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán -y de cómo hizo muy, muy ricos a un puñado de personas-, la podredumbre es mucho más profunda. Su ascenso al poder fue cuidadosamente gestionado por algunos de los más estimados y acaudalados think tanks e instituciones académicas de Estados Unidos.

De hecho, los gobiernos occidentales y sus periodistas en los medios de comunicación corporativos tuvieron una verdadera historia de amor con Ashraf Ghani. Era el símbolo de la exportación del neoliberalismo a lo que había sido el territorio de los talibanes, su propio Milton Friedman afgano, un fiel discípulo de Francis Fukuyama, quien se enorgullece de haber publicado el libro de Ghani.

Washington estaba encantado con el reinado de Ghani en Afganistán, porque por fin había encontrado una nueva forma de aplicar el programa económico de Augusto Pinochet, pero sin el coste de relaciones públicas de torturar y masacrar a montones de disidentes en los estadios. Por supuesto, fue la ocupación militar extranjera la que sustituyó a los escuadrones de la muerte, los campos de concentración y los asesinatos en helicóptero de Pinochet. Pero la distancia entre Ghani y sus protectores neocoloniales ayudó a la OTAN a comercializar Afganistán como un nuevo modelo de democracia capitalista, que podría exportarse a otras partes del Sur Global.

Como versión de los Chicago Boys en el sur de Asia, Ghani, educado en Estados Unidos, creía profundamente en el poder del libre mercado. Para impulsar su visión, fundó un grupo de reflexión con sede en Washington, DC, el «Instituto para la Eficacia del Estado», cuyo lema era «Enfoques del Estado y el Mercado centrados en el ciudadano», y que se dedicaba expresamente a hacer proselitismo de las maravillas del capitalismo.

Ghani expuso claramente su visión dogmática del mundo neoliberal en un libro premiado que se titula de forma bastante cómica «Arreglar los Estados fallidos». (Es imposible exagerar la ironía de que el Estado que él personalmente presidió fracasara inmediatamente unos días después de la retirada militar de Estados Unidos.

La instantánea y desastrosa desintegración del régimen títere de Estados Unidos en Kabul hizo que los gobiernos occidentales y los principales periodistas entraran en frenesí. Mientras buscaban frenéticamente culpables, Ghani se destacó como un conveniente chivo expiatorio.

Lo que no se dijo fue que esos mismos Estados miembros de la OTAN y los medios de comunicación habían alabado durante dos décadas a Ghani, describiéndolo como un noble tecnócrata que luchaba valientemente contra la corrupción. Durante mucho tiempo habían sido los ávidos patrocinadores del presidente afgano, pero lo arrojaron bajo el bus cuando superó su utilidad, reconociendo finalmente que Ghani era el ladrón sin escrúpulos que siempre había sido.

El caso es instructivo, ya que Ashraf Ghani es un ejemplo de libro de texto de las élites neoliberales que el imperio estadounidense elige a dedo, cultiva e instala en el poder para servir a sus intereses.

 

Cumbre de la OTAN de Varsovia de 2016, en la que participaron (de izquierda a derecha) el Secretario de Defensa del Reino Unido, Michael Fallon, el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, el Presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, el Director General de Afganistán, Abdullah Abdullah, y el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg.

 

Ashraf Ghani, Made in USA

No hay un punto en el que acabe Ashraf Ghani y empiece Estados Unidos; son imposibles de separar. Ghani fue un producto político orgullosamente Made in USA.

Ghani nació en una familia rica e influyente de Afganistán. Su padre había trabajado para la monarquía del país y estaba bien relacionado políticamente. Pero Ghani abandonó su tierra natal por Occidente cuando era joven.

En el momento de la invasión estadounidense en octubre de 2001, Ghani había vivido la mitad de su vida en Estados Unidos, donde estableció su carrera como académico y burócrata imperial.

Ciudadano estadounidense hasta 2009, Ghani sólo decidió renunciar a su ciudadanía para poder presentarse a la presidencia del Afganistán ocupado por Estados Unidos.

Un vistazo a la biografía de Ghani muestra cómo se gestó en una cápsula de cristal de las instituciones de élite estadounidenses.

El cultivo de Ghani en Estados Unidos comenzó cuando estaba en la escuela secundaria en Oregón, donde se graduó en 1967. De allí pasó a estudiar en la Universidad Americana de Beirut, donde, según The New York Times, Ghani «disfrutó de las playas del Mediterráneo, fue a bailes y conoció» a su esposa libanesa-americana, Rula.

En 1977, Ghani regresó a Estados Unidos, donde pasaría los siguientes 24 años de su vida. Realizó un máster y un doctorado en la elitista Universidad de Columbia de Nueva York. ¿Su especialidad? La antropología, una disciplina completamente infiltrada por las agencias de espionaje estadounidenses y el Pentágono.

