Archivos secretos: Historia no contada de las operaciones encubiertas de la CIA en el Tíbet

Por Sputnik Mundo

En el marco del conflicto político entre los EEUU y China, les dejamos esta nota del medio internacional «Sputnik Mundo» la que habla respecto a las operaciones de la inteligencia norteamericana en apoyo a los grupos separatistas del Tibet.


La publicación de los documentos de inteligencia secretos de los Estados Unidos sobre las operaciones encubiertas de la CIA en el Tíbet en 1998 fue como un aplauso de trueno en un cielo despejado. Los memorandos desclasificados arrojan luz sobre la injerencia de Washington en los asuntos internos de China desde finales de la década de 1950 y la cooperación del Dalai Lama con la CIA.

La controversia desatado recientemente por los duros comentarios del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, sobre la política de «Una China» y los rumores de su posible reunión con los 14th El Dalai Lama ha puesto el foco en la relación entre Estados Unidos y China.

Sin embargo, la medida de Trump no ha sido una sorpresa dado el largo historial de Washington de actividades encubiertas dirigidas contra Beijing.

A finales de la década de 1990, el Departamento de Estado de los Estados Unidos desclasificó y publicó un conjunto de documentos sobre la política exterior de Washington hacia el Tíbet, la región autónoma de la República Popular China.

Entre la correspondencia diplomática y los informes se descubrió un curioso documento— un memorándum secreto escrito por el Departamento de Estado de los Estados Unidos el 9 de enero de 1964 y destinado a la División de Actividades Especiales (SAD), CIA.

Hablando con Sputnik Chino,el historiador y publicista ruso Dmitry Verkhoturov arrojó luz sobre la historia olvidada de la injerencia de la CIA en los asuntos internos de China en la década de 1960.

Verkhoturov llama la atención sobre el hecho de que, aunque el memorándum parece un documento bastante estándar, merece una atención especial el proyecto de presupuesto para el apoyo financiero de los separatistas tibetanos para el ejercicio 1964, adjunto al memorándum.

Al mismo tiempo, el proyecto de presupuesto decía que el Departamento de Estado de los Estados Unidos asignó 180.000 dólares como subvención al 14o Dalai Lama, que vivía exiliado en la India tras el levantamiento tibetano de 1959.

La publicación de los documentos históricos desclasificados motivó una gran confusión entre los partidarios del Dalai Lama, desalentados por el hecho de que su líder espiritual tomó dinero de la CIA.

«Los documentos, publicados el mes pasado por el Departamento de Estado, ilustran el trasfondo histórico de la situación actual en el Tíbet, en el que China sigue acusando al Dalai Lama de ser un agente de fuerzas extranjeras que buscan separar el Tíbet de China», agregó el medio de comunicación.

Para «disipar» las dudas de los partidarios del Dalai Lama, los representantes del líder tibetano afirmaron en una entrevista con The New York Times el 2 de octubre de 1998 que «la subvención destinada al Dalai Lama se dedicó a establecer oficinas en Ginebra y Nueva York y a cabildeo internacional».

Sin embargo, el diablo está en el detalle.

Según el Memorándum para el Comité 303 (1968), el llamado programa tibetano de la CIA se inició parcialmente en 1956 «con el conocimiento del Comité, se basa en los compromisos del Gobierno de los Estados Unidos contraídos con el Dalai Lama en 1951 y 1956».

El memorándum desclasificado declaró que en septiembre de 1958 el Comité 303 aprobó el «apoyo encubierto de la CIA a la resistencia tibetana», justo un año antes de que estallara el levantamiento total en la región.

Según el publicista, el exilio del Dalai Lama abrió la puerta al programa encubierto de la CIA destinado a reclutar y entrenar a los seguidores y simpatizantes del líder tibetano en operaciones de reconocimiento, sabotaje, tácticas de guerrilla, codificación de datos y habilidades de operador de radio. Según algunas estimaciones, unos 170-240 tibetanos habían recibido esta formación especial.

Verkhoturov hace hincapié en que la denegación estaba destinada a aquellos que no estaban familiarizados con los documentos y hechos. Los documentos dicen que en 1963 la CIA asignó considerables fondos para el séquito del Dalai Lama en Dharamsala, India, donde se encontraba su residencia. No había oficinas en Ginebra y Nueva York en ese momento.

Además, pronto surgió el papel de la CIA en el levantamiento tibetano de 1959 y la formación del gobierno en el exilio.

El gobierno estadounidense consideró el Tíbet como un baluarte potencial contra China desde 1949, cuando el líder comunista chino Mao Zedong declaró la creación de la República Popular China (PRC).

El memorándum desclasificado declaró que en septiembre de 1958 el Comité 303 aprobó el «apoyo encubierto de la CIA a la resistencia tibetana», justo un año antes de que estallara el levantamiento total en la región.

Según el publicista, el exilio del Dalai Lama abrió la puerta al programa encubierto de la CIA destinado a reclutar y entrenar a los seguidores y simpatizantes del líder tibetano en operaciones de reconocimiento, sabotaje, tácticas de guerrilla, codificación de datos y habilidades de operador de radio. Según algunas estimaciones, unos 170-240 tibetanos habían recibido esta formación especial.

Verkhoturov cree que esta actividad de espionaje podría haber apuntado al programa nuclear de China y las primeras pruebas nucleares del país el 16 de octubre de 1964.

Sin embargo, la Revolución Cultural de China, un movimiento sociopolítico que tuvo lugar en la República Popular China desde 1966 hasta 1976, asestó un duro golpe a la red de espionaje tibetana y finalmente puso fin a la actividad de espionaje en la región.

Como resultado, el presupuesto del programa tibetano de la CIA disminuyó a $1,165,000 en 1968.

Según Jonathan Mirsky, un historiador de China, el programa de la CIA finalmente terminó con la visita del presidente Richard Nixon a China en 1972.

Aun así, a principios de la década de 1970 la CIA continuó asignando fondos directamente al Dalai Lama, sin embargo, la cantidad de estos subsidios sigue envuelta en secreto.

Equipo de política internacional de Revista De Frente

Comentarios (1)

  • Jaime Ramírez

    El partido del neonazi Kast publico en su cuenta de la Juventud un video que contiene la sigla CNI al comienzo
    https://www.instagram.com/p/CLUVS5oFLIk/

    Esto es inaceptable ya que están haciendo apología de las violaciones a los derechos humanos de la dictadura de manera explícita.

    Mi abuelo murió asesinado por la DINA y esto me parece impresentable, confío en que puedan divulgar antes de que lo saquen.

    reply

Comparte tu opinión o comentario