Asamblea General de la ONU aprueba resolución contra la glorificación del Nazismo y Racismo con el voto en contra de gobiernos de Estados Unidos y Ucrania y abstención de Europa y Commonwealth británica

La Asamblea General de la ONU adoptó este jueves una resolución propuesta por el gobierno de Rusia y patrocinado por una treintena de países sobre la lucha contra la glorificación del nazismo y otras formas de racismo.

Según los resultados de la votación, el documento titulado «Combatir la glorificación del nazismo, neonazismo y otras prácticas que contribuyen a exacerbar las formas contemporáneas de racismo, discriminación racial, xenofobia y formas conexas de intolerancia» (ver aquí documento) obtuvo el apoyo de 130 países, 49 naciones se abstuvieron, mientras que solo los gobiernos de Estados Unidos y Ucrania se opusieron a la iniciativa.

Entre las abstenciones, se cuentan los países de la Unión Europea, y los integrantes del Reino Unido y la Commonwealth británica, como Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Malta, además de otros países aliados de los intereses estadounidenses, como Corea del Sur o Japón.

Los gobiernos de países patrocinantes de la iniciativa fueron: Angola, Azerbaiyán, Bangladesh, Belarrusia, Burkina Faso, Burundi, China, Comoras, Cuba, Federación de Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Nicaragua, Nigeria, Pakistán, República Árabe Siria, República Democrática Popular Lao, República Popular Democrática de Corea, Sudán, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán, Venezuela (República Bolivariana de) y Viet Nam.

 

La resolución recomienda que los países tomen medidas concretas en los campos legislativo y educativo y de conformidad con sus obligaciones internacionales en materia de los DD.HH. a fin de «prevenir la revisión de los resultados de la Segunda Guerra Mundial y la negación de los crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra cometidos durante la Segunda Guerra Mundial».

Los autores del documento condenan enérgicamente los incidentes relacionados con la glorificación y la propaganda del nazismo. Además, la resolución insta a los Estados a erradicar el racismo, la discriminación, el odio y la violencia por motivos de etnia, nacionalidad, religión o creencias.

El gobierno de Rusia lleva presentando la misma resolución cada año desde 2015, pero los gobiernos de Estados Unidos y Ucrania se opusieron al documento en todas las ocasiones. Los representantes del país norteamericano argumentan que prohibir la «glorificación del nazismo» va en contra de la Primera Enmienda de la Constitución sobre la libertad de expresión.

El 25 de octubre, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia señaló que en la política de Ucrania está ganando terreno una línea que glorifica el nazismo y que se manifiesta en la decisión de las autoridades del país de revisar los resultados de la Segunda Guerra Mundial. Según la institución, las interpretaciones distorsionadas de los eventos históricos tienen como objetivo cultivar los sentimientos nacionalistas en la población.

 

Una tendencia de años

Desde el 2005, Moscú viene proponiendo anualmente la adopción por la Asamblea General de la ONU de una resolución sobre la inadmisibilidad de la glorificación del nazismo y la lucha contra el auge del neonazismo. Rusia —el país que más bajas sufrió durante la Segunda Guerra Mundial y que puso fin a la Alemania nazi— ve con recelos el auge e impunidad de grupos neonazis en la vecina Ucrania.
Organizaciones extremistas como Pravy Sector (Sector Derecha), Svoboda (Libertad) o el batallón Azov jugaron un papel crucial en las violentas protestas del 2013 en Ucrania, las pugnas antirrusas en el este del país y la subsecuente guerra civil que estalló en Donetsk y Lugansk.

Su panteón de héroes cuenta con colaboradores nazis como Stepán Bandera, líder de la Organización de Nacionalistas Ucranianos, y Román Shujévych, dirigente del batallón Nachtigall de la Wehrmacht, formado por ucranianos al servicio de la Alemania nazi. En el 2007, este último fue condecorado póstumamente con el título de Héroe de Ucrania por el entonces presidente Víktor Yúschenko, aliado de EEUU, aunque posteriormente le fue revocado.

EEUU y Ucrania tradicionalmente votan en contra de la resolución rusa. Jason Mack, consejero de la misión de EEUU ante la ONU, explicó luego de la votación similar del 2020 que su país no apoya la iniciativa para no contribuir a lo que llamó «propaganda rusa» que «denigra a los Estados vecinos bajo la cínica tapadera de la lucha contra la glorificación del nazismo».

 

Fuentes: RT en español y Sputnik Mundo.


 

Relacionado:

 

La insurrección de 2013-2014 y el gobierno de las derechas en Ucrania. Contexto histórico, geopolítica, y sucesos posteriores

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comparte tu opinión o comentario