En la década de 1980, Ghani encontró enseguida trabajo en las mejores escuelas: la Universidad de California, Berkeley y Johns Hopkins. También se convirtió en un habitual de los medios de comunicación estatales británicos, estableciéndose como uno de los principales comentaristas de los servicios Dari y Pastún de la agencia de inteligencia de la BBC. Y en 1985, el gobierno estadounidense concedió a Ghani su prestigiosa beca Fulbright Scollarship, para estudiar las escuelas islámicas de Pakistán.

En 1991, Ghani decidió dejar el mundo académico para entrar en el mundo de la política internacional. Se incorporó a la principal institución que impone la ortodoxia neoliberal en todo el mundo: el Banco Mundial. Como ha ilustrado el economista político Michael Hudson, esta institución ha servido como prácticamente un brazo del ejército estadounidense.

Ghani trabajó en el Banco Mundial durante una década, supervisando la aplicación de devastadores programas de ajuste estructural, medidas de austeridad y privatizaciones masivas, principalmente en el Sur Global, pero también en la antigua Unión Soviética.

Tras su regreso a Afganistán en diciembre de 2001, Ghani fue rápidamente nombrado ministro de Finanzas del gobierno títere creado por Estados Unidos en Kabul. Como ministro de finanzas hasta 2004, y finalmente presidente desde 2014 hasta 2021, empleó las maquinaciones que había desarrollado en el Banco Mundial para imponer el Consenso de Washington en su país.

El régimen que Ghani ayudó a construir a Estados Unidos era tan caricaturescamente neoliberal que estableció un puesto para un alto funcionario llamado «director general de Afganistán».

En la década de 2000, con el apoyo de Washington, Ghani fue ascendiendo poco a poco en el tótem político. En 2005, hizo un rito de paso tecnocrático y pronunció una charla TED viral, prometiendo enseñar a su audiencia «Cómo reconstruir un Estado quebrado».

 

 

La conferencia ofreció una visión transparente de la mente de un burócrata imperial formado en el Banco Mundial. Ghani se hizo eco del argumento del «fin de la historia» de su mentor Fukuyama, insistiendo en que el capitalismo se había convertido en la forma de organización social indiscutible del mundo. La cuestión ya no era qué sistema quería un país, argumentaba, sino «qué forma de capitalismo y qué tipo de participación democrática».

En un discurso de neoliberalismo apenas inteligible, Ghani declaró que «tenemos que repensar la noción de capital» e invitó a los espectadores a debatir «cómo movilizar diferentes formas de capital para el proyecto de construcción del Estado».

Ese mismo año, Ghani pronunció un discurso en la Conferencia de la Red Europea de Ideas, en su calidad de nuevo presidente de la Universidad de Kabul, en el que siguió explicando su visión del mundo.

Elogiando a la «centro-derecha», Ghani declaró que las instituciones imperialistas como la OTAN y el Banco Mundial deben fortalecerse para defender «la democracia y el capitalismo». Insistió en que la ocupación militar estadounidense de Afganistán era un modelo que podía exportarse a todo el mundo, como «parte de un esfuerzo global».

En la charla, Ghani también reflexionó con cariño sobre el tiempo en que llevó a cabo la «terapia de choque» neoliberal de Washington en la antigua Unión Soviética: «En la década de 1990… Rusia estaba preparada para convertirse en democrática y capitalista y creo que el resto del mundo le falló. Tuve el privilegio de trabajar en Rusia durante cinco años en esa época«.

Ghani estaba tan orgulloso de su trabajo con el Banco Mundial en Moscú que, en su biografía oficial en el sitio web del gobierno afgano, se jactaba de «trabajar directamente en el programa de ajuste de la industria rusa del carbón», es decir, de privatizar las enormes reservas de hidrocarburos del gigante euroasiático.

Mientras Ghani alardeaba de sus logros en la Rusia postsoviética, UNICEF publicaba en 2001 un informe en el que se constataba que la década de privatizaciones masivas impuestas a la nueva Rusia capitalista causó un asombroso exceso de 3,2 millones de muertes, redujo la esperanza de vida en cinco años y arrastró a 18 millones de niños a la más absoluta pobreza, con «altos niveles de desnutrición infantil». La destacada revista médica Lancet también descubrió que el programa económico creado por Estados Unidos aumentó las tasas de mortalidad masculina rusa en un 12,8%, en gran parte debido al asombroso 56,3% de desempleo masculino que desencadenó.

Teniendo en cuenta este odioso historial, tal vez no sorprenda que Ghani haya dejado Afganistán con unas tasas de pobreza y miseria que se han disparado.

El académico Ashok Swain, profesor de investigación sobre la paz y los conflictos en la Universidad de Uppsala y titular de la cátedra de la UNESCO sobre cooperación internacional en materia de agua, señaló que, durante los 20 años de ocupación militar de EE.UU. y la OTAN, «el número de afganos que viven en la pobreza se ha duplicado, y las áreas de cultivo de adormidera se han triplicado. Más de un tercio de los afganos no tiene alimentos, la mitad no tiene agua potable y dos tercios no tienen electricidad».

