Como China está construyendo el mundo post-occidental

La iniciativa de la Franja y la Ruta puede ser el programa de Infraestructura más grande en la historia de la humanidad

Por Patrick Lawrence – The Nation

No infrecuentemente, golpeo en este espacio y en otros lugares sobre “equilibrio entre Occidente y no Occidental.” Considero lograr esto como la necesidad más apremiante de nuestro siglo si queremos hacer un mundo ordenado a partir de los desquiciados y disfuncionales que los responsables de ello todavía se salen con la suya llamando a “el orden de la posguerra”, “el orden liberal”, “el orden global”, todos los cuales son formas educadas de decir “el orden occidental diseñado e impuesto por Occidente”.

Equilibrio: ¿Qué significa esto? Suena como una abstracción escamosa que vale años de sueldo para el set de think-tank. ¿Por qué uno debería querer que se diera cuenta, dado que gran parte del mundo no occidental no es dado a nuestra “democracia de libre mercado” después de todo lo que les hemos enseñado de sus virtudes y todo lo que les mostramos con el ejemplo de sus recompensas? ¿A qué llegaría el mundo si de alguna manera tuviera que ver sin el “orden”, la “estabilidad” y “basado en el mercado” todo lo que Occidente está aquí para proteger y extender por todo el planeta?

Estas son algunas de las mejores preguntas que uno puede hacer ahora. Y, la bondad de Xi Jinping, es una buena semana para considerarlos. El lunes, el presidente de China concluyó una cumbre de dos días en Beijing, la primera de este tipo, dedicada a construir, tanto sobre el terreno como en los libros de historia, algo así como un nuevo orden mundial. Los chinos no están hablando en términos tan grandes. Prefieren la modesta “Globalización 2.0”, o —esto de China Daily hace unos días— una nueva trayectoria para la humanidad”. Ni Lexiong, profesor emérito de la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de Shanghai, lo dijo de esta manera en una entrevista con Los Angeles Times:“El Oeste y el Este están cambiando sus roles”.

No creo en “el siglo asiático”, “el siglo Pacífico”, “el siglo chino” o nociones de suma cero como las del honorable profesor. Siempre hay un factor de orgullo en la conciencia de los chinos, para quienes las Guerras del Opio fueron ayer. Estas expresiones sugieren la magnitud de los acontecimientos, pero confunden en cuanto a la naturaleza de la ambición. Antes de que te des cuenta estás negociando en una variante civilizada del “peligro amarillo” Hearst conjurado a principios del siglo pasado, y, para ser honesto, muchos de nuestros hacks ya están en ello. “Un mundo post-occidental” con el que puedo vivir. Subtitulaba un libro así hace una década; China figuraba prominentemente en el argumento, y lo escribí en una famosa isla que había pasado de manos de Gran Bretaña a la de China.

Es un mundo que uno podía sentir en ese entonces, pero no del todo ver. Ahora es difícil para nosotros. Es de lo que Vladimir Putin, que parece tener una excelente comprensión de la historia, está hablando: la primera, segunda y tercera razón por las que se supone que detetamos y le tememos. De eso se trata a formaciones como los BRIC (Brasil, Rusia, India y China). Es lo que Hassan Rouhani, el presidente reformista de Irán, está tratando de cruzar (como lo fue Mohammad Khatami, el admirable reformista antes que él). La bandera de Xi es tan grande como la plaza de Tiananmen.

Las cámaras políticas de Occidente, washington a la cabeza, tienen cuatro respuestas a este fenómeno histórico mundial que se desarrolla. Lo ignoran, lo descartan como poco probable que funcione, o lo marcan a interés propio cínico o a un complot para acumular poder. Barack Obama y Jack Lew, su secretario del Tesoro, dieron un ejemplo perfecto de la primera táctica cuando, en 2015, se negaron a unirse al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, la alternativa de Beijing al Banco Mundial y su filial asiática en Manila. Una llamada más estúpidamente arrogante que uno no puede imaginar. Ahora nuestra siempre obediente prensa nos sirve el argumento de la impracticidad y el argumento del caballo de Troya: dobles primicias esta semana, con aspersiones en la parte superior.

Cuando surgen oportunidades, existe la cuarta respuesta: Subvertir cualquier esfuerzo para reemplazar el desorden occidental liberal por todos los medios disponibles, como si al apoderarse de las manos del reloj se puede detener el tiempo. Gandhi lo dijo mejor (aunque la atribución está en disputa): Primero te ignoran, luego se ríen de ti, luego te atacan, y luego tú ganas.

Ahora estamos en la tercera etapa de la progresión. Ya no hay más burla, pero el proyecto chino tal como se ha dado a conocer está fundamentalmente equivocado. Debe ser: No es así como lo haríamos. Como la cuarta y última etapa se encuentra en la distancia media, considerémoslo en el contexto del confab de esta semana en Beijing.

