TOP

«Atención Primaria Universal, otra forma encubierta de salvar a las Isapres», por Atilio Herrera

Por: Atilio Herrera Ortiz

Dirigente trabajadores de la Atención Primaria

Que los Estados tengan un sistema de salud único es una recomendación que lleva largos años de vigencia. Que la piedra angular del sistema debe ser la Atención Primaria, además ha demostrado ser altamente eficiente, más aún cuando esta centra sus labores en el modelo de salud familiar, con énfasis en las acciones de promoción de la salud y la prevención de enfermedades.

          La existencia de sistemas paralelos y que no conversan, como es la realidad chilena, evita que las acciones preventivas puedan abarcar a toda la población y finalmente los sistemas se centran en atención de enfermedades, transformándose en el formato más caro y poco eficiente que existe. Por lo mismo siempre estamos llegando tarde a las necesidades de la población y el colapso de las atenciones de especialidad son una constante, con listas de espera que pueden durar años, incluso para las prestaciones más básicas del nivel hospitalario.
          Es por esto que no podríamos estar en desacuerdo con la idea de un Sistema de Salud Único o como dice el título de la canción del gobierno, de la Atención Primaria Universal. Sin embargo, la forma en la que se está llevando a cabo resulta una caricatura aberrante en relación a lo que teóricamente buscaría.
          Hoy la implementación de la Atención Primaria Universal impulsada por el actual gobierno solo funciona como un programa de aplicación anual, por lo tanto, la sostenibilidad de aplicación de la política se irá viendo año tras año sin asegurar que sea un modelo de atención de largo plazo. Esto hace que no permita tener ni un mínimo de proyección histórica y que pueda ser desarmada de un día para otro.
          En la práctica, la única novedad de este programa es que las personas que actualmente entregan su aporte de cotización en Isapre o en las Fuerzas Armadas puedan ser atendidas en los Cesfam de la red pública de manera completamente gratuita, sin que ni siquiera las Isapres hagan algún tipo de aporte por estas prestaciones. Justamente en épocas donde las Isapres deben recuperar las ganancias que por años consiguieron estafando a sus cotizantes y que el gobierno ha realizado otras triquiñuelas para salvarles el pellejo y que puedan permanecer lucrando con la salud, este plan viene a asegurarle prestaciones de salud completamente gratuitas a los afiliados al sistema privado y que así las empresas/Isapres puedan ahorrarse millones de pesos sin poner ni un peso, a costa del aporte del Estado, que es en definitiva de todas las personas de Chile.
          Para poder implementar este plan de salvataje disfrazado de política pública, el gobierno acaba de aprobar la solicitud de un millonario préstamos de 200 millones de dólares en la banca internacional. De estos recursos no existe un solo peso para poder resolver las verdades brechas que provocan un el actual déficit de cobertura a la salud pública, comenzando con la brecha de infraestructura que es la gran crisis actual de la Atención Primaria de Salud que no permite poder dar cobertura a la demandas de prestaciones de parte de la ciudadanía.
          Es así como la propuesta de gobierno de un sistema de salud único, se transforma en un programita sin financiamiento, que debe recurrir a la deuda externa, que no se hace cargo de las brechas que existen para dar cobertura a la actual población de Fonasa y que se preocupa de quitarle gratuitamente la presión asistencial a las Isapres … que como dijeron hace un tiempo, no pueden darse el lujo de afiliar gente enferma.

Comparte tu opinión o comentario