 


La medicina de libre mercado que el presidente Ghani había metido en la garganta de Afganistán tuvo tanto éxito como la terapia de choque neoliberal que él y sus colegas del Banco Mundial habían impuesto en la Rusia postsoviética.

Pero el económico «aceite de serpiente» de Ghani encontró un público ávido en la llamada comunidad internacional. Y en 2006, su perfil mundial había alcanzado tales cotas que se le consideraba un posible sustituto del Secretario General Kofi Annan en las Naciones Unidas.

Mientras tanto, Ghani recibía grandes sumas de dinero de los Estados de la OTAN y de fundaciones respaldadas por multimillonarios para crear un grupo de expertos cuyo nombre estará siempre teñido de ironía.

 

El administrador por excelencia de estados fallidos asesora a las élites sobre cómo «arreglar estados fallidos»

En 2006, Ghani aprovechó su experiencia en la aplicación de políticas «proempresariales» de la Rusia postsoviética a su propia patria para cofundar un grupo de reflexión llamado Instituto para la Eficacia del Estado (ISE).

El ISE se presenta en un lenguaje que podría haber sido extraído de un folleto del FMI: «Las raíces del trabajo del ISE se encuentran en un programa del Banco Mundial de finales de los años noventa cuyo objetivo era mejorar las estrategias de los países y la ejecución de los programas. Se centró en la creación de coaliciones para la reforma, la aplicación de políticas a gran escala y la formación de la próxima generación de profesionales del desarrollo».

El eslogan del grupo de expertos se lee hoy como una parodia de la palabrería tecnocrática: «Enfoques del Estado y el mercado centrados en el ciudadano».

Además de su papel en el impulso de las reformas neoliberales en Afganistán, el ISE ha llevado a cabo programas similares en 21 países, como Timor Oriental, Haití, Kenia, Kosovo, Nepal, Sudán y Uganda. En estos estados, el think tank dijo que creó un «marco para entender las funciones del Estado y el equilibrio entre los gobiernos, los mercados y las personas».

Con sede legal en Washington, el Instituto para la Eficacia del Estado está financiado por un listado referencial de los financiadores de think tanks: Gobiernos occidentales (Gran Bretaña, Alemania, Australia, Países Bajos, Canadá, Noruega y Dinamarca); instituciones financieras internacionales de élite (el Banco Mundial y la OCDE); y fundaciones empresariales occidentales vinculadas a la inteligencia y respaldadas por multimillonarios (el Rockefeller Brothers Fund, Open Society Foundations, Paul Singer Foundation y Carnegie Corporation of New York).

La cofundadora de Ghani fue la entusiasta del libre mercado Clare Lockhart, ex banquera de inversiones y veterana del Banco Mundial que pasó a ser asesora de la ONU para el gobierno afgano creado por la OTAN y miembro del consejo de administración de la Fundación Asia, respaldada por la CIA.

La visión obsesionada por el mercado de Ghani y Lockhart se encapsuló en una asociación que formaron en 2008 entre su ISE y el grupo de expertos neoliberales del Instituto Aspen. En virtud de este acuerdo, Ghani y Lockhart dirigieron la «Iniciativa de Construcción de Mercados» de Aspen, que, según dijeron, «crea diálogo, marcos y un compromiso activo para apoyar a los países en la construcción de economías de mercado legítimas», y «pretende poner en marcha las cadenas de valor y las instituciones e infraestructuras creíbles de apoyo para permitir a los ciudadanos participar en los beneficios de un mundo globalizado».

Cualquier novelista que quisiera satirizar a los think tanks de DC podría haber sido criticado por ser demasiado puntilloso si escribiera sobre tal Instituto para la Eficacia del Estado.

La guinda del absurdo llegó en 2008, cuando Ghani y Lockhart detallaron su visión tecnocrática del mundo en un libro titulado «Fixing Failed States: A Framework for Rebuilding a Fractured World» («Arreglar los Estados fallidos: Un marco para reconstruir un mundo fracturado»).
.

 

El primer texto que aparece en el interior de la portada es una propaganda del guía ideológico de Ghani, Francis Fukuyama, el experto que declaró infamemente que, con el derrocamiento de la Unión Soviética y el Bloque Socialista, el mundo había llegado al «Fin de la Historia» y la sociedad humana se había perfeccionado bajo el orden democrático liberal capitalista dirigido por Washington.

Tras los elogios de Fukuyama se encuentra el elogio del economista peruano de derechas Hernando de Soto, autor del tratado «El Misterio del Capital: Por qué el capitalismo triunfa en Occidente y fracasa en todas partes» (spoiler: de Soto insiste en que no es imperialismo). Este Chicago Boy elaboró las políticas neoliberales de terapia de choque del régimen dictatorial peruano de Alberto Fujimori.