Beijing ha estado en el pensamiento grande durante mucho tiempo. A finales de la década de 1990, cuando se hablaba de un Fondo Monetario Asiático y de una “arquitectura financiera regional”, China tomó medidas considerables para estabilizar otras monedas asiáticas devastadas por embestidas especulativas. Al mismo tiempo desarrolló relaciones formales con la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, en el fondo una criatura de la Guerra Fría. En 2001, se fundó la Organización de Cooperación de Shanghái, reuniendo a las cuatro repúblicas de Asia Central más Rusia para desarrollar intereses mutuos en todos los ámbitos: políticos, económicos, diplomáticos, estratégicos, etc. India y Pakistán,signo de los tiempos, se unieron como miembros de pleno derecho hace dos años.

China ha estado empujando hacia el oeste y el suroeste en pos de puertos, rutas terrestres, economías estables, mercados globales.

Mira un mapa y olvídate del Mar de China Meridional por un momento: China ha estado empujando hacia el oeste y el suroeste en pos de puertos y rutas terrestres, economías estables y mercados globales. Y por “hacia el oeste”, pronto se hizo evidente, Beijing significaba “Hacia el Oeste”.

Xi se convirtió en secretario general del Partido Comunista en 2012 y presidente de la República Popular un año más tarde. Desde entonces, ha sido un gran movimiento tras otro: anunció el AIIB, la alternativa antes mencionada del Banco Mundial, tan pronto como se convirtió en presidente. Mientras Obama y Jack Lew doblaban los brazos, el mundo se amontonó. El banco está ahora capitalizado en 250 mil millones de dólares, puede prestar dos veces y media eso, y tiene 77 miembros, siete incluidos el día antes del foro de tiendas grandes de esta semana. (Me hubiera encantado estar en la habitación cuando Lew se enteró de que incluso los británicos se unieron, lo que fue rápidamente después de que el banco fue lanzado.)

Los proyectos ahora suman casi 1.700, y el dinero involucrado es impresionante, billones de dólares.

La cumbre de esta semana se llamó el Foro del Cinturón y la Carretera. Esta iniciativa se encuentra en lo más alto de todo lo que acaba de esbozar. Cuando Xi lo anunció —de nuevo, tan pronto como asumió la presidencia— se llamó Proyecto ruta de la Seda. Es casi con toda seguridad el programa de infraestructura único más grande de la historia de la humanidad, destinado a construir vínculos que conecten a China y Oriente Medio, Europa y Africa. Calles laterales, llamémoslas, conducen al sudeste asiático y a otros lugares. Se trata de carreteras, ferrocarriles, centrales eléctricas, puentes y túneles, redes de comunicaciones. Los proyectos ahora suman casi 1.700, y el dinero es impresionante: la financiación —inversiones públicas y privadas, empresas conjuntas, préstamos, ayuda al desarrollo— llegará a billones de dólares.

El mundo está escuchando: Por conteos duros asistieron casi 30 jefes de Estado. António Guterres, secretario general de la ONU, estuvo allí; también lo fueron los jefes del Banco Mundial y del FMI. Trump estuvo a punto de cometer el error de Obama: hasta la semana pasada planeó enviar a Eric Branstad, un truco político que dirigía la campaña de Trump en Iowa y ahora tiene un escritorio en Commerce. Al final cambió a Matthew Pottinger, un ex corresponsal de noticias (a veces hacemos el bien) y ahora la mano residente de Trump en Asia en el Consejo de Seguridad Nacional.

Una mejora modesta, pero difícilmente una indicación de que la administración Trump tiene idea de qué hora es. Justo antes de que comenzara el foro, Washington anunció un acuerdo comercial con Beijing, pero es simbólico en el camino de los empleos de Carrier en Indiana. Mis fuentes en los círculos financieros me dicen que el Equipo Trump está negociando ahora la membresía en el AIIB, el punto de apoyo es cuánto contribuirá Estados Unidos al capital del banco. Memorándum al presidente Xi: Cobrar al Tesoro un cargo por retraso.

Yno tienes que decirme lo que has leído sobre Cinturón y Carretera los últimos días: estoy leyendo lo mismo. El Financial Times es el único periódico occidental que conozco que tuvo la honestidad para decir de la iniciativa: “Existe la posibilidad de que haga algún bien real”. Por lo demás, se puede reducir a uno u otro tipo de descuido egoísta o imprudencia o ambos.

En el lado ideológico: Cinturón y Carretera “es una cortina de humo para la expansión del poder de China”. Pekín está “exportando su modelo de desarrollo impulsado por el Estado”. Es “dispensar las reglas de las instituciones occidentales”. La iniciativa es “influencia a través de la infraestructura”. Por el lado de la auto-servicio: “El cinturón y el camino están inherentemente en los intereses económicos de China”. China está “desarrollando mercados para sus exportaciones”. Es “construir negocios para su sector de la construcción porque la economía en el país se está desacelerando”. Por el lado poco práctico: “Muchos de estos proyectos no tienen sentido para el negocio”. China está entristecendo a las naciones más pobres con una deuda gravosa. Algunos préstamos fracasarán. Hay corrupción en los mercados a los que China está enviando sus fondos. China está construyendo un ferrocarril en Kenia “que facilitará la entrada de mercancías chinas en el país”. (Hay medio pensamiento para ti.) Otro ferrocarril, en Laos, va a perder dinero por más de una década.

