«Castillo, el profesor rural, es el nuevo presidente del Perú» Luis Esparza

Por Luis Esparza

*Abogado del Perú

 

No se alarmen: Castillo ha ganado en las urnas la Segunda Vuelta, contando Perú y extranjero. Por esa razón, Keiko y todos los bufetes limeños de abogados Odebrecht-lovers solo apelan a ganar en mesa. Es la única posibilidad de quebrar el resultado electoral.

Lo importante aquí son las actas contabilizadas, que ahorita está poco más de 95.5%. Redondeando, faltaría 4.5% para completar 100%.

Hay 3 cosas decisivas ahora: el voto extranjero, el voto rural y el voto por definir en JNE.

El voto extranjero será 1.5%. Entonces, 3% es voto rural. Muy aparte, el 1.6% será voto por definir en JNE.

En consecuencia, al 95.5% de actas contabilizadas, Castillo gana a Keiko por 80 mil aprox.

Hasta ahora voto extranjero es relación 2 Keiko y 1 Castillo y voto rural es al inverso 2 Castillo y 1 Keiko.

Tenemos así: voto extranjero 1% Keiko y 0.5% Castillo y voto rural 2% Castillo y 1% Keiko.

En total, ese 4.5% de votos por contabilizar se distribuirán 2.5% para Castillo y 2% para Keiko. Aquí el 100%. Es decir, a los 80 mil de diferencia a favor de Castillo hay que sumarle 0.5% más todavía. En urnas, Castillo ha ganado.

¿Qué falta? El voto por definir en JNE (observadas, impugnadas, etc.). O sea, el 1.6%. Por eso el fujimorismo ha observado e impugnado tanto en las zonas populares donde el voto es de Castillo.

La ONPE se la ha pasado jugando en pared desde ayer con la estrategia jurídica armada por Ghersi y demás abogánsters cavernarios y caviares de Keiko.

¿Cómo? Entregando cada 30 minutos números insignificantes desde las 11:19horas de ayer Lunes 7 Junio cuando Castillo superó a Keiko.

¿Objetivo? El Jefe de la ONPE Piero Corvetto (que es hermanísimo de Pier Figari, una de las manos derechas de Keiko Fujimori y también procesado junto a ella) está simulando hacia afuera una eficiencia que hacia adentro no es tal. Las madrugadas hoy, mañana y pasado serán de Keiko a manos de Corvetto.

Por eso los medios limeños se derriten en halagos a la ONPE, el fujimorismo cultural salta en un pie desde ayer y Keiko sale a denunciar fraude para falsear una distancia con Corvetto, distancia que no es tal.

Estamos en medio de una operación conjunta Fuerza Popular – ONPE para que Keiko gane en la mesa lo que fue incapaz de ganar en las urnas.

Castillo tiene que armar también un equipo jurídico de contrapeso real para disputar hasta el último voto extranjero, rural y por definir en JNE. No debe haber espacio para la buena fe o la indeterminación pues se enfrentan a una mafia organizada, procesada, excarcelada y a punto de ser condenada.

A estas alturas, el derecho termina convertido en una chaveta leguleya del hampa político-empresarial a nombre de encorbatados sin ética profesional que bailan al ritmo de la mafia como bailaron antes al ritmo del chino y al ritmo de las feijoadas.

Incluido este escenario difícil, Castillo va a ganar porque la gente defenderá movilizada su voto en las urnas y no esperará sentada a que Keiko se lo robe en mesa. Ya esperaron 200 años, esperar una semana más no hará la diferencia.

Comparte tu opinión o comentario