La tercera reseña del libro de Ghani fue compuesta por el vicepresidente de Goldman Sachs, Robert Hormats, quien insistió en que el tomo «proporciona un análisis brillantemente elaborado y extraordinariamente valioso».

 

Comentarios sobre el libro de Ashraf Ghani de 2008 «Fixing Failed States».

 

El libro «Fixing Failed States» es una lectura enloquecedoramente aburrida, y esencialmente equivale a una reiteración de 265 páginas de la tesis de Ghani: la solución a prácticamente todos los problemas del mundo son los mercados capitalistas, y el Estado existe para gestionar y proteger esos mercados.

En una bromuro típicamente prolijo, Ghani y Lockhart escribieron: «El establecimiento de mercados funcionales ha conducido a la victoria del capitalismo sobre sus competidores como modelo de organización económica al aprovechar las energías creativas y empresariales de un gran número de personas como partes interesadas en la economía de mercado».

Los lectores de este snoozer neoliberal habrían aprendido lo mismo hojeando cualquier panfleto del Banco Mundial.

Además de emplear alguna variación de la palabra «mercado» 219 veces, el libro presenta 159 usos de las palabras «invertir», «inversión» o «inversor». También está repleto de pasajes torpes y repetidos robóticamente como el siguiente:

«Emprender estos caminos de transición ha exigido esfuerzos para superar la percepción de que el capitalismo es necesariamente explotador y que la relación entre el gobierno y las empresas es inherentemente conflictiva. Los gobiernos exitosos han forjado asociaciones entre el Estado y el mercado para crear valor para sus ciudadanos; estas asociaciones son rentables desde el punto de vista financiero y sostenibles desde el punto de vista político y social.»

Destacando su fanatismo ideológico, Ghani y Lockhart llegaron a afirmar la «incompatibilidad entre el capitalismo y la corrupción». Por supuesto, Ghani demostraría lo absurdo de esta afirmación vendiendo su país a empresas estadounidenses en las que habían invertido miembros de su familia, proporcionándoles acceso exclusivo a las reservas minerales de Afganistán, y luego marchándose a una monarquía del Golfo con 169 millones de dólares en fondos estatales robados.

Pero entre la clase de élites insulares del Beltway, el risible libro fue celebrado como una obra maestra. En 2010, «Fixing Failed States» les valió a Ghani y Lockhart un codiciado 50º puesto en la lista de los 100 mejores pensadores globales de Foreign Policy. La prestigiosa revista describió su Instituto para la Eficacia del Estado como «el grupo de expertos en construcción del Estado más influyente del mundo».

Silicon Valley también quedó prendado. Google invitó a ambos a su oficina de Nueva York para exponer las conclusiones del libro.

 

Clare Lockhart y Ashraf Ghani presentan «Fixing Failed States» en Google en 2008.

 

El Consejo Atlántico de la OTAN cultiva a Ghani

En sus herméticos despachos de la calle K de Washington, los intelectuales que llevaban cordones de libros ayudaron a proporcionar la justificación política e intelectual para seguir adelante con la ocupación militar extranjera de Afganistán durante dos décadas. Los think tanks que los empleaban parecían ver la guerra como una misión civilizadora neocolonial destinada a promover la democracia y la ilustración a un pueblo «atrasado».

Fue en este entorno aislado de think tanks y universidades estadounidenses con conexiones políticas, en sus 24 años de residencia en Estados Unidos, de 1977 a 2001, donde nació el Ghani político.

La poderosa Brookings Institution estaba enamorada de él. En un artículo publicado en el Washington Post en 2012, el director liberal-intervencionista de la investigación sobre política exterior del think tank, Michael E. O’Hanlon, elogió a Ghani como un «mago de la economía».

Pero la principal organización que impulsó el ascenso de Ghani fue el Consejo Atlántico, el think tank de facto de la OTAN en Washington.

Las influencias y los patrocinadores de Ghani quedaron claramente evidenciados en su cuenta oficial de Twitter, donde el presidente afgano sólo seguía a 16 perfiles. Entre ellos estaban la OTAN, su Conferencia de Seguridad de Múnich y el Consejo Atlántico.

El trabajo de Ghani con el think tank se remonta a casi 20 años atrás. En abril de 2009, Ghani realizó una aduladora entrevista con Frederick Kempe, presidente y director general del Consejo Atlántico. Kempe reveló que ambos eran amigos y colegas desde 2003.

 

Ashraf Ghani con su amigo y aliado, el presidente y director general del Atlantic Council, Frederick Kempe, en 2015.

 

«Cuando llegué al Atlantic Council», recordó Kempe, «creamos un Consejo Asesor Internacional, formado por presidentes y directores generales de empresas de importancia mundial, y por miembros del gabinete, antiguos miembros del gabinete de cierto renombre de países clave. En ese momento no estaba tan decidido a que Afganistán estuviera representado en el Consejo Asesor Internacional, porque no todos los países del sur de Asia lo están. Pero sí estaba decidido a tener a Ashraf Ghani».