Una y una vez. Hay algunas cosas pasando aquí.

El poder está cambiando, y eso es en parte porque Occidente todavía está atascado en lo que equivale a una conciencia colonial.

Uno, con excepciones, aquellos que administran las instituciones estadounidenses —la gente de políticas, los empleados de la prensa— o bien no tienen ni idea de la mayor importancia de lo que ahora presenciamos o simplemente no pueden enfrentarlo. El poder está cambiando, inexorablemente. Esto no es sólo como una función natural de la longue durée del desarrollo. Es porque Occidente, todavía atascado en lo que equivale a una conciencia colonial, no tiene regreso. Cualquiera que haya vivido en un país en desarrollo que también es una antigua colonia lo entiende. ¿Cuándo fue la última vez que los Estados Unidos construyeron Laosianos un ferrocarril en cualquier término, no importa los (préstamos de bajo interés, plazos extendidos) de China? Piensen en lo que un siglo de vínculos fraternales con los Estados Unidos ha dado a Filipinas: Hay que empezar con la pobreza, la prostitución, la droga, el crimen, la desesperación, todo desenfrenado. No se pregunte por qué al presidente Duterte le gusta ahora pasar su tiempo en Beijing (al igual que los malasios, los tailandeses, los vietnamitas). Nosotros, yo uso el término estrictamente como taquigrafía, no podemos imaginar una nación que piense que un mundo con menos ganas es una ruta más segura al orden que el dominio sin tener en cuenta seriamente la falta.

Dos, mientras nos perdamos en los problemas que puede desarrollar la iniciativa de China, no hay necesidad de reconocer sus motivaciones fundamentales. ¿Hay interés propio en los grandes planes de Beijing? ¿Existen riesgos? ¿Podrían flaquear algunos proyectos? ¿Harán dinero las empresas chinas? Sí a todos. ¿así que? China también ve ventaja en la prosperidad de los demás, y este pensamiento sobrearca en las otras por muchas magnitudes. Esto tiene que ser cuadrado con todos los relatos reduccionistas de los chinos como meramente egoístas.

La crítica de los planes de Cinturón y Carretera de Xi Jinping que ahora emanan de Occidente se entiende mejor como un espejo.

Tres, todas las críticas a los planes de Cinturón y Carretera de Xi que ahora emanan de Occidente se entienden mejor como un espejo. ¿La imposición de una ideología, “el modelo chino”, un imperativo de ser como nosotros? ¿La proyección del poder sobre otros pueblos? ¿Préstamos y proyectos de desarrollo estructurados en beneficio de la nación dominante? ¿”Condicionalidad” a la manera de los multilaterales occidentales? ¿El cultivo de la corrupción para ganar influencia? ¿La amenaza de intervención? Dale la vuelta y tienes una foto de la política occidental, Estados Unidos el practicante más consumado, desde 1945. Si bien la Guerra Fría trajo complicaciones para los chinos (como para todos los demás), simplemente no hay comparación de su historial en estos asuntos con los aliados del Atlántico central de Estados Unidos o Estados Unidos. Recordemos los Cinco Principios que Zhou Enlai avanzó (junto con Nehru) en la Conferencia de Bandung en 1955, sin injerencia el pensamiento animador en cuatro de ellos. Xi prácticamente los recitó esta semana en Beijing.

“China se ha aprovechado de la ventaja estratégica”, escribió una buena fuente en Beijing (un occidental enchufado) mientras sacaba conclusiones. Esta es una realidad muy puntiaguda. Enfáticamente, los chinos se entienden a sí mismos como un pueblo no occidental. Dependiendo de con quién esté hablando, tienen perfectamente claro que su intención es reclamar, para sí mismos y para los demás, la plenitud de la existencia humana hasta ahora sólo disponible para el occidental. Esta es una definición en miniatura de “paridad”, tal vez.

Mucha gente, demasiado dentro de la ideología occidental y sus suposiciones, puede sentirse incómoda con la idea de que naciones como China están poniendo fin a siglos de hegemonía atlántica. La tarea es comprender que hay perspectivas alternativas, apelando a la sensibilidad o de otra manera: otras ideas de democracia, otras ideas del lugar del estado, el lugar del individuo, el valor de los bienes públicos, los límites del mercado, etc. “El desarrollo como libertad”, argumentó Amartya Sen en un libro de ese título a principios de este siglo. Los occidentales no están acostumbrados a pensar en esos términos. La mayor parte del mundo todavía debe.

Corresponsal para Revista De Frente

Comentarios (1)

  • Raúl Alfonso Simón Eléxpuru

    El artículo—según parece, escrito originalmente en inglés—es muy interesante. Por desgracia, hay que extraer sus ideas principales de las toneladas de mala traducción. ¡Cómo no va a haber traductores que manejen algo más que el diccionario! Para traducir bien del inglés hay que haber leído muchos artículos de la prensa gringa (británica y yanqui, por lo menos); por lo visto, no basta con haber estudiado periodismo.

    reply

Comparte tu opinión o comentario