Kempe reveló que Ghani no sólo era miembro del Consejo Asesor Internacional, sino que también formaba parte de un influyente grupo de trabajo del Consejo Atlántico denominado Grupo de Asesores Estratégicos. Junto a Ghani en el comité se encontraban ex altos funcionarios gubernamentales y militares occidentales, así como dirigentes de importantes empresas estadounidenses y europeas.

Como parte del Grupo de Asesores Estratégicos del Consejo Atlántico, Kempe afirmó que él y Ghani ayudaron a crear la estrategia del gobierno de Barack Obama para Afganistán.

«Fue bajo esa apariencia que hablé por primera vez con Ashraf, y hablamos de cómo los objetivos a largo plazo no eran realmente conocidos. A pesar de todos los recursos que estábamos invirtiendo en Afganistán, los objetivos a largo plazo no eran obvios», explicó Kempe.

«En ese momento, se nos ocurrió la idea de que tenía que haber un marco de 10 años para Afganistán. No sabíamos que estábamos desarrollando una estrategia de implementación, porque siempre se pensó que era una estrategia de implementación. Pero, de repente, teníamos un plan de Obama, detrás del cual poner esta estrategia de implementación».

Ghani publicó esta estrategia en el Atlantic Council en 2009, bajo el título «Un marco de diez años para Afganistán: Ejecutando el Plan Obama… y más allá».

 

 

En 2009, Ghani fue también candidato a las elecciones presidenciales de Afganistán. Para ayudar a gestionar su campaña, Ghani contrató al consultor político estadounidense James Carville, conocido por su papel de estratega en las campañas presidenciales demócratas de Bill Clinton, John Kerry y Hillary Clinton.

En ese momento, el Financial Times describió a Ghani favorablemente como «el más occidentalizado y tecnócrata de todos los candidatos que se presentan a las elecciones afganas».

El pueblo afgano no estaba tan entusiasmado. Ghani fue finalmente aplastado en la carrera, quedando en un triste cuarto lugar, con menos del 3% de los votos.

Cuando el amigo de Ghani, Kempe, le invitó a una entrevista en octubre, después de las elecciones, el presidente del Atlantic Council insistió: «Algunos dirían que hiciste una campaña fallida; yo diría que fue una campaña exitosa, pero que no ganaste».

Kempe se deshizo en elogios hacia Ghani, calificándolo de «uno de los servidores públicos más capaces de todo el planeta» y «conceptualmente brillante».

Kampe también señaló que la charla de Ghani «debería hacer reflexionar a la administración Obama», que se apoya en el Consejo Atlántico para ayudar a elaborar sus políticas.

«Habría venido aquí antes de las elecciones como estadounidense con doble pasaporte y afgano, pero uno de los sacrificios que hizo para presentarse a las elecciones fue renunciar a su ciudadanía estadounidense, así que me horroriza saber que está aquí con un visado de una sola entrada entre Estados Unidos y Afganistán», añadió Kempe. «Así que el Consejo Atlántico se pondrá a trabajar en ello, pero ciertamente tenemos que rectificar eso».

Ghani siguió colaborando estrechamente con el Atlantic Council en los años siguientes, realizando constantemente entrevistas y eventos con Kempe, en los que el presidente del think tank declaró: «En aras de la plena divulgación, debo declarar que Ashraf es un amigo, un querido amigo«.

Hasta 2014, Ghani siguió siendo un miembro activo del Consejo Asesor Internacional del Atlantic Council, junto a numerosos ex jefes de Estado, el planificador imperial estadounidense Zbigniew Brzezinski, el apóstol económico neoliberal Lawrence Summers, el multimillonario oligarca libanés-saudí Bahaa Hariri, el magnate derechista de los medios de comunicación Rupert Murdoch y los directores ejecutivos de Coca-Cola, Thomson Reuters, el Grupo Blackstone y Lockheed Martin.

Pero ese año, la oportunidad llamó a la puerta y Ghani vio su máxima ambición al alcance de la mano. Estaba a punto de convertirse en presidente de Afganistán, desempeñando el papel que las instituciones de élite estadounidenses habían cultivado para él durante décadas.

 

El idilio de Washington con el «reformista tecnócrata»

El primer líder de Afganistán después de los talibanes, Hamid Karzai, se había mostrado inicialmente como un fiel títere de Occidente. Sin embargo, al final de su reinado, en 2014, Karzai se había convertido en un «duro crítico» del gobierno de Estados Unidos, como dijo el Washington Post, «un aliado que se convirtió en adversario durante los 12 años de su presidencia.»

Karzai empezó a criticar abiertamente a las tropas de Estados Unidos y la OTAN por haber matado a decenas de miles de civiles. Se enfadó por lo controlado que estaba, y buscó ejercer más independencia, lamentando: «Los afganos murieron en una guerra que no es nuestra».

Washington y Bruselas tenían un problema. Habían invertido miles de millones de dólares a lo largo de una década en crear un nuevo gobierno a su imagen y semejanza en Afganistán, pero la marioneta que habían elegido empezaba a hacer aguas.

Desde la perspectiva de los gobiernos de la OTAN, Ashraf Ghani era el sustituto perfecto de Karzai. Era el retrato de un tecnócrata leal, y sólo tenía un pequeño inconveniente: Los afganos le odiaban.

Cuando obtuvo menos del 3% de los votos en las elecciones de 2009, Ghani se había presentado abiertamente como el candidato del Consenso de Washington. Sólo contaba con el apoyo de unas pocas élites en Kabul.

Así que cuando llegó la carrera presidencial de 2014, Ghani y sus controladores occidentales adoptaron una táctica diferente, vistiendo a Ghani con ropas tradicionales y llenando sus discursos de retórica nacionalista.

 

Ashraf Ghani con su amigo y aliado, el presidente y director general del Atlantic Council, Frederick Kempe, en 2015.

 

El New York Times insistió en que finalmente había encontrado el punto óptimo: «De tecnócrata a populista afgano, Ashraf Ghani se transforma». El periódico relataba cómo Ghani pasó de ser un «intelectual prooccidental» que llevaba a cabo «una pequeña charla en una lengua que se describe mejor como tecnócrata (piense en frases como «procesos consultivos» y «marcos cooperativos»)» a una mala copia de «los populistas que hacen tratos con sus enemigos, ganan el apoyo de sus rivales y apelan al orgullo nacional afgano».

La estrategia de cambio de marca ayudó a que Ghani quedara en segundo lugar, pero aun así fue derrotado ampliamente en la primera vuelta de las elecciones de 2014. Su rival, Abdullah Abdullah, obtuvo el 45% frente al 32% de Ghani, con casi un millón de votos más.

Sin embargo, en la segunda vuelta de junio, las tornas cambiaron repentinamente. Los resultados se retrasaron, y cuando se finalizaron tres semanas más tarde, dieron a Ghani una sorprendente ventaja del 56,4% frente al 43,6% de Abdullah.

Abdullah afirmó que Ghani había robado las elecciones mediante un fraude generalizado. Sus acusaciones estaban lejos de ser infundadas, ya que había pruebas sustanciales de irregularidades sistemáticas.

Para resolver la disputa, el gobierno de Obama envió al Secretario de Estado John Kerry a Kabul para mediar en las negociaciones entre Ghani y Abdullah.

La mediación de Kerry condujo a la creación de un gobierno de unidad nacional en el que el presidente Ghani aceptó, al menos en un principio, compartir el poder con Abdullah, que ocuparía una función de nueva creación, cuyo nombre reflejaba de forma transparente la agenda neoliberal de Washington: Director General, o CEO de Afganistán.

 

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, negociando con los candidatos presidenciales de Afganistán, Abdullah Abdullah (izquierda) y Ashraf Ghani (derecha), en julio de 2014.

 

Un informe publicado en diciembre por los observadores electorales de la Unión Europea concluía que, efectivamente, se había producido un fraude generalizado en las elecciones de junio. Más de dos millones de votos, que representaban más de una cuarta parte del total emitido, procedían de colegios electorales con irregularidades manifiestas.

La cuestión de si Ghani ganó realmente la segunda vuelta era nebulosa. Pero había conseguido superar la línea de meta, y eso era lo único que importaba. Ahora era presidente. Y sus patrones imperiales en Washington estaban más que felices de barrer el escándalo bajo la alfombra.

 

El Washington oficial ensalza a Ghani ante el fraude y el fracaso

El aparente amaño de las elecciones de 2014 hizo poco por empañar la imagen de Ashraf Ghani en los medios de comunicación occidentales. La BBC lo caracterizó con tres términos – «reformista», «tecnócrata» e «incorruptible»– que se convertirían en los calificativos favoritos de la prensa para un presidente que finalmente abandonó su país con 169 millones de dólares y el proverbial rabo entre las piernas.

En un artículo de prensa emblemático de la imagen de Ghani en los medios de comunicación, el New Yorker afirmaba que era «incorruptible» y lo calificaba de «tecnócrata visionario que piensa a veinte años vista».

En marzo de 2015, Ghani voló a Washington para su momento de máxima gloria. El nuevo presidente afgano pronunció un discurso ante una sesión conjunta del Congreso estadounidense. Y se le celebró como un héroe que desvelaría la magia del libre mercado para salvar a Afganistán de una vez por todas.

 

Ashraf Ghani en el Congreso de Estados Unidos.

 

Los expertos y sus amigos de la prensa no se cansaban de Ghani. En agosto, el director principal de programas de la organización de cambio de régimen financiada por el gobierno estadounidense, Jed Ober, publicó un artículo en Foreign Policy que reflejaba el idilio del Cinturón con su hombre en Kabul.

«Cuando Ashraf Ghani fue elegido presidente de Afganistán, muchos en la comunidad internacional se alegraron. Sin duda, un antiguo funcionario del Banco Mundial con reputación de reformista era el hombre adecuado para solucionar los problemas más graves de Afganistán y reparar la posición del país a nivel internacional. No había mejor candidato para llevar a Afganistán a una nueva era de buen gobierno y comenzar a ampliar los derechos y libertades que con demasiada frecuencia se han negado a muchos de los ciudadanos del país.»

Sin inmutarse por las denuncias documentadas de fraude electoral, el Consejo Atlántico honró a Ghani en 2015 con su «premio al liderazgo internacional distinguido», celebrando su putativo «compromiso desinteresado y valiente con la democracia y la dignidad humana».

 

 

El Atlantic Council señaló con entusiasmo que Ghani «aceptó personalmente el premio, que le entregó la ex secretaria de Estado Madeleine Albright, el 25 de marzo en Washington ante una audiencia de líderes de la OTAN, embajadores y generales».

Albright, que en su día defendió públicamente la muerte de más de medio millón de niños iraquíes a causa de las sanciones impuestas por Estados Unidos, glorificó a Ghani como «brillante economista» y afirmó que «ha ofrecido esperanza al pueblo afgano, y al mundo».

La ceremonia oficial del Consejo Atlántico se celebró en abril, pero Ghani no pudo asistir, por lo que su hija Mariam recibió el premio en su nombre.

Nacida y criada en Estados Unidos, Mariam Ghani es una artista afincada en Nueva York que encarna a la perfección todas las características de una hipster radlib instalada en un lujoso loft de Brooklyn. En su cuenta personal de Instagram, Mariam muestra una combinación de arte minimalista y expresiones políticas pseudo-radicales.

 

 

Con un estatus de élite dentro del entorno de los activistas del cambio de régimen identificados con la izquierda, Mariam Ghani participó en una mesa redonda de 2017 en la Universidad de Nueva York titulada «Arte y refugiados: Confrontando el conflicto con elementos visuales«, junto a la ilustradora y partidaria de la guerra sucia Molly Crabapple. Crabapple es becaria de la New America Foundation, financiada por el Departamento de Estado de EE.UU., donde está apadrinada por el multimillonario y ex director general de Google Eric Schmidt. Ella y Mariam Ghani también aparecieron juntas en una compilación de artistas de 2019.

En la ceremonia del Consejo Atlántico de 2015 en Washington, mientras Mariam Ghani aceptaba con orgullo el premio más importante del grupo de expertos militaristas de la OTAN para su padre, se encontraba sonriendo junto a tres compañeros de honor: un alto general de Estados Unidos, el director general de Lockheed Martin y el cantante de country de derechas Toby Keith, que se hizo famoso gritando amenazas musicales patrioteras contra árabes y musulmanes, prometiendo «meterles una bota en el culo», porque «es el estilo americano.»

El marketing del Atlantic Council en favor del presidente Ghani se disparó después de la ceremonia. En junio de 2015, el think tank publicó un artículo en su blog «New Atlanticist» titulado «FMI: Ghani ha demostrado que Afganistán está «abierto a los negocios»».

El máximo responsable del Fondo Monetario Internacional en Afganistán, el jefe de la misión Paul Ross, afirmó ante el Atlantic Council que Ghani había «señalado al mundo que Afganistán está abierto a los negocios y que la nueva administración está decidida a seguir adelante con las reformas.»

El burócrata declaró que el FMI era «optimista sobre el largo plazo», bajo el liderazgo de Ghani.

 

 

De hecho, Ghani y su régimen de marionetas estadounidenses tenían una especie de puerta giratoria con el Consejo Atlántico. Su embajador en los Emiratos Árabes Unidos, Javid Ahmad, ejercía al mismo tiempo como miembro de alto nivel del grupo de expertos en el think tank. Ahmad aprovechó su sinecura allí para publicar artículos de opinión en los principales medios de comunicación en los que describía a su jefe como un reformista moderado que pretendía «restaurar el debate civil en la política afgana».

 

 

Foreign Policy había prestado a Ahmad un espacio en su revista para publicar un anuncio de campaña apenas disimulado para Ghani en junio de 2014. El artículo cantaba sus alabanzas como «una alternativa intelectual, altamente educada y prooccidental al antiguo sistema de corrupción y caudillismo de Afganistán».

En ese momento, Ahmad era coordinador de programas para Asia en el grupo de presión de la guerra fría financiado por el gobierno occidental, el German Marshall Fund of the United States. Al parecer, los editores de Foreign Policy no se dieron cuenta de que el artículo de Ahmad contiene pasajes que son casi una copia palabra por palabra de la biografía oficial de Ghani.

 

El artículo de Javid Ahmad sobre Ashraf Ghani en Foreign Policy; (Abajo) la biografía oficial del gobierno de Ghani.

 

En la Cumbre de la OTAN de 2018, el Consejo Atlántico organizó otra entrevista aduladora con Ghani. Haciendo alarde de sus supuestos «esfuerzos de reforma», el presidente afgano insistió en que «el sector de la seguridad se está transformando completamente, en los esfuerzos contra la corrupción». Y añadió: «Se está produciendo un cambio generacional en nuestras fuerzas de seguridad, y en todo el ámbito, que creo que es realmente transformador».

Estas jactanciosas afirmaciones no han envejecido precisamente bien.

El periodista que realizó la entrevista fue Kevin Baron, editor ejecutivo del sitio web Defense One, respaldado por la industria armamentística. Aunque la corrupción sistémica y la naturaleza ineficaz y abusiva del ejército afgano eran bien conocidas, Baron no ofreció ninguna respuesta.

En el acto, Ghani rindió homenaje al think tank que le ha servido de fábrica de propaganda personal durante tanto tiempo. Celebrando al director general del Atlantic Council, Fred Kempe, Ghani dijo: «Has sido un gran amigo. Tengo una gran admiración tanto por su erudición como por su gestión».

 

 

El idilio del Consejo Atlántico con Ghani continuó hasta el ignominioso final de su presidencia.

Ghani fue un invitado de honor en la Conferencia de Seguridad de Münich (MSC) de 2019, respaldada por el Consejo Atlántico y patrocinada por el gobierno alemán. Allí, el aristocrático presidente afgano pronunció un discurso que haría sonrojar hasta al más cínico pseudopopulista, declarando: «La paz tiene que estar centrada en los ciudadanos, no en las élites.»

El Atlantic Council recibió a Ghani por última vez en junio de 2020, en un acto copatrocinado por el United States Institute of Peace, vinculado a la CIA, y el Rockefeller Brothers Fund. Tras los elogios de Kempe como «voz líder de la democracia, la libertad y la inclusión», el ex director de la CIA, David Petraeus, elogió a Ghani destacando «el privilegio que supuso trabajar con [él] como comandante en Afganistán».

No fue hasta que Ghani robó abiertamente y huyó de su país en desgracia en agosto de 2021 que el Atlantic Council se volvió finalmente contra él. Después de casi dos décadas de promoverlo, cultivarlo y ensalzarlo, el think tank acabó reconociendo que era un «villano en la clandestinidad».

Fue un giro dramático por parte de un think tank que conocía a Ghani mejor que quizás cualquier otra institución en Washington. Pero también se hizo eco de los intentos desesperados por salvar la cara de muchas de las mismas instituciones de élite estadounidenses que habían convertido a Ghani en el sicario económico neoliberal que era.

 

En los infames últimos días de Ghani, Washington seguía confiando

La ilusión de que Ashraf Ghani era un genio tecnocrático continuó hasta el final de su desastroso mandato.

El 25 de junio, apenas unas semanas antes de que su gobierno se derrumbara, Ghani se reunió con Joe Biden en la Casa Blanca, donde el presidente estadounidense aseguró a su homólogo afgano el firme apoyo de Washington.

«Vamos a estar contigo», aseguró Biden a Ghani. «Y vamos a hacer todo lo posible para que tengas las herramientas que necesitas».

Un mes después, el 23 de julio, Biden reiteró a Ghani en una llamada telefónica que Washington seguiría apuntalándolo. Pero sin miles de tropas de la OTAN protegiendo su régimen hueco, los talibanes avanzaban rápidamente, y todo se vino abajo en cuestión de días, como un castillo de arena golpeado por una ola.

 

Ashraf Ghani se reúne con el presidente Joe Biden en la Casa Blanca el 25 de junio de 2021.

 

Para el 15 de agosto, Ghani había huido del país con sacos de dinero robado. Fue una refutación surrealista de la narrativa, repetida hasta la saciedad por la prensa, de que Ghani era, como dijo Reuters en 2019, «incorruptible y erudito».

Las élites en Washington no podían creer lo que estaba sucediendo, negando lo que estaban viendo ante sus ojos.

Incluso el legendario activista progresista contra la corrupción, Ralph Nader, lo negaba, refiriéndose a Ghani en términos cariñosos como un «incorruptible ex ciudadano estadounidense.»

 

 

Pocas figuras encapsularon mejor la podredumbre moral y política de los 20 años de guerra de Estados Unidos en Afganistán que Ashraf Ghani. Pero su trayectoria no debe tomarse como un ejemplo aislado.

Fue el Washington oficial, su aparato de think tanks y su ejército de periodistas aduladores los que hicieron de Ghani lo que era. Esto fue un hecho que él mismo reconoció en una entrevista de junio de 2020 con el Atlantic Council, en la que Ghani expresó su máxima gratitud a sus patrocinadores: «Permítanme, en primer lugar, rendir homenaje al pueblo estadounidense, a las administraciones y al Congreso de Estados Unidos y, en particular, al contribuyente estadounidense por los sacrificios en sangre y tesoro».

 

Por: Ben Northon, para GrayZone. Traducción libre por Revista DeFrente